Menú

El gran fiasco de Corinna que afectó a 14 grandes empresas españolas

Contrataron a Cheyne Capital y Arox a propuesta de la amiga del Rey. Los árabes no aportaron lo prometido; los españoles, 200 millones.

Libertad Digital
12

La creación del Fondo Hispano Saudí de Infraestructuras y Energía, gestión en la que participó activamente la "entrañable" amiga del Rey, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, derivó en un gran fiasco para las empresas españolas que participaron en él, según informa El Mundo.

En el SSIF –por sus siglas en inglés- participaron finalmente 14 compañías: Obrascon-Huarte, Grupo Villar Mir, Endesa, Mutua Madrileña, Sacyr Vallehermoso, Albertis Infraestructuras, Acciona, Iberdrola, Isolux Corsan, Técnicas Reunidas, ACS, Unión Fenosa, Caja Madrid y La Caixa.

El Fondo fue presentado oficialmente el 19 de junio de 2007 en el Palacio de El Pardo, aunque fue el 21 de diciembre del mismo año cuando se formó formalmente. El proyecto consistía en reunir 1.000 millones de dólares para invertir en la construcción de gigantescas infraestructuras en Arabia Saudí: los socios españoles se comprometieron a asumir el 20% de las aportaciones al SSIF, mientras que el socio Saudí, Sagia, debía de hacerse cargo del 80% restante. En teoría, en 2007 debían aportarse a SSIF 680 millones de dólares y el resto, hasta 1.000 millones, tendría que estar comprometido en firme en 2008.

Los amigos de Corinna

Los gestores que se contrataron para el Fondo fueron Cheyne Capital y Arox Infrastructure Limited. Jonathan Lourie y Stuart Fiertz, por parte de Cheyne, que intervinieron directamente en la gestión, son amigos de la princesa Corinna. Las fuentes consultadas por el diario de Unidad Editorial apuntan que fue precisamente la aristócrata alemana quien propuso su nombre. Por otra parte, Arox es una empresa con sede en Suiza, cuyo responsable es Eberhard von Koerber.

Como apoyo en España, los gestores del Fondo contrataron los servicios de Morgan Stanley, banco de inversión con el que ya habían operado en sus oficinas de Londres. Según diversas fuentes, Corinna, además de estar presente en el acto de presentación en el Palacio de El Pardo, intervino en algunas reuniones operativas del SSIF de la mano de los representantes de Cheyne Capital.

Los árabes no cumplen

El primer impulsor del SSIF fue el gobernador de Sagia, Amir El Dabbagh. Sin embargo, las fuentes declaran que el papel de Corinna en su puesta en marcha fue "esencial". Una de las personas que participó en las negociaciones asegura que, en 2008, se llevó a cabo una primera aportación por parte de los socios españoles que se elevó a los 200 millones de dólares. Sin embargo, los socios árabes no aportaron su parte.

Fue entonces cuando los gestores del SSIF contrataron a Juan Garrigues, dueño de una empresa de fomento de infraestructuras, para que hiciera de puente entre los gestores del Fondo y las empresas españolas. Garrigues acudió a Arabia Saudí para recabar información, pero la situación económica se había complicado mucho y el gobernador de Sagia había perdido su interés inicial en el macroproyecto.

Finalmente, las empresas españolas desembolsaron 15.236.833 dólares, que aportaron según los compromisos de inversión que habían asumido cada una en la constitución del SSIF. Según fuentes de toda solvencia, detalla El Mundo, Corinna cobró sus servicios de Cheyne Capital y su minuta supuso cerca de cinco millones de dólares.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios