Menú

Nepal busca "barrenderos" para el Everest

El gobierno del país ha aprobado una nueva norma para que quienes asciendan a la montaña más alta del mundo vuelvan con 8 kilos de basura.

0
El gobierno del país ha aprobado una nueva norma para que quienes asciendan a la montaña más alta del mundo vuelvan con 8 kilos de basura.
El Everest. | Archivo

Es la montaña más alta del mundo, un templo para los escaladores y uno de los lugares más emblemáticos de la historia. Sin embargo, también es "el vertedero más alto del mundo", tal y como lo han descrito algunas organizaciones para la protección del medio ambiente. El Everest es un gigantesco basurero que acoge los residuos de las 800 personas que suben de media cada año.

Botellas de oxígeno, latas y restos de comida e, incluso, tiendas de campaña se acumulan en la montaña que, además, en los últimos años se ha convertido en el escenario de peleas y trifulcas entre grupos de montañeros y los propios sherpas. Un lugar en el que la única ley que rige es la de la propia montaña.

Sin embargo, el gobierno de Nepal ha decidido tomar la iniciativa para preservar una de sus grandes fuentes de ingresos turísticos. Por ello, el ejecutivo ha dado un paso más en la normativa para ascender al Everest que, hasta ahora, sancionaba con 400 euros a los escaladores que no recogían sus propios residuos.

Ahora, los montañeros no solo tendrán que recoger los restos que hayan generado sino que se les exigirá descender con un mínimo de ocho kilos de basura, que serán entregados a los funcionarios en el campo base. En caso de no hacerlo, se enfrentarán a fuertes multas. De esta manera, se calcula que al final de la temporada, entre marzo y mayo, se habrán descargado unos 6.400 kilos de basura.

Clima de inseguridad

No solo los desperdicios que se depositan en la cima preocupan a las autoridades nepalíes. La inseguridad en la cima y la falta de una autoridad han desembocado en peleas, enfrentamientos, robos en las expediciones y hasta muertes en extrañas circunstancias. En el pasado mes de abril, dos montañeros, el suizo Uli Steck y el italiano Simone Moro, se enzarzaron en un enfrentamiento con unos sherpas, que aseguraron que los europeos no habían respetado que son ellos quienes deben encordar las rutas de acceso a la cima.

Por ello, también se ha aprobado establecer un cuerpo estable de policía en el campo base, a 4.800 metros de altura, destinado a establecer el orden y controlar que todas las personas que acuden a la cima cumplen con la normativa. En el futuro, el plan es tener un centro médico y contra un meteorólogo con el fin de mantener limpia y segura una fuente inagotable de ingresos para Nepal.

En Deportes

    0
    comentarios