Menú

Liga

Salva manda un recado a Abel: "Yo sí iría a muerte con mi equipo de trabajo"

Claro, como siempre, el exdelantero no se muerde la lengua en los micrófonos de esRadio a la hora de hablar de su veto por parte del Celta de Vigo.

LD / esRadio
16

Salva Ballesta es el protagonista del día. El exfutbolista aragonés iba a convertirse en el segundo entrenador del Celta, a las órdenes de Abel Resino, pero la presión ejercida por los seguidores más radicales (celtarras) hacia la entidad le impiden finalmente llegar a Vigo.

Así, Salva debía haber dormido este lunes en la ciudad pontevedresa, guardando fuerzas para la presentación que va a tener lugar este martes en Balaídos, "pero se han torcido las cosas y me he vuelto para casa (Málaga)". Así lo confiesa el propio exdelantero en una entrevista a Tiempo Extra, el programa deportivo nocturno que Vicente Azpitarte dirige y presenta en esRadio.

"Nos convocó Abel a Miguel Peiró y a mí para que estuviéramos en Vigo a la hora de la cena, pero faltando 100 kilómetros para llegar a Madrid, recibo una llamada de Miguel diciéndome que al final se viene todo abajo. Entonces me quedo desorientado, triste y raro", relata Salva.

El exjugador zaragozano, que había estado "viendo muchos partidos y muchos entrenamientos, preparándome para cuando llegara un momento como éste", dice que ahora Abel queda en una "situación complicada". Y, pese a transmitir aires de resignación, no titubea a la hora de darle un palo al técnico toledano, que firma con el Celta hasta junio de 2014.

"Cada uno tiene su manera de pensar, tenía que agarrarse a un equipo sea como fuera. Yo puedo entender ciertos criterios, pero también te digo que, si alguna vez en mi vida tengo la oportunidad de ser primer entrenador, a mí no habrá un presidente que me diga que 'no' a mi ayudante o a mi un segundo entrenador", relata Salva ante Azpitarte. "Si me lo dice", continúa, "es el mismo tiempo que tardo en levantarme y decirle 'muchas gracias por todo, pero éste es mi equipo de trabajo, voy a muerte con él y esto es lo que hay'".

Salva Ballesta se muestra resignado ante la decisión del Celta de vetar su fichaje y dice que, más allá de "ideologías o temas políticos, se me ha faltado al respeto en un tema laboral". "Esa gente", afirma el exjugador en referencia al grupo radical Celtarras, "está muy equivocada con respecto a mi ideología porque mi única idea es ser español y estoy muy orgulloso de serlo".

"Iba a ir una ciudad maravillosa, española, con una afición fenomenal, me dio muchos ánimos... y lo que no se puede decir es que es una pena sucumbir ante una minoría", continúa Ballesta. "El Celta no son ni cien ni 150", añade el exfutbolista, "y me parece triste que por 100  o 150, se consiga apartar a alguien de un equipo de trabajo. Pero el club toma sus medidas y ya está. Yo lo respeto porque no queda otra".

Lo más popular

0
comentarios

Servicios