Menú

Dumoulin, otro abandono ilustre en el Giro; Jungels refuerza la maglia rosa

Segunda victoria en la presente edición de Diego Ulissi, que ya ganó la cuarta etapa y este miércoles se ha impuesto en la meta de Asolo.

Segunda victoria en la presente edición de Diego Ulissi, que ya ganó la cuarta etapa y este miércoles se ha impuesto en la meta de Asolo.
Bob Jungels, durante la undécima etapa del Giro de Italia. | EFE

El italiano Diego Ulissi (Lampre) ha logrado un doblete en el Giro de Italia merced a su victoria en la undécima etapa, de 227 kilómetros entre Módena y Asolo, mientras que el luxemburgués Bob Jungels (Etixx) refuerza su maglia rosa.

Ulissi, de 26 años, quien debe su nombre a Diego Armando Maradona, ya ganó en la cuarta etapa, y en Asolo ha repetido triunfo al ser el más rápido en el trío que conformó con los dos primeros de la general, Bob Jungels y el costarricense Andrey Amador (Movistar), que entraron con el mismo tiempo de cuatro horas, 56 minutos y 32 segundos.

El tercer puesto de Jungel le reporta cuatro segundos de bonificación, que con la ventaja de 13 respecto al grupo perseguidor, le permite ampliar su renta en 17 segundos. En la general Jungels aventaja a Amador en 24 segundos y al español Alejandro Valverde en 1:07. No hubo cambios en los grandes favoritos a la maglia rosa.

Una nueva etapa larga del Giro, con comienzo cómodo en el perfil pero con final emocionante, con atractivos como para pensar que el desenlace no sería al esprint, como el Forcella Mostaccin, un muro de 3 kilómetros a 20 de meta con rampas duras de hasta el 16 por ciento, además de un repecho de 1.200 metros con pavés a 3 de la pancarta de llegada.

La jornada, que atravesó siete provincias, despertó sin el español Mikel Landa, retirado este martes. A una retirada ilustre se ha unido este miércoles la del holandés Tom Dumoulin, el primer maglia rosa de la presente edición. El pelotón salió disparado a pesar del largo recorrido. En la primera hora se cubrieron nada menos que 51 kilómetros. Entonces ya marchaban escapados 10 corredores, ninguno de ellos peligroso para la general, por lo que el grupo dejó soñar a los aventureros. Tres de ellos, Vorobyev (Katusha), Stake Laengen (IAM) y Bertazzo (Wilier) se despegaron para hacer en comandita la mayor parte del recorrido. Llegaron a disfrutar de una ventaja de más de 10 minutos.

Pero la proximidad de Forcella Mostaccin fue letal para el trío. Por detrás los intereses afloraban en cabeza de pelotón, bien en busca de la etapa o por colocar a los líderes. El Orica, Lampre y Sky, con el Movistar siempre atento, terminaron de echar abajo la fuga a 19,5 de meta, ya en plena subida del puerto. Una caída 10 kilómetros antes dividió al gran grupo. El Astana se llevó la peor parte, aunque no afectó a Nibali. Sin embargo, atrapó a su compatriota Pozzovivo, que quedó cortado.

Atacó el Movistar con el colombiano Betancur, pero enseguida fue reducido. Luego Kruijswick, quien seleccionó el grupo principal para efectuar el descenso. Nueve hombres quedaron al comando. No faltaba ningún hombre fuerte de la general. Nibali bajó en cabeza, como cuando ganó en Asolo en 2010, año del primer podio en su carrera al terminar tercero. El Tiburón abrió hueco con su arte en la bajada, pero Valverde se pegó a la rueda del siciliano, convertido en un proyectil. Entre ambos no hicieron valer la maniobra, ya que el resto del grupo de 9 se les unió en el llano.

Pero el Movistar quería más y Amador lo intentó a 13 de meta. Enseguida reaccionó el líder Bob Jungels, ambicioso en la defensa de la maglia rosa. Valverde quedó atrás, a rueda, obligando a los demás a tirar, si es que deseaban contactar con los dos primeros de la general. Jungels se mostraba sobrado de fuerzas. Sus relevos ponían en apuros al ciclista costarricense, que vio la posibilidad de consolidar su puesto en el podio. Un puñado de segundos con un grupo perseguidor voraz, donde se habían unido ya un buen número de corredores, entre ellos varios de Bardiani, que buscaba otra etapa.

A sólo tres kilómetros de Asolo, la ciudad de los 100 horizontes, la última opción para el despegue era una cuesta de 1.500 metros al 6 por ciento, con adoquinado. Ulissi se unió a Jungels y Amador. La maglia rosa daba la cara, resistiendo al grupo de Valverde y Nibali, a apenas 9 segundos. El repecho no aclaró nada y los tres discutieron la victoria. Jungels quería, Ulissi esperaba y Amador iba a rueda. Pero el más rápido fue Ulissi y en la recta de meta no tuvo más que demostrarlo. No le costó mucho trabajo para terminar consiguiendo su segunda victoria de etapa en la presente edición.

Este jueves se disputará la duodécima etapa del Giro de Italia, de 182 kilómetros de recorrido entre Noale y Bibione.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro