Menú

Premier League

El Newcastle podría preparar más de 200 millones para el próximo mercado invernal

El nuevo rico del fútbol mundial deberá abordar un primer objetivo claro e inmediato: evitar el descenso. Dinero tendrá para mejorar el equipo.

0
El nuevo rico del fútbol mundial deberá abordar un primer objetivo claro e inmediato: evitar el descenso. Dinero tendrá para mejorar el equipo.
Harry Kane será uno de los grandes objetivos del Newcastle ya en el presente mercado invernal. | Cordon Press

El Newcastle United se ha convertido en el nuevo rico del fútbol mundial después de que el club pasara a manos del Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita, dirigido por el príncipe heredero del reino, Mohammed bin Salman. Las urracas pasarán a ser desde ya uno de los grandes animadores en los próximos mercados futbolísticos.

Aun así, en un fútbol actualmente marcado por las reglas del Fair Play Financiero —en algunas ligas más que en otras, todo sea dicho— queda evidente que no podrá disponer de todo el músculo económico de que disponen los nuevos propietarios. En ese sentido, Amanda Staveley, la nueva directora del club —y quien ya participara en la venta del Manchester City al jeque Mansour bin Zayed— ha deslizado que la idea es invertir en torno a 60 millones en cada una de las cuatro próximas ventanas de fichajes.

No obstante, la situación clasificatoria del Newcastle —actualmente es penúltimo con tres puntos— podría acelerar el ritmo en el inmediato mercado invernal. Según apunta The Telegraph, el conjunto del norte de Inglaterra podría disponer de hasta 223 millones de euros para fichajes en ese periodo.

Ello se debe a la gestión austera en los últimos años del último propietario, Mike Ashley. Un hombre que llevaba tiempo enfrentado con la afición del Newcastle, y que ha llevado a las urracas de ser un equipo puntero en Inglaterra a comienzos de siglo, a un conjunto ascensor (dos descensos y tan solo una clasificación europea ha vivido en los últimos 11 años).

Interesado en vender el club desde hacía algún tiempo, redujo la actividad económica del Newcastle a pesar de ser uno de los equipos que más aficionados mueve en el país. Con ello, también, la masa salarial de la plantilla. Dos factores que permiten al equipo ahora encontrarse con ese amplio margen de maniobra a la hora de invertir. Siempre que los dueños puedan y quieran hacerlo. Los nuevos propietarios ya han prometido que así será.

¿Quién podría aparecer en esos primeros fichajes?

Desde luego, y como suele suceder siempre en estos casos, se está utilizando al nuevo rico para mirar de mejorar el cartel de algunos futbolistas devaluados. Eso es obvio. Jugadores que en su momento fueron estrellas pero que actualmente no tienen un rol importante en sus respectivos equipos, mientras estos tratan de desprenderse de una ficha elevada.

Pero no parece que ese vaya a ser el movimiento del Newcastle. ¿Para qué fichar suplentes de otros equipos, cuando tu objetivo es convertirte en uno de los mejores? Dicho esto, no habría que descartar la opción de futbolistas como Coutinho o Bale, a un precio muy rebajado, y que siguen teniendo muy buen cartel en el fútbol inglés.

Lo que sí parece claro es que el Newcastle se va a lanzar a por una gran estrella británica. Alguien que vuelva a hacer ilusionar a la toon army, cansada ya de tantos sinsabores en los últimos años.

Y un nombre aparece por encima de todos: el de Harry Kane. El delantero titular de la selección inglesa ya mostró su predisposición a marcharse del Tottenham el pasado verano. Se habló de City y Chelsea, pero finalmente ninguno cuajó. Ahora podría dar el salto esperado, si bien no en materia deportiva —al menos no de manera inmediata— sí sin duda en materia económica.

Otras dos estrellas de la Premier cuyos nombres se han relacionado con el Newcastle en las últimas horas han sido Raheem Sterling y Declan Rice. El primero (valorado en 90 millones) no cuenta en estos momentos con demasiada regularidad en el Manchester City, y se encuentra en plena negociación para la renovación de su contrato, que concluye en el verano de 2023. El segundo, actualmente en el West Ham y valorado en 70 millones, está llamado desde hace años a dar un salto cualitativo en su trayectoria. Quizá ambos, Newcastle y Rice, podrían crecer de la mano en el futuro a corto plazo.

Otros nombres de futbolistas británicos —o que juegan en la Premier League— se han vinculado con el club desde su cambio de status. Algunos de ellos, meras filtraciones de agentes o clubes interesados; otros, posibilidades reales. Hablamos de los Ramsey, Lingard, Cavani, Tarkowski, Barkley, Trippier, Bailly, Hudson-Odoi...

No sólo en Inglaterra

Desde otros países ya se mira con recelo, o con deseo, hacia el norte de Inglaterra. Algunos temen perder a sus mejores futbolistas en manos del nuevo rico. Otros ven en el Newcastle la posibilidad de desprenderse de futbolistas que, por ficha, ya no pueden permitirse.

En España, además de los mencionados Bale y Coutinho, se ha hablado también de Lenglet, Umtiti y Mariano. Pero también de Gerard Moreno, Guedes o Fekir.

En Italia, Tuttosport apunta a un supuesto interés por hacerse de manera conjunta con los dos jugadores de la Juventus Federico Chiesa y Matthijjs de Ligt, por un montante que rondaría los 240 millones de euros. Parece, al menos a corto plazo, una operación imposible. Sí parecen más reales otros nombres aparecidos como el de Kessie, Brozovic o Vlahovic, todos ellos con un contrato que expira en junio de 2022, y que podrían salir en el mercado invernal por un precio muy inferior a su valor.

Y en Francia dos futbolistas aparecen en el supuesto radar del Newcastle, ambos en situación parecida. Se trata de Donnarumma y Wijnaldum. Los dos llegaron el pasado verano al PSG, y se han visto relegados a la suplencia. Una suplencia que no se corresponde con su nivel ni con su ficha.

La primera necesidad

En cualquier caso, y como ya ha manifestado la nueva directora del Newcastle Amanda Staveley, el primer paso que se pretende dar es el de contratar un nuevo entrenador. Steve Bruce tiene las horas contadas —y un suculento finiquito a la espera—, y en cuanto se pueda dar luz verde a la operación, llegará un nuevo técnico. Steven Gerrard, Eddie Howe y Antonio Conte son los que más han sonado. La afición sueña con el regreso de Rafa Benítez.

El objetivo del Newcastle es contar con un entrenador mediático, pero que también sepa sacar rédito de inmediato a una plantilla del Newcastle que, en estos momentos, cuenta con buenos futbolistas que podrían seguir siendo útiles aun con las progresivas llegadas de las rutilantes estrellas esperadas. Hablamos de los Martin Dubravka, Sean Longstaff, Miguel Almirón, Joe Willock o Allan Saint-Maximin.

Con ellos, y con el nuevo entrenador, deberá cimentar el Newcastle las bases de un proyecto que se antoja ilusionante en St. James’ Park para temporadas venideras. Quizá ya, y a tenor de los primeros indicios, desde el próximo mercado invernal.

0
comentarios

Servicios

  • Inversión
  • Seminario web
  • Radarbot
  • Historia