Menú

Alcaraz se estrella contra Medvedev en semifinales del US Open

El español pierde por 7-6 (3), 6-1, 3-6 y 6-3 contra Daniil Medvedev, que el domingo luchará por el título con Novak Djokovic.

El español pierde por 7-6 (3), 6-1, 3-6 y 6-3 contra Daniil Medvedev, que el domingo luchará por el título con Novak Djokovic.
Carlos Alcaraz se despide del público de Nueva York tras perder en semifinales contra Medvedev. | EFE

No habrá final entre los dos primeros cabezas de serie. Carlos Alcaraz ha caído en el US Open, último Grand Slam del año que se disputa sobre pista dura en Nueva York (EEUU), después de perder por 7-6 (3), 6-1, 3-6 y 6-3 frente al ruso Daniil Medvedev. El moscovita se citará por el título con Novak Djokovic, después de que el serbio derrotara previamente en la primera semifinal al estadounidense Ben Shelton, la gran sensación del torneo, por 6-3, 6-2 y 7-6 (4).

Sobre la cancha del estadio Arthur Ashe, el español cayó después de tres horas y 20 minutos de un partido reñido y que hizo justicia al aura de las instalaciones de Flushing Meadows. Empezó el duelo más dubitativo Medvedev al saque, tardando en ganar su estreno (1-1) e incluso salvando un 15-40 en el cuarto juego (2-2). Muchas dobles faltas, demasiadas para una batalla de tanto calibre: hasta cinco acumuló el moscovita en sus tres primeros turnos, pero de momento sin pagar peaje en el marcador (3-3).

La igualdad estuvo cerca de fracturarse en el undécimo juego, cuando Medvedev se situó un 0-30 a raíz de un gran revés paralelo y luego por un revés de su adversario que se estrelló en la malla. Pero Alcaraz templó ánimos y volteó la situación, mostrándose muy seguro en el saque y en las subidas a la red y asegurándose como mínimo la muerte súbita. En el tie-break, el ruso tomó distancia con un 3-2 que se esfumó rápido con otra doble falta; la sexta en su cuenta de un set que, pese a todo, acabó llevándose por su mayor pericia (7-3).

Al jugador de El Palmar pareció afectarle ese contratiempo, sin toser el primer servicio de su rival al comienzo del siguiente set y encajando un break justo a continuación. Otra vez en blanco puso Medvedev el 3-0, en un visto y no visto, y además gozó de un 15-40 en el cuarto juego. Alcaraz esquivó ambas amenazas, pero los golpes de tiralíneas que hacía su oponente ya presagiaban lo que acabó ocurriendo en el sexto capítulo. Con ahínco, el de Moscú hizo otra rotura vital y la consolidó con el 6-1.

La dinámica era bastante negativa para el murciano, así que decidió irse al vestuario en el pequeño descanso y recargar pilas. La misión era inaudita para él, ya que en su trayectoria profesional en la ATP nunca había remontado dos sets para ganar un encuentro al mejor de cinco. El paso inicial en esa empresa era recuperar solidez en lo que estaba a su alcance directo: el porcentaje de primeros saques. Y cristalizando esa leve mejoría se apuntó el 0-1 en blanco, cogió aire y apretó al ruso en cada resto. No en vano, merodeó pronto la bola de break con un 30-30 en el segundo capítulo, augurando la pugna que vendría más adelante.

El público arropa a un Alcaraz sin magia

1-2 sin incordios y llegó entonces el cuarto juego, donde Alcaraz deleitó al público con dos passings. Merced al segundo de ellos, logró una opción de quiebre y mandó un aviso a su rival; en esa ventaja, el moscovita subió a la red y cubrió huecos para un tercer passing que jamás se produjo, pues el murciano realizó un globo excelente. Gracias a otro resolutivo turno de servicio, se corroboró esa rotura (1-4), si bien Medvedev no bajó la guardia y en el séptimo juego forzó dos iguales. Pero quedaron finalmente en nada (2-5) porque el español subió nuevamente su nivel con el drive y contemporizó los ángulos que abría con los reveses, anotándose la manga (3-6) en 47 minutos.

Estrellas del deporte como Jimmy Butler, Kevin Durant y Tom Brady se preguntaban desde la grada si Alcaraz era capaz de remontar al formidable defensor que peloteaba al otro lado de la cancha. Pero es que, para colmo, Medvedev no bajó el pistón en sus servicios y arrancó mandando (1-0) en el siguiente set. Flojeó en el tercer juego (2-1), concediendo un 15-40 y más tarde otra bola de break, peligros que neutralizó con voleas de cirujano en la red y con un ace de segundo saque. A esas alturas del partido, Alcaraz había perdido fogosidad, pero igualmente preservaba calidad a raudales para seguir dando guerra.

Quedó patente en el sexto juego de esta cuarta manga, cuya duración de 13 minutos vivió intercambios de todo tipo de golpes. El murciano se agarró a la fórmula saque-red, al tiempo que los nervios sobre la pista crecían, crecían y crecían. Muchos quilates en cada ataque de Alcaraz y excelsas respuestas del ruso con cada passing de resto. Después de siete deuces, en la segunda oportunidad de quiebre al fin Medvedev sonrió. Le devolvió la pelota a los pies, en plena subida de su adversario a la red, y transformó el 4-2. En un santiamén, se situó 5-2 en blanco y exprimió al palmareño, que aguantó el envite con el 5-3. De cara al noveno juego, era evidente el favorito del público neoyorquino.

Y eso fue un obstáculo para que el de Moscú afrontase el servicio que le podía dar la victoria. Lo inició con 15-40, instancia que arregló con varios saquetazos; pero su ímpetu por cerrar el encuentro y la algarabía en las gradas se conjugaron para que Medvedev, inquieto, cometiese una más que inoportuna doble falta. Sin embargo, Alcaraz malgastó su tercera bola de rotura, estrellando en la red un tiro poco exigente, y dio alas a un rival que al cuarto intento ya sí abrochó el triunfo; y con ello, sacó billete hacia su tercera final de US Open tras haber disputado las de 2019 (perdió contra Rafa Nadal) y 2021 (ganó a Novak Djokovic).

El domingo, Djokovic intentará vencer a Medvedev para lograr su título número 24 de Grand Slam y aumentar así su ventaja con Nadal (22) y Roger Federer (20).El serbio y el ruso se han enfrentado ya en 14 ocasiones, con un balance de 9-5 a favor de Nole.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios