Menú

Struff vuelve a dar un dolor de cabeza transitorio a Carlos Alcaraz en Madrid

Como pasó en la final del curso anterior, Carlos lo pasó muy mal ante Struff y se fue a tres mangas. 6-3, 6-7 y 7-6 para el murciano.

Como pasó en la final del curso anterior, Carlos lo pasó muy mal ante Struff y se fue a tres mangas. 6-3, 6-7 y 7-6 para el murciano.
Struff vuelve a dar un dolor de cabeza transitorio a Carlos Alcaraz en Madrid | Juan Pablo Polvorinos

¡Qué cansino es jugar ante Struff! Y Carlos Alcaraz puede decirlo abiertamente y sin ningún tipo de vergüenza. Como pasó en la final del año 2023, el teutón llegó a la Caja Mágica con ganas de amargar la tarde a todos los presentes y ojo, otra vez, rozó la proeza. Su estilo de juego no le sienta nada bien a Carlos y aunque le acabe ganando, Struff somete al español a un estrés continuado y desesperante. Hace que Carlos no se divierta en pista y eso es lo peor que le puede pasar al murciano.

Como siempre ante Struff, los inicios son vitales ya que el alemán es experto en aburrirte hasta la saciedad con su juego de saque y ojo, mucho más. El teutón no solo sabe sacar y eso hace que si está entonado te vaya minando la moral a base de latigazos y de juego en la red. Carlos lo vio venir en el primer set y fue poco a poco trabajando para llevarse la primera manga. Empezó con opciones de break y luego la cosa cambió de bando y fue Struff el que tuvo opciones de romper. Los dos se perdonaron la vida al principio, pero Carlos no lo hizo posteriormente y esa diferencia le hizo llevarse, con algo de sufrimiento, el primer set.

En el segundo, Carlos repitió exactamente los mismos errores que en la final del año pasado le condenaron a pelear contra la sorpresa. Alcaraz hizo lo difícil, fácil y al revés, hecho que aprovechó Struff para seguir metido en el partido y poner en problemas al español. Cuando Carlos se atasca, lo hace de verdad y cuando tuvo que tomar decisiones frías optó por el show y el espectáculo. Struff se lo creyó y zasca, tie break para el germano y partido de nuevo en el aire.

En el tercero, Carlos empezó a hacer lo que tenía que hacer, es decir, simplificar sin desacelerar. El problema no estaba siendo su intensidad o su potencia sino la toma de decisiones en momentos puntuales. Su box le pedía calma, aunque no era sencillo. El español fue un funambulista en el inicio de la tercera manga y logró el break que le colocó 3-1 y posteriormente 4-1. Faltaba rematar y se volvió a liar en el peor momento. Tuvo varias bolas de partido con 5-3 y saque y las perdió todas. Su rival forzó el 5-5 y por momento estuvo más cerca el 5-6 que el 6-5. Se llegó al tie break y Carlos casi vuelve a liarse. Por suerte, el español es de hierro y convierte la adrenalina en tenis, logrando así el punto definitivo y el partido.

Pasado el mal trago, Carlos se medirá a Rublev en cuartos de final. Partido divertido, peligroso y lleno de adrenalina. Alcaraz es favorito, pero el ruso es imprevisible. Puede pasar de todo.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro