Menú

Rafa Nadal se despide del Godó con una digna derrota ante De Miñaur

El balear da la cara ante el número 11 del mundo, pero acaba cediendo por 7-5 y 6-1 después de casi dos horas de partido.

El balear da la cara ante el número 11 del mundo, pero acaba cediendo por 7-5 y 6-1 después de casi dos horas de partido.
Rafa Nadal, durante su partido ante Alex De Miñaur. | EFE

Rafa Nadal dice adiós al Barcelona Open Banc Sabadell-Trofeo Conde de Godó. El manacorense ha caído derrotado en segunda ronda (7-5 y 6-1) por el australiano Alex de Miñaur, cuarto cabeza de serie del torneo y undécimo jugador del ranking mundial, en una hora y 52 minutos.

No pudo el de Manacor con el ritmo frenético que impuso su adversario, muy sólido desde el fondo de la pista y que, consciente de las dificultades del español para correr hacia delante, le acribilló a dejadas desde el primer momento. El doce veces campeón del Godó empezó el partido perdiendo su saque, pero pronto encontró una velocidad de crucero para darle la vuelta a partido y encadenar cuatro juegos seguidos, forzando incluso una bola de break para adelantarse 5-3.

Pero cuando De Miñaur salvó esa oportunidad de quiebre y conservó su servicio para el 4-4, Nadal se dio cuenta de que tendría que hacer un esfuerzo titánico para seguir vivo en uno de sus torneos fetiches. El 14 veces campeón de Roland Garros se aferró unos minutos más a la pista que lleva su nombre, alternando algún golpe de mérito —sobre todo con su revés cruzado— y sostenido por los más de 8.000 espectadores que no querían perderse el que probablemente ha sido su último baile en Barcelona.

Sin embargo, con el 5-5 el marcador, De Miñaur afiló su tenis para llevarse en blanco los dos juegos siguientes y cerrar el primer set por 5-7.

Al australiano, cuartofinalista en Montecarlo, le había costado una hora y diez minutos doblegar al rey de la tierra que, a punto de cumplir los 38 años (el próximo 3 de junio), disputaba su segundo partido oficial en 103 días y mermado físicamente. Aún así, Nadal intentó mantener la compostura al inicio del segundo set mientras se sonreía a cada fallo, como perdonándose el no poder competir a su nivel habitual a estas alturas de su carrera.

El que fuera número uno del mundo ganó su primer saque en este segundo parcial para adelantarse 1-0 en el marcador, pero perdió los seis siguientes para entregar el segundo parcial por 1-6.

En cuanto se consumó la derrota, Rafa Nadal se marchó de la pista como es él, sin dramas. Se despedía tímidamente el balear del público de la central que la ovacionaba puesto en pie, incluido un Alex de Miñaur que apenas celebró su pase a los octavos de final. Y es que Nadal, aunque ahora esté lejos de su mejor momento, sigue siendo el rey de la tierra batida.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios