print
LA MENOR SUBIDA INTERANUAL DESDE 1996

El frenazo de la afiliación a la Seguridad Social avanza un PIB inferior al 2 por ciento

El frenazo de la economía nacional no sólo está destruyendo empleo neto (180.000 parados más en apenas dos meses) sino que ha mermado en un 50 por ciento la capacidad productiva del país para generar nuevos puesto trabajo. La afiliación a la Seguridad Social registró el pasado febrero la peor tasa de crecimiento interanual desde 1996. De mantenerse dicha tendencia, el PIB español avanzará menos de un 2 por ciento en 2008.

Analistas observan recesión en el horizonte español

Noticia publicada el 10-03-2008

LD (M. Llamas) El incremento de la tasa de desempleo a lo largo de los últimos meses, hasta situarse en el 8,6 por ciento actual, es una señal más  de la debilidad económica actual que sufre el país, pero no la única. Sólo entre el pasado enero y febrero las listas del INEM han engrosado más de 180.000 parados, hasta alcanzar los 2,3 millones de desempleados.
 
Sin embargo, a la destrucción neta de empleo se suma además la creciente debilidad de la economía nacional para generar nuevos puestos de trabajo. El pasado mes de febrero, los datos de afiliación a la Seguridad Social registraron un incremento interanual del 1,6 por ciento (19.176 altas), lo que supone el menor incremento interanual desde 1996 (1,5 por ciento).
 
Así, los datos del Ministerio de Trabajo muestran el impacto real que ha generado el frenazo económico en apenas un año: la media de afiliados entre enero y febrero de 2007 avanzó a un ritmo medio del 3,5 por ciento interanual frente al 1,8 por ciento del presente ejercicio. Es decir, que la capacidad de la economía española para crear empleo ha descendido un 50 por ciento en los últimos 12 meses.
 
De hecho, el número medio de afiliados del pasado febrero presenta un descenso para el total del sistema de 120.651 trabajadores (19,25 millones) respecto a la media alcanzada en diciembre de 2007 (19,37), o que supone una caída del 0,62 por ciento en apenas dos meses.
 
El dato es significativo, ya que existe una relación directa entre le evolución del crecimiento económico y los datos de afiliación. El PIB nacional avanzó a un ritmo medio del 3,5 por ciento anual durante la pasada legislatura, mientras que las altas en el sistema general de la Seguridad Social creció un 3,54 por ciento de media anual. De este modo, el incremento actual del 1,6 por ciento indica que, de mantenerse esta tendencia, el PIB español crecerá por debajo del 2 por ciento en 2008.
 
 
Los principales sectores destruyen empleo
 
El decremento más acusado de nuevos afiliados ha afectado al sector de la construcción. En concreto, la crisis inmobiliaria ha provocado un descenso de 13.806 afiliados, un 0,75 por ciento menos con respecto al pasado enero. En tasa interanual, la evolución es mucho peor: casi 105.000 contratos menos que en febrero de 2007 (un descenso del 5,43 por ciento).
 
A ello se suman los últimos datos de paro. En concreto, la tasa de desempleo aumentó un 11,5 por ciento en tasa interanual el pasado mes (240.000 desempleados más que en febrero de 2007). De éstos, más de 180.000 se produjeron entre el pasado enero y febrero. Ante estos datos, el Gobierno confía en que el creciente volumen de desocupados, muchos de ellos procedentes del sector de la construcción, puedan ser reabsorbidos en otras ramas de actividad.
 
 
Sin embargo, todas las actividades productivas se han visto deterioradas: 17.000 parados más en el sector agrario, 8.000 en la industria, 72.000 en la construcción y 114.000 en el sector servicios, tomando la media interanual de enero y febrero del presente año con respecto al mismo periodo de 2007.
 
 
La destrucción de empleo se ha intensificado desde el pasado verano, coincidiendo con el estallido de la crisis de las hipotecas subprime en EEUU y el consiguiente endurecimiento de las condiciones crediticias, tanto a nivel nacional como internacional. Dada la incertidumbre económica existente que padece el mercado internacional, y en base a las negativas previsiones que arroja la crisis inmobiliaria en España, será difícil detener dicha tendencia.
 
Los principales organismos económicos continúan revisando a la baja sus previsiones sobre el crecimiento español para 2008: una aumento del PIB no superior al 2,5 por ciento. Pese a ello, el recién reelegido presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha prometido alcanzar el pleno empleo en 2012.
 
Por el momento, tanto los índices de actividad económica como de confianza del país se siguen deteriorando por momentos.
 

    




Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados