Menú

El futuro senador de EH Bildu "movía los hilos entre los presos y ETA"

Latasa Getaria, expulsado de ETA, dice que les visitaba en prisión para trasmitirles las órdenes de la dirección la banda.

7

Una vez constituido el Parlamento vasco, con la configuración salida de las pasadas elecciones regionales del 21 de octubre, se ha iniciado el trámite para que la Cámara designe a los nuevos senadores autonómicos que representarán a la comunidad vasca en el Senado. Para ello, los tres partidos más votados (PNV, EH Bildu y PSE) ya han presentado a sus candidatos, que serán elegidos en próximas fechas.

EH Bildu, la coalición electoral que incluye a los candidatos de la ilegalizada Batasuna-ETA, que precisamente anunció este jueves su disolución ante la cercana constitución formal de Sortu, registró el pasado 28 de diciembre la candidatura de Iñaki Goioaga Llano para el cargo.

Este abogado vizcaíno, que ha ejercido como abogado de presos de ETA, fue absuelto en febrero de 2012 por la Audiencia Nacional al no poder demostrarse que fuese el ideólogo de un intento de fuga de presos de la banda terrorista ETA del centro penitenciario de Huelva en verano de 2007. Para la fuga, tenían previsto alquilar un helicóptero y llevarse a varios terroristas aprovechando sus horas de patio en la prisión.

Ahora, un exterrorista de ETA, en libertad condicional desde 1998 y que fue expulsado de la banda en 1994 por abogar por el fin de la violencia y la apertura de un proceso negociador con el Gobierno, aporta datos sobre la labor que habría desempeñado Iñaki Goioaga dentro de la estructura de la banda.

En un artículo titulado "De comisario político de ETA a senador de España", que publica en el blog Arabatik –referencia entre el ala más radical del PNV en el territorio histórico de Álava–, José Miguel Latasa Getaria –exmiembro de los grupos Donosti y Goierri de ETA y responsable de ocho asesinatos, entre ellos, el de la exdirigente de ETA Yoyes– asegura que "desde que entré en la cárcel ya me pusieron al día de que era él, el abogado de Gestoras que mandaba en el colectivo".

"Después, con el tiempo, ya fui viéndolo con mis ojos que este elemento era quien movía los hilos entre los presos y ETA. El venía con las órdenes concretas, quien, al menos conmigo, Kubati y alguno más decía cuándo había que hacer huelga de hambre, plante o las dos cosas y se permitía, incluso en el ínterin, decirnos que tenía esa noche sidrería. Su chulería sobrepasaba los límites de lo normal", continúa el exterrorista.

Explica que el ahora candidato a senador llegó a visitarle en la antigua prisión de Nanclares de Oca (Álava) –ahora sustituida por la moderna cárcel de Zaballa– "para leerme la cartilla y decirme que no tenía que estar en ese Centro Penitenciario".

"Yo ya tenía claro mi posición al respecto y se lo hice saber, diciéndole, que si ya había leído aquello que entregué para la Organización, en la que pedía que los enfermos saliesen cuanto antes y aquellos que no aguantaban la cárcel, también; como que se dejase solicitar las redenciones e incluso se acudiese a los Jueces para solicitar con carácter retroactivo muchas de ellas y de eso ya hacía casi dos años de ello (algo que desde hace unos años se permite y si no, que se lo pregunten a De Juana)", añade.

"El no quería saber nada de esto, deseaba que yo le dijese cual era mi posición, la cual se lo dije: que no estaba a favor de continuar con la lucha armada y que se debería dar un alto el fuego unilateral para retomar unas negociaciones. Una vez oído lo que quería se largó sin despedirse y a los diez días fui expulsado de la Organización ETA por colaborador con el Estado Español y esto por medio del diario Egin", continúa.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios