Menú

Centenares de madrileños se manifiestan contra Gallardón y la subasta de la EMVS

Este mes de agosto varios centenares de familias madrileñas han tenido una más que desagradable sorpresa: las casas de la EMVS en las que viven en régimen de alquiler y que esperaban poder comprar van a ser subastadas a empresas privadas. Este martes, se han manifestado en Madrid para protestar.

0

Con toda la premeditación y la alevosía vacacional que cabe esperar de una medida que se toma a 30 de julio y se notifica a los afectados a primeros de agosto, la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) de Madrid ha anunciado que va a subastar cuatro de las promociones que actualmente posee y cuyos ocupantes, 630 familias, viven en régimen del alquiler.

Precisamente estos ocupantes se manifestaron este viernes en pleno centro de Madrid (desde la Plaza de Cibeles hasta Sol) varios centenares de personas de las familias afectadas, que se han visto sorprendidas por la decisión del Ayuntamiento y están dispuestos a luchar contra ella.

"Legal quizá, injusto seguro"

Los vecinos admiten que probablemente la subasta que va a emprender la EMVS es legal, ya que el contrato firmado por los beneficiarios afirma que a su finalización la entidad podrá "facultativamente" ofrecerles la opción de adquirir su vivienda, es decir, no se obliga legalmente a hacerlo.

Sin embargo, algunos abogados consultados apuntan que dicha cláusula podría ser nula de pleno derecho y, en cualquier caso, los afectados denuncian que se trata de una medida radicalmente injusta que, además, perjudica a familias en una situación económica muy delicada, no en vano para acceder a estas promociones no se pedía un mínimo de renta como sí se pide para los pisos de la EMVS que se venden y no se alquilan.

El PSOE en el Ayuntamiento también se ha mostrado muy crítico con el proceso, así su portavoz de Urbanismo y Vivienda en el Ayuntamiento, Daniel Viondi, ha dicho que "nadie obliga" al ayuntamiento a realizar estas subastas, sino que "lo hacen porque la EMVS no tiene liquidez y necesitan vender su patrimonio a toda costa sin importales un carajo las familias que viven allí".

Además, el concejal socialista recuerda que según la legislación vigente la subasta debería contar con una aprobación del órgano competente de la Comunidad Autónoma de Madrid que no se ha producido, por lo que "sin esa autorización previa del Gobierno de Esperanza Aguirre la subasta debería ser anulada", concluye. Como mínimo esto lanza más dudas sobre la legalidad del proceso.

Y no deben estar completamente claras las cosas cuando el momento para presentar la subasta ha sido agosto y los plazos para realizarla llamativamente cortos (si no se para el proceso se efectuará el próximo día 13), además no se ha informado a la oposición municipal y de hecho, el PSOE solicitó un consejo extraordinario de la EMVS hace más de veinte días para tratar el tema pero, tal y como denuncia Viondi, "el Gobierno municipal ha denegado esta petición basándose en aspectos reglamentarios. La razón verdadera es que no quieren dar la cara".

"Gallardón ladrón, Gallardón especulación, Gallardón..."

La manifestación de este martes transcurrió con completa tranquilidad y en un ambiente al mismo tiempo reivindicativo y festivo. Los vecinos acudieron por centenares a la llamada de la coordinadora que se está montando sobre la marcha para articular la protesta y las acciones legales que puedan emprenderse.

Camisetas, pancartas escritas sobre mantas y carteles llenaron un buen tramo de la calle Alcalá, en la que los vecinos también gritaron a pleno pulmón eslóganes en los que el alcalde Gallardón tuvo un lógico y principal protagonismo: se pudieron escuchar gritos como "Gallardón ladrón", "Gallardón especulación" y Gallardón rimando con otras palabras que no es posible reproducir aquí pero que sin duda adivinarán sin dificultad.

Y es que estamos ante la primera ocasión en toda España en la que un ente público como la EMVS realiza una subasta de este tipo para que la propiedad de los edificios pase a manos privadas, y los vecinos lo han interpretado como una maniobra inaudita que pone en juego su futuro como familias, así algunas pancartas ofrecían un tan breve como acertado análisis económico y político de la cuestión: "La EMVS paga su deuda con nuestro futuro".

En definitiva, es la penúltima noticia sorprendente de una EMVS que ya lleva un buen tiempo siendo objeto de polémica y cuya deuda, como destapó Libertad Digital hace unos meses, se ha disparado en más de mil millones sólo en la primera parte del año.

En Libre Mercado

    Servicios