Menú

Liga

El Celta remonta al Athletic y deja contra las cuerdas a un Cádiz que no tira la toalla

Swedberg y Hugo Álvarez remontan en tres minutos el gol inicial de Berenguer. El Rayo gana al Granada pese a jugar todo el partido con diez.

Swedberg y Hugo Álvarez remontan en tres minutos el gol inicial de Berenguer. El Rayo gana al Granada pese a jugar todo el partido con diez.
Los jugadores del Celta celebran la remontada contra el Athletic Club. | EFE

El Cádiz seguirá vivo una jornada más en LaLiga EA Sports después de ganar de forma agónica (0-1) este miércoles en el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán al Sevilla, pero seguirá contra las cuerdas por la remontada del Celta (2-1) ante el Athletic Club, mientras que el Rayo Vallecano acaricia la permanencia tras imponerse (2-1) al Granada, en partidos correspondientes a la trigesimosexta jornada del campeonato.

Los tres equipos afrontaban un día clave en sus aspiraciones y nada cambió en la clasificación, lo que fue perjudicial para el gaditano, que a falta de seis puntos para la conclusión, tiene cinco de desventaja con el gallego y uno más con el vallecano, una distancia que parece difícil de levantar.

Sin embargo, el Cádiz se ganó el derecho a tener fe un partido más y trasladar cierto miedo al Estadio ABANCA Balaídos tras su victoria ante el Sevilla, gracias a un agónico gol en el minuto 96 que premió su mayor ambición en el Sánchez-Pizjuán.

Y es que el Sevilla, sin objetivos, no tuvo la tensión necesaria, pero ni siquiera eso ayudó a un Cádiz que gozó de las mejores ocasiones seguramente, pero que demostró que arriba le falta 'dinamita'. Chris Ramos no fue capaz de empujar la pelota a puerta vacía y minutos antes, Robert Navarro se había topado con el larguero ante Nyland. Ledesma, salvo en un potente disparo de Lukebakio, apenas había tenido trabajo hasta el descanso.

Tras este, el equipo visitante se lanzó ya más decidido, sabedor de que el empate apenas le valía con las noticias adversas que le llegaban desde Vallecas. Alcaraz lo probó desde lejos, pero se topó con Nyland, y tampoco atinó con su cabeza Gonzalo Escalante ni Juanmi en otra buena opción. Lo tuvo que hacer un jugador rival, Loïc Badé, que en su pugna con Chris Ramos superó con una vaselina a su guardameta. Pero el VAR detectó una falta del delantero sobre el defensa, quizá posterior a su mal despeje, pero suficiente para Ortiz Arias lo anulase.

Los de Pellegrino se volcaron y dejaron espacios para los de Quique Sánchez-Flores, que no los aprovecharon, sobre todo con una muy clara de Juanlu y cuando el Cádiz había vuelto a gozar de buenas ocasiones. Al final, en el 96, Sergi Guardiola lo logró dando la primera victoria a domicilio de la temporada, primera desde abril de 2023 (Villamarín), y primera en el Sánchez-Pizjuán. Ese triunfo le colocó provisionalmente a dos puntos del Celta y a seguir soñando con mantenerse en LaLiga EA Sports, pero el conjunto céltico también supo sobrevivir a la tensión y a sacar tres puntos claves ante un Athletic Club que se despidió de la Liga de Campeones tras caer 2-1, aunque el Atlético de Madrid ya había cumplido en Getafe.

En Vigo se vivió un duelo de mucha tensión donde los de Claudio Giráldez, que prescindió de Iago Aspas de inicio, no consiguieron tener la cabeza fría y el fútbol necesario para desarmar a un sólido conjunto vizcaíno, que apenas concedió ocasiones para aumentar las opciones de Unai Simón de quedarse con el Trofeo Zamora. El Athletic Club no generó tampoco demasiado, pero fue capaz de ponerse por delante y aumentar los nervios de la grada gracias a un gran gol olímpico de Berenguer que supo aguantar hasta el descanso, momento tras el que llegó la reacción local.

El Celta salió muy entonado de los vestuarios e impulsado por su público encerró a su rival, liderado sobre todo por el empuje del canterano Hugo Álvarez. Los balones se paseaban por delante de Unai Simón sin encontrar rematador y la remontada se culminó en un visto y no visto de tres minutos. Y Hugo Álvarez fue el protagonista. Primero con la asistencia para que el sueco Willot batiese a un Julen Agirrezabala que había salido para certificar el Zamora de Unai Simón. Después, casi sin tiempo para que la grada asimilase la alegría del empate, el delantero hizo el 2-1 con un potente disparo desde fuera del área imparable para el guardameta visitante tras tocar en Paredes. El Athletic Club no logró reaccionar, pero no recibió la sentencia y metió más miedo en un tramo final donde su rival acusó los nervios y se llevó un susto con el gol anulado a Raúl García.

Y pese a la victoria del Cádiz, el Rayo Vallecano tiene muy cerca la permanencia porque mantuvo sus valiosos seis puntos sobre el conjunto gaditano tras ganar 2-1 al descendido Granada, incapaz de aprovechar el jugar con uno más desde casi el inicio del encuentro.

Una acción con la pierna demasiado arriba de Óscar Trejo sobre Miguel Rubio le costó al argentino la roja en el minuto 5, pero los locales supieron sobrevivir, ayudados también por la flojera ofensiva de su rival. Álvaro García pecó de generoso en un buen mano ante Marc Martínez, sustituto de Batalla, pero los franjirrojos lograron adelantarse tras un saque de esquina rematado acrobáticamente por Florian Lejeune y después de que el portero nazarí no estuviese fino en un blocaje.

Martínez lo compensó poco después salvando un mano a mano a Isi y luego el partido fue cayendo en lo que más le interesaba a los de Íñigo Pérez. Tras el descanso, el Granada dio un paso adelante y amenazó más, pero las mejores ocasiones fueron para el Rayo, sobre todo una de Álvaro García, que no acertó con la portería tras regatear a Martínez. Al final, Jorge de Frutos, tras ratificación del VAR, dio tranquilidad, menos por el gran gol de Lucas Boyé que puso algo de emoción al tramo final.

Temas

0
comentarios