Menú

Djokovic repite show: lesión, atención médica y resurrección como si nada

El serbio ganó a Dimitrov pasándole por encima cuando por momentos parecía lesionado y obligado a dejar el torneo.

El serbio ganó a Dimitrov pasándole por encima cuando por momentos parecía lesionado y obligado a dejar el torneo.
Djokovic repite show: lesión, atención médica y resurrección como si nada | EFE

Que Novak Djokovic es una leyenda indomable del deporte mundial, un genio del tenis e incluso para muchos el mejor de la historia de este deporte es algo evidente. No se puede negar. Ver jugar al serbio es una delicia táctica y técnica para cualquier amante del tenis y cuando tiene un buen día es capaz de volar sobre la pista. Eso hizo ante Grigor Dimitrov en su partido de tercera ronda del Open de Australia. Pero, por momento, pareció que no iba a poder seguir por lesión.

En el primer set, Djokovic empezó a quejarse de su pierna izquierda y hacía claros gestos de dolor en cierto movimientos y carreras. El partido se fue complicando, pero acabó ganando el primer set en el tie break. Eso sí, acabó el set tirado en el suelo y pidiendo un tiempo médico para que el físio se acercarse y le tratase la pierna. Justo después de eso, no solo volvió a la pista sino que encima pasó por encima de Dimitrov sin dar sensación de tener ningún problema físico. Ninguno.

Esto que pasó entre Djokovic y Dimitrov lo hemos visto decenas de veces con el jugador serbio que en eso es muy diferente a jugadores como Rafa Nadal, su rival en la lucha por ser el jugador masculino con más Grand Slams de la historia. Cuando se ha visto a Rafa Nadal quejarse de lesiones musculares, la mayor parte de las veces acaba el partido, pero se retira después. O pierde directamente. Djokovic, curiosamente, no. Djokovic parece lesionado y casi acabado y luego, revive como si no pasase nada. Ni siquiera acaba y luego se retira. No, acaba y sigue ganando y ganando.

Para muchos críticos de Djokovic se abre un abanico de posibilidades. Una es que se asuste de verdad, pero luego no sea para tanto. Otra opción es que use esas molestias para restarse presión a sí mismo y pasársela en pleno partido al rival y la otra es que directamente exagere y pare el partido cuando a él le conviene y le va mal. Se le ha visto muchas veces, muchas, parar los encuentros estando por debajo en el marcador y luego no tener ni un solo atisbo de lesión en sus remontadas. La verdad solo la sabe Djokovic, pero lo evidente es que este tipo de shows se repiten de forma habitual.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro