Menú

Carlos Alcaraz aplasta a Müller y alcanza la tercera ronda de Wimbledon

Davidovich se cita con Holger Rune, verdugo de Roberto Carballés.

Davidovich se cita con Holger Rune, verdugo de Roberto Carballés.
Carlos Alcaraz celebra su victoria ante Alexandre Müller. | EFE

El tenista español Carlos Alcaraz ha alcanzado la tercera ronda del torneo de Wimbledon, tercer Grand Slam de la temporada y único sobre hierba, después de superar este viernes al francés Alexandre Müller (6-4, 7-6 (2), 6-3), en una jornada en la que también ha sellado su pase Alejandro Davidovich, que ha superado al neerlandés Botic van de Zandschulp (6-1, 2-6, 6-4, 6-3), y en la que se ha despedido Roberto Carballés, que ha cedido ante el danés Holger Rune (6-3, 7-6(3), 6-4).

En la pista central del All England Club, el murciano salvó tres bolas de break' antes de aprovechar la segunda oportunidad que tuvo, en el séptimo juego, para romper el servicio de su adversario. Confirmado el quiebre, dispuso de hasta tres pelotas de rotura para cerrar al resto el set, que finalmente cayó de su lado con su saque. La igualdad continuó en la segunda manga, donde Müller se rehizo de las cuatro ocasiones para quebrar de las que gozó el de El Palmar, y todo se tuvo que dilucidar en un tie-break en el que arrasó el número uno del mundo.

Tras dejar pasar de nuevo tres pelotas para poner el 2-0 en el set definitivo, Alcaraz logró romper en el octavo juego, y puso fin a la contienda en su segundo 'match point' tras dos horas y 32 minutos de juego. Ahora, buscará los octavos de final ante el ganador del duelo entre el australiano Jason Kubler y el chileno Nicolás Jarry.

También seguirá adelante en el grande británico Alejandro Davidovich, que se deshizo en la pista 15 del neerlandés Botic van de Zandschulp (6-1, 2-6, 6-4, 6-3). Con un 5-0 de salida, el malagueño, número 34 del ranking ATP, encarriló la primera manga, pero el holandés se la devolvió empatando el duelo con otras dos roturas en la segunda.

Sin embargo, Davidovich no acusó el golpe y comenzó el tercer parcial rompiendo, suficiente para tratar de cerrar el enfrentamiento en el cuarto set. En él, se adelantó con un break en el tercer juego, y repitió la jugada en el noveno al aprovechar su cuarta bola de partido. Así, paró el reloj en dos horas y 49 minutos de juego.

Su rival será el número seis del mundo, el danés Holger Rune, que avanzó por la vía rápida tras superar en tres sets al español Roberto Carballés (6-3, 7-6(3), 6-4). Aunque empezó el partido con rotura, el tinerfeño cedió el primer parcial tras ganar solo uno de los últimos siete juegos.

La segunda manga, donde ninguno de los contendientes fue capaz de romper el servicio rival, se resolvió en un tie-break que cayó del lado del nórdico, que cerró el encuentro tras más de dos horas y media de juego al firmar dos quiebres en la tercera y definitiva manga.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios