Menú

Recomendaciones deportivas de LD durante la cuarentena por el coronavirus: 'Juego de honor' (XVIII)

Sergio Valentín continúa en LD su serie de recomendaciones de películas, series y documentales de temática deportiva durante la cuarentena.

0
Sergio Valentín continúa en LD su serie de recomendaciones de películas, series y documentales de temática deportiva durante la cuarentena.
Francis Ouimet tras haber ganado el Abierto de Estados Unidos. | Imagen TV

Cuando comencé esta serie de recomendaciones deportivas, mi compañero y jefe de sección, Guillermo Domínguez, me pidió solo una cosa: que eligiera alguna película dedicada al golf. Es un deporte que ha dejado grandes gestas e historias, desde luego, pero tampoco es un campo donde haya una gran variedad de películas destacadas, al menos que yo haya visto. Hay dos que están bien y otra que lograr el par justito. Hoy les recomendaré la que más me gusto: "Juego de honor". No está mal escogido pero me quedo con el título original: "The Greatest Game Ever Played", el mejor partido que jamás se ha disputado.

Esta película, con el sello de Disney, nos lleva a los primeros años del Siglo XX cuando el golf era un deporte de élite o como a ellos les gustaba decir, de caballeros. Se jugaba con traje, corbata, boina, era usual fumar en pipa entre golpe y golpe y estaba prohibido, por barreras burocráticas, que un hombre de clase baja pudiera competir. Pero, ¿para qué están las barreras sino es para saltarlas? Solo así nacen las auténticas hazañas.

El protagonista es Francis Ouimet, interpretado por Shia LaBeouf, un chaval que crece en una familia humilde y con un padre que lejos de avivar su sueño de competir al golf entre los mejores, intenta ponerle aún más barreras con amenazas y/o chantajes para que se centre en los estudios y no acabe siguiendo sus pasos como obrero. La voluntad de Francis, su enorme talento y una invitación inesperada le permitieron participar en un Open de Estados Unidos que por aquel entonces, era una cuestión nacional. Harry Vardon es considerado todavía el mejor golfista inglés de la historia y a los americanos no les hacía ninguna gracia que llegara un británico cada año y se llevara su trofeo. Hay mucho de patriotismo yankie, una medio historia de amor que sobra por completo pero si te gusta el golf, es gran elección.

Mención especial para el caddie de Francis, un niño regordete que no le llega casi a la cintura y cuyos consejos y comentarios le dan esa pizca de gracia que escasea en el resto de la película. El 18º Open de Estados Unidos tiene un recuerdo especial gracias a la historia de un amateur del que nadie hablaba el primer día de competición y termina disputando, ante la mirada del presidente de la nación, "el mejor partido jamás disputado". Eran otros tiempos, en los que no había televisión ni radios que te contarán un partido en directo y había que esperar a leer el periódico al día siguiente.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios