Menú

Liga

El Real Madrid, con la mente en Kiev, hinca la rodilla en un raro partido en Sevilla (3-2)

Partido muy extraño en el Pizjuán. El Sevilla ganaba por 3-0 en el 83', pero el Madrid apretó en la recta final. Ramos marcó un penalti y falló otro.

0
Partido muy extraño en el Pizjuán. El Sevilla ganaba por 3-0 en el 83', pero el Madrid apretó en la recta final. Ramos marcó un penalti y falló otro.
Ben Yedder, en acción con Sergio Ramos durante el Sevilla-Real Madrid. | EFE

El efecto Caparrós ya se hace notar en el Sevilla. Dos partidos y dos victorias. Seis puntos de oro para mantener más vivo que nunca el sueño de la Europa League. Tras el exitoso debut del pasado fin de semana ante la Real Sociedad (1-0), los nervionenses se han impuesto esta noche por 3-2 a un Real Madrid más pendiente de Kiev, que fía la temporada a 90 minutos contra el Liverpool.

De ahí que Zinedine Zidane reservara a muchos de sus habituales titulares, entre ellos un Cristiano Ronaldo que sigue entre algodones tras el leve esguince de tobillo sufrido el pasado domingo en el Clásico, y apostara por el llamado equipo B, juntos con otros titularísimos como Benzema, Casemiro y Sergio Ramos, en la vuelta del jugador de Camas al que fuera su estadio y en su reencuentro con su primer maestro, Joaquín Caparrós. El Sevilla, en cambio, sí se juega la vida, de ahí que el veterano técnico utrerano apostara por un once prácticamente de gala, salvo por las bajas del sancionado Pablo Sarabia y el lesionado Jesús Navas.

El equipo B no estuvo a la altura

Fue el de esta noche en el Pizjuán un partido muy raro. Tras una primera parte bastante insulsa, en la que el Madrid pareció controlar la situación hasta el primer gol de Ben Yedder, los blancos reaccionaron a la vuelta de vestuarios. El Sevilla se puso con 3-0 en el minuto 83, después de que Ramos marcara en propia meta tras haber fallado un penalti, pero los de Zidane apretaron y acortaron distancias en el marcador hasta cerrarlo con 3-2. El central de Camas, esta vez sí, marcaba una pena máxima en el último minuto del tiempo añadido. Un partido de locura en el que la segunda unidad blanca no estuvo a la altura y demostró lo necesarios que se hacen los Cristiano, Modric, Kroos, Varane, Keylor, Marcelo y compañía. Pero ésos, salvo catástrofe imprevista, quedan reservados para Kiev.

En el Pizjuán, el Madrid se hacía con la pelota y parecía tener controlada la situación ante un Sevilla que no presionaba arriba con demasiada intensidad. Pero tampoco los blancos estaban por la labor de llegar con peligro al área de David Soria. El caso es que los andaluces no tardaron en hacer daño, y con muy poco. Ben Yedder, que fue el mejor, olió pronto la sangre: Muriel peinó un balón por arriba, Vallejo —muy grande le queda aún al central zaragozano el traje del Real Madrid—, falló en el corte y Ben Yedder aprovechó el regalo para quedarse solo ante Kiko Casilla y marcar el primer gol de la noche.

Tampoco Ramos estuvo bien. El sevillano es otro con Varane, pero con Vallejo pareció contagiarse de las dudas que transmitía el aragonés. Al Madrid le faltaba intensidad y tal vez actitud. Si el 3 blanco estuvo flojo, su compañero en la zaga Theo Hernández falló más aún, dejando que la banda derecha del ataque sevillista se convirtiera en una auténtica autopista. Muy decepcionante la temporada que ha firmado el exjugador del Atlético de Madrid. Además de la falta de intensidad, el cuadro nervionense contó con la complacencia de un arbitraje demasiado permisivo. Y ello permitió que jugadores como Pizarro, Layún, Mudo Vázquez o Escudero se hincharan a dar patadas, sin que Mateu Lahoz hiciera uso de su autoridad mostrando las cartulinas de rigor. Marco Asensio y Lucas Vázquez pueden dar fe de ello al sufrirlo en carnes propias.

Cuando parecía que la primera parte se cerraría con la exigua ventaja sevillista, llegaría el 2-0. De nuevo fallo de Vallejo, que se precipitó en la salida y dejó que Ben Yedder se llevara la pelota por la banda izquierda. El franco-tunecino se asoció con Nzonzi y éste le acabaría regalando el gol a Miguel Layún, que fusiló a placer a Kiko Casilla. El Madrid parecía muerto en Sevilla.

Mejoría visitante tras el descanso

Pero se entonó el cuadro blanco tras el paso por vestuarios y en apenas cinco minutos ofreció bastante más que en los 45 anteriores. La segunda parte comenzó con el claro derribo del Mudo Vázquez a Lucas dentro del área: Mateu no se lo pensó y pitó penalti. Ramos asumió la responsabilidad desde los 11 metros y chutó muy fuerte, aunque la pelota se estrelló en el larguero.

Fue en ese momento cuando se vivieron unos de los momentos más locos de la noche porque, acto seguido, el Sevilla pudo haber logrado el tercero en un mano a mano con Muriel, aunque el colombiano se estrellaría con Kiko Casilla. El cancerbero catalán salvó esta vez los muebles, aunque antes se había erigido en villano, con más de una salida en falso que transmitía sus dudas en la portería, si bien es cierto que David Soria, en la otra portería, tampoco le fue precisamente a la zaga en lo que a errores y cantadas se refiere.

Si el Madrid mostraba sus carencias atrás, tampoco anduvo fino del centro del campo para arriba. Ceballos, pitado en el Pizjuán por su pasado bético, pasó desapercibido, acusando su falta de minutos, y se marchó enfadado al banquillo cuando Zidane lo sacó del campo para meter a Borja Mayoral. Lucas fue de menos a más, llevando la voz cantante en el ataque madridista por la banda derecha, mientras que Asensio dejó algún que otro destello de calidad, pero sin apenas continuidad en su fútbol. Más sangrante fue lo de Benzema: tras una primera parte horrorosa, como la del resto de sus compañeros, el francés quiso ganar protagonismo tras el descanso, pero no daba una a derechas. El 9 blanco sólo rinde en algunas de las grandes citas y, a la espera de Kiev, sigue sacando pecho tras su gran actuación en la vuelta contra el Bayern.

El Sevilla, con poco, seguía haciendo daño y un centro de Mercado acabaría convirtiéndose en la jugada del 3-0, al mandar Ramos el balón al fondo de su portería al tratar de cortarlo. Pese a la amplia ventaja de los andaluces, el Madrid no se rindió y buscó el gol con el que acortar distancias. Lo consiguió Borja Mayoral, rematando de cabeza un gran centro de Asensio desde la derecha, para demostrar el joven 9 de Parla que suele aprovechar los poquísimos minutos que le da Zidane.

Y aún hubo tiempo para ver un gol más, en la última acción del partido: empujón de Mercado a Nacho dentro del área y nuevo penalti que Mateu Lahoz señala a favor del Madrid. De nuevo Ramos al punto fatídico, aunque esta vez el capitán blanco lanzó a la pena máxima a la perfección para batir a David Soria y poner el definitivo 3-2 en el luminoso. Una derrota intrascendente, a efectos de clasificación para un Real Madrid que sigue descontando las hojas del calendario con la vista puesta en Kiev.


Ficha técnica

Sevilla FC, 3: David Soria; Mercado, Nico Pareja, Lenglet, Escudero; Pizarro, Nzonzi; Layún, Franco Vázquez (Roque Mesa, m.79), Muriel (Sandro, m.62); Ben Yedder (Carriço, m.81)
Real Madrid, 2: Kiko Casilla; Nacho, Vallejo, Sergio Ramos, Theo; Kovacic, Casemiro (Marcos Llorente, m.87), Ceballos (Borja Mayoral, m.70); Lucas Vázquez, Benzema y Marco Asensio

Goles:1-0, m.26: Ben Yedder; 2-0, m.45: Layún; 3-0, m.83: Sergio Ramos, en propia meta; 3-1, m.87: Borja Mayoral; 3-2, m.95: Sergio Ramos, de penalti
Árbitro:Mateu Lahoz (Comité valenciano). Mostró tarjeta amarilla a Mercado (m.42), Pizarro (m.69) y Escudero (m.95), del Sevilla; y a Sergio Ramos (m.83), del Real Madrid
Incidencias:Partido aplazado de la trigésimo cuarta jornada de LaLiga Santander por la disputa de la final de la Copa del Rey, disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante 38.524 espectadores. Césped en perfecto estado. Desde un palco VIP asistieron al partido los actores y miembros del equipo de la serie televisiva Juego de Tronos

0
comentarios

Servicios