Menú

BMW iX: un eléctrico que marca un antes y un después para BMW

La firma alemana muestra por fin su buque insignia eléctrico; el iX, un SUV con más de 500 caballos y más de 600 km de autonomía...

0
La firma alemana muestra por fin su buque insignia eléctrico; el iX, un SUV con más de 500 caballos y más de 600 km de autonomía...
BMW iX

Este nuevo iX de BMW se convierte en el buque insignia en materia de electrificación de la marca, abriendo así la puerta al siguiente nivel de la conducción eléctrica y redefiniendo por el camino conceptos tan básicos como el diseño.

Cuenta con todo el conocimiento de BMW en el campo de la movilidad eléctrica, campo en el que la marca alemana lleva tiempo moviéndose con soltura. Este se ha concebido desde un principio como coche eléctrico, y cuenta con dos motores eléctricos que sumados superan los 500 caballos de potencia. Esto hace que el robusto iX sea capaz de pasar de 0 a 100 en menos de 5 segundos, lo que ya sorprende, pero lo hace todavía más cuando te das cuenta de que, encima, su consumo no es desmesurado, pues cuenta con una autonomía que supera los 600 kilómetros.

Como punto a destacar hay que decir que este eléctrico de BMW cuenta con una batería que está preparada para cargadores de hasta 200 kWh, por lo que nos permite cargar el coche del 10 al 80% en unos 40 minutos, o dejarlo enchufado 10 minutos y disponer de hasta 120 km por delante.

Más allá de la tecnología, la firma germana también redefine el diseño BMW que hasta ahora habíamos estados viendo, ya que este iX es muy distinto a otros modelos de la compañía. El aspecto exterior es musculoso, con un tamaño parecido al de un X5 o un X6, por lo que la comodidad y versatilidad son uno de sus puntos fuertes. El diseño frontal está comandado por su gran parrilla en forma de riñón, que no es una parrilla en realidad, pues no precisa de ella al ser un eléctrico, pero que sigue marcando el camino y el ADN de la compañía. Esta está fabricada de un material transparente que tiene una tecnología de autorreparación, por lo que es capaz de arreglar arañazos o golpes pequeños en 24 horas a temperatura ambiente. Eso es muy útil ya que tras ella se esconde el arsenal de cámaras, sensores y radares con los que cuenta el coche, por lo que dejar que vean todo nítido y cristalino es siempre una buena idea si nos queremos fiar de los asistentes.

En cuanto a su interior, aquí podemos ver también un salto respecto a lo que estamos acostumbrados a encontrarnos en un BMW. La firma ha apostado por una configuración de cinco asientos, teniendo los traseros un gran espacio para las piernas, pues no existe un túnel central que estorbe. Llaman también la atención su volante, al ser hexagonal, su consola central con la minúscula palanca de cambios o su gran pantalla curva. Esta es el resultado de la unión entre el cuadro de instrumentos digital de 12,3 pulgadas y la pantalla central de 14,9, que unidas forman una gran pantalla curva flotante que se orienta hacia el conductor.

Por último, hay que destacar que, a pesar de su aspecto cuadrado y robusto, el iX es un auténtico portento en cuanto a aerodinámica, pues gracias a un suelo plano, a sus llantas o a otros elementos que han sido cuidadosamente diseñados con este propósito, el iX consigue un coeficiente aerodinámico de 0,25, que es el mismo que logra un Audi e-tron Sportback con retrovisores digitales, y no me digan que este no parece mucho más aerodinámico a simple vista que el iX...

Más información, fotos y detalles del nuevo BMW iX.

Temas

En Motor

    0
    comentarios