Menú

Liga

Bilbao y Sevilla, epicentros de un mercado de invierno más movido que otros años

La marcha de Laporte y la llegada de Íñigo al Athletic, movimientos destacados en las últimas horas. El Sevilla le birla dos fichajes al Betis.

0
La marcha de Laporte y la llegada de Íñigo al Athletic, movimientos destacados en las últimas horas. El Sevilla le birla dos fichajes al Betis.

En el último mes hemos asistido a uno de los mercados de invierno más agitados de los últimos años, con el Barcelona volviendo a tirar la casa por la ventana en un jugador. Si en verano ya desembolsó 145 millones de euros por Dembélé, esta vez los azulgranas han pagado 160 millones por Philippe Coutinho, el crack brasileño procedente del Liverpool —por tanto, no puede jugar Champions—. Junto a él ha llegado Yerry Mina, central colombiano procedente del Palmeiras.

Pero en Can Barça también se han registrado bajas, como las de Javier Mascherano (Hebei Fortune), Arda Turan (Basaksehir), Rafinha (Inter de Milán) y Gerard Deulofeu, este último cedido al Watford inglés en el último día de plazo.

Por contra, quien ha decidido no fichar en el mercado de invierno, un año más, es el Real Madrid, pese a su delicada situación deportiva. Lo cierto es que durante semanas se venía especulando con la llegada del portero internacional Kepa Arrizabalaga al club blanco, pero el meta de Ondárroa ha acabado renovando con el Athletic de Bilbao. Fin al culebrón.

El Atlético de Madrid ha inscrito a dos jugadores que ya estaban fichados desde hace tiempo, pero que no podían jugar por la sanción de la FIFA, como son Vitolo y Diego Costa. En el capítulo de salidas, los colchoneros se han desprendido de Luciano Vietto (Valencia) y Augusto Fernández (Beijing Renhe). Quien finalmente se queda en el Atlético es Miguel Ángel Moyá. El guardameta balear, uno de los grandes señalados de la eliminación copera ante el Sevilla, ha estado a un tris de irse al Getafe, donde hubiera sido el recambio de un Vicente Guaita que sonaba como posible refuerzo del Crystal Palace. Pero Moyá sigue en el Wanda Metropolitano y Guaita en el Coliseum Alfonso Pérez. La operación podría volver a ponerse en marcha el próximo verano.

Pero este mercado de invierno ha tenido dos epicentros claros en sus últimas horas como son Bilbao y Sevilla. En la capital vizcaína, Aymeric Laporte abandonó el Athletic para enrolarse en las filas del Manchester City de Pep Guardiola, a cambio de 65 millones. El club de Josu Urrutia reaccionó rápido y sólo un día después cerró el fichaje de Íñigo Martínez, por 32 millones y procedente de la Real Sociedad. Un movimiento que ha dolido mucho en San Sebastián y que ha sido considerado como una de las mayores traiciones en el fútbol vasco. La Real, por su parte, ha tenido que acudir rápido al mercado y ha fichado al central mexicano Héctor Moreno, ex del Espanyol.

Quien finalmente no llega a Bilbao es Mikel Merino. En las últimas horas se había especulado con la posibilidad de que el centrocampista pamplonés, que apenas ha contado para Rafa Benítez en el Newcastle, fichara por el Athletic, por 16 millones de euros. Pero al final el navarro se queda con las urracas y no regresa a España.

La rivalidad Betis-Sevilla también ha estado latente en este mercado de invierno. El club verdiblanco quería hacerse estas semanas con los servicios de Sandro Ramírez y Miguel Layún, que han acabado marchándose al eterno rival. Un golpe bajo para los verdiblancos y dos buenos refuerzos para el club nervionense, que en este mercado también ha incorporado a Roque Mesa, ex de Las Palmas, y al lateral brasileño Guilherme Arana.

Quien sí llega finalmente al Betis es el central internacional Marc Bartra, con un contrato por cinco temporadas y media, en una operación tasada en 10 millones de euros. Visto lo que han pagado por Laporte o Íñigo Martínez, Bartra "es una ganga", como ha dicho el vicepresidente deportivo de la entidad de Heliópolis, Lorenzo Serra Ferrer. Además, destacar el regreso del hijo pródigo, el delantero Rubén Castro, que vuelve a vestir la camiseta verdiblanca tras su cesión al fútbol chino (Guizhou Hengfeng Zhicheng) durante seis meses.

Otro que acaba vistiendo de verdiblanco —o de blanquiverde, mejor dicho— es José Antonio Reyes, que ficha por el Córdoba. El utrerano, un viejo rockero del fútbol español a sus 34 años, se encontraba sin equipo desde el pasado verano tras finalizar su contrato con el Espanyol. Además, el club cordobés se hace también con los servicios de otro viejo conocido de la Liga como es Aythami Artiles, que apenas tenía minutos esta temporada en Las Palmas.

Quien no ha salido precisamente bien del conjunto amarillo es el delantero francés Loic Remy, tras mantener un sonado enfrentamiento con el técnico Paco Jémez. Ahora intentará que las cosas le vayan mejor en el Getafe a las órdenes de José Bordalás. Se va también del cuadro isleño Sergi Samper, tras la grave lesión que sufrió hace unas semanas en el partido contra el Eibar, y llega el delantero nigeriano Emmanuel Emenike, procedente del Olympiacos griego.

Otros movimientos destacados en este mercado de invierno, agitado, son la marcha de John Guidetti al Alavés, la cesión de Fabián Orellana al Eibar, el traspaso de Javi Fuego al Villarreal, la incorporación del colombiano Carlos la Roca Sánchez —ex del Elche— al Espanyol o la llegada al Deportivo de La Coruña del centrocampista danés Krohn-Dehli, con pasado en el Celta. Precisamente, al club celeste ha llegado el joven delantero argentino Lucas Boyé, de 21 años, procedente del Torino. Es el segundo refuerzo del conjunto vigués en este mercado de invierno tras el lateral eslovaco Robert Mazan. En el capítulo de salidas, el danés Andrew Hjulsager se va cedido al Granada.

Capítulo especial también para el Málaga, el colista de LaLiga Santander, que quiere aliviar su delicada situación con las numerosas incorporaciones que ha hecho en esta ventana de fichajes, entre las que destacan los delanteros Alberto Bueno y Samu García, el central Ignasi Miquel y el centrocampista chileno Manuel Iturra.

0
comentarios

Servicios