Menú

Defensa condecora a dos de los militares muertos por su trabajo en Afganistán

A uno de ellos se le concede la Cruz al Mérito Militar con distintivo azul. Al otro, una citación como distinguido en la Orden General.

6

Dos de los tres militares fallecidos el pasado lunes en la base Álvarez de Sotomayor de la Legión (BRILEG), ubicada en el municipio almeriense de Viator, donde se produjo una fuerte explosión en las cercanías de un blindado BMR cargado de morteros en circunstancias que todavía están siendo investigada un juzgado militar, han sido condecorados por el Ministerio de Defensa por el trabajo que realizaron en la guerra de Afganistán durante 2012.

Exactamente, se trata de los brigadas Antonio Navarro García y Manuel Velasco Román. Al primero de ellos, le ha sido concedida la Cruz al Mérito Militar con distintivo azul por su intervención al desactivar un IED (artefacto explosivo improvisado) cuando era jefe del Equipo de Desactivación de Explosivos en el puesto avanzado de combate de Ludina.

Según refleja el expediente que llegó al ministerio, Navarro García "aseguró la zona, evitó poner en riesgo al personal desplegado y procedió a desactivar el artefacto manteniendo en todo momento la serenidad. Su maestría permitió además conocer de forma más detallada los procedimientos del enemigo, elevando así el nivel de instrucción de nuestras fuerzas".

Nacido en 1967, era soltero e ingresó en el Ejército de Tierra en 1987. Estaba destinado en la BRILEG desde 1995, donde era técnico en desactivación de explosivos (TEDAX), participando también en otras misiones internacionales como Bosnia, Kosovo y Líbano.

Por su parte, a Velasco Román se le ha concedido una citación como distinguido en la Orden General por la desactivación de un artefacto explosivo con disparador de radio control (RCIED) en la ruta Sulphure, en la zona de Jakane. El brigada era jefe del equipo de desactivación de explosivos y con esta citación se le reconoce "su valor, serenidad y calma mantenida durante la desactivación".

Nacido en 1968, estaba casado y tenía dos hijos. Ingresó en el Ejército de Tierra en 1986, estando destinado en la BRILEG desde 2002. Era operador de EOD (desactivación de explosivos) y que había participado en otras misiones internacionales como Bosnia, Congo o Líbano.

El expediente para la concesión de las recompensas militares por hechos extraordinarios en operaciones había recibido el visto bueno del Comandante del Mando de Operaciones el pasado 24 de abril de 2013, y, tras entrar el pasado 10 de mayo en el Ministerio de Defensa, fue firmado ayer martes por el ministro, Pedro Morenés, de acuerdo con la tramitación habitual.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios