print
8,5 BILLONES DE DÓLARES, POR EL MOMENTO

EEUU compromete el 60% de su PIB en el mayor rescate público de la historia

Suma y sigue. Si hace un mes, la factura del mega-rescate financiero en EEUU ascendía a 3,2 billones de dólares, en la actualidad, se ha disparado hasta los 8,5 billones (el 60,7% del PIB de 2007). Eso sin contar la supuesta garantía pública que se pretende extender al mercado de créditos derivados.

La UE: 130.000 millones contra la crisis
La Fed inyecta 800.000 millones de dólares

Noticia publicada el 25-11-2008

LD (M. Llamas) Día tras día, el Gobierno de EEUU, con el secretario del Tesoro, Henry Paulson, a la cabeza de toda la operación, extiende un poco más su red de protección pública con el fin de evitar que el conjunto de su sistema financiero se desplome por el precipicio, al observar que las medidas puestas en marcha hasta el momento no han logrado, en ningún caso, evitar la debacle.
 
De este modo, parece confirmarse que el objetivo último de la Administración norteamericana consiste en tratar de nacionalizar toda la mala deuda de la banca estadounidense, tal y como adelantó este periódico.
 
Pese a que la cifra que se mantiene en la retina de la mayoría de espectadores alude a los 700.000 millones de dólares del polémico Plan Paulson aprobado por el Congreso, en realidad, el coste total del paquete de salvamento financiero, a cargo de los contribuyentes estadounidenses, multiplica esta cuantía por más de diez.
 
7,4 billones de dólares para descongelar el mercado
 
Hace apenas un mes, la factura del mega-rescate ascendía a 3,2 billones de dólares. Un dinero que, de alguna u otra forma, decidieron comprometer los reguladores públicos de EEUU para salvar el sistema. Ya entonces, los analistas consultados por LD advertían de que, pese a todo, esta cifra podría ascender a 7 billones a corto y medio plazo. Como mínimo, 5 billones. Hasta el momento, la factura no sólo ha alcanzado esta cifra sino que ya la ha superado.
 
La Fed comprará activos bancarios: 800.000 millones
 
En concreto, el Gobierno de EEUU ha destinado 7,4 billones de dólares mediante la aprobación de múltiples y complejos mecanismos de rescate público. Una cifra a la que, además, hay que sumar los más de 300.000 millones de dólares en avales públicos facilitados al coloso financiero Citibank y los 800.000 millones de dólares anunciados el martes por la Reserva Federal (Fed) para la compra de activos hipotecarios y respaldar créditos al consumo.
 
300.000 millones para rescatar a Citibank
 
De este modo, la suma total de dinero público inyectado al sistema financiero estadounidense asciende a una cifra récord de 8,5 billones de dólares. Es decir, el 60,7% del PIB de EEUU en 2007 o, lo que es lo mismo, casi ocho veces el PIB de España. Las promesas de apoyo a la banca parecen no tener límite, alcanzando cifras desorbitadas en lo que, hoy por hoy, se erige en el mayor rescate público de la historia.
 
En el último mes, el Gobierno de EEUU ha aprobado nuevas medidas y ha ampliado la extensión de otras ya existentes. De este modo, y sin contar los últimos planes anunciados en los últimos días (el rescate de Citibank y la última inyección de la Fed), la Administración ha comprometido 7,4 billones de dólares, ya sea a través de préstamos o nacionalizando deuda bancaria (compra de activos), informa Bloomberg.
 
El seguimiento de las distintas partidas muestra que la Fed ha destinado 4,5 billones de dólares hasta el pasado lunes.
 
The Fed Part 1 
 
The Fed Part 2
 
El dinero público adjudicado por el Tesoro de EEUU asciende a 1,1 billones de dólares.
 
The Treasury
 
La factura de la Aseguradora Federal de Depósitos (FDIC) se aproxima a los 1,5 billones de dólares.
 
The FDIC
 
Por último, el dinero del rescate gestionado por la Federal Home Loan Banks (FHA), una agencia encargada de ofrecer financiación a bajo coste a las instituciones financieras estadounidenses, alcanza los 300.000 millones de dólares.
 
The FHA
 
Más de 24.000 dólares por habitante
 
En total, 7,4 billones procedentes del dinero de los contribuyentes. Una cifra que equivale a más de la mitad del PIB del país. De hecho, tan sólo esta cuantía de dinero prometido equivale a 24.000 dólares por habitante, incluidos hombres, mujeres y niños. Casi multiplica por nueve los que se ha gastado hasta ahora EEUU en la guerra de Irak y Afganistán, según las cifras de la Oficina Presupuestaria del Congreso. Con este dinero se podría pagar más de la mitad de las hipotecas del país.
 
A ello, hay que sumar los más de 300.000 millones del rescate de Citi y los 800.000 millones que acaba de anunciar la Fed para adquirir activos hipotecarios y avalar préstamos al consumo. En total, 8,5 billones de dólares que recaen sobre la espalda de los contribuyentes estadounidenses.
 
“Ya se trate de préstamos o gasto directo, son dólares procedentes de los impuestos que se van por la ventana”, según el congresista republicano Scott Garrett, miembro del Comité de Servicios Financieros. “Ha llegado el momento de que consideremos qué tipo de limitaciones deben aplicarse a la Reserva Federal para que la autoridad sea devuelta a los representantes elegidos” en contra de los nombrados a dedo.
 
Mientras, el congresista republicano Darrell Issa afirma que “lo que no entiende la gente es que no es probable que esta gran exposición (por parte de los contribuyentes) se convierta en realidad, pero ¿y si lo hace?”. Además, “no hay suficiente transparencia”. En este sentido, la prensa estadounidense denunció recientemente a la Fed y al Tesoro por negarse a facilitar los bancos beneficiados por los préstamos del Gobierno.
 
La mayor crisis de la historia moderna
 
Sin embargo, el coste público de la actual crisis carece de precedentes. Se trata de la “peor crisis financiera de la historia moderna”, según alerta Ethan Harris, economista jefe de Barclays Capital en EEUU y ex economista de la Fed de Nueva York. Como consecuencia, asistimos a “la mayor intervención pública de la historia moderna”.
 
No obstante, la denominada tormenta perfecta ha borrado del mapa casi 30 billones de dólares. Más del 40% del valor bursátil de las empresas del mundo, y se ha llevado por delante tres de las mayores empresas de Wall Street. La depreciación de activos ha originado pérdidas superiores a los 600.000 millones de dólares entre las entidades estadounidenses, según datos recopilados por Bloomberg. El desplome se asemeja ya al crack del 29.
 
El Gobierno sólo recuperará el 18% del dinero

Pero más allá de las caídas bursátiles, el problema se cierne ahora sobre slos contribuyentes. Una de las conclusiones extraídas de un estudio en el que se analizan  124 crisis bancarias en los últimos 27 años desvelan una "verdad incómoda": Las crisis bancarias pasadas sugieren que los costes fiscales van a ser probablemente "sustanciales".
 
De hecho, es "muy poco probable" que un Gobierno obtenga beneficios de un programa de recapitalización, añade el estudio. Así, el informe apunta que "la tasa de recuperación media es sólo del 18% de los costes fiscales brutos".
 
En la crisis bancaria que sufrió EEUU en los años 90, el rescate efectuado por el Gobierno ascendió a 209.000 millones de dólares, de los cuales 173.000 millones procedieron de los contribuyentes, según un informe de 1996 de la Oficina de Contabilidad del Gobierno. En este caso, las pérdidas para los contribuyentes amenazan con batir todos los récord alcanzados hasta la fecha.


Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados