Menú

Zarrías, señalado por el exchófer de la cocaína

Le acusa de ser uno de los inductores a la inclusión de intrusos.

1

Gaspar Zarrías, actual secretario federal de Política Municipal del PSOE y ex mano derecha de Manuel Chaves y todopoderoso consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía durante 13 años, ha resultado señalado por Juan Francisco Trujillo, exchófer del ex director general de Trabajo Francisco Javier Guerrero, como uno de los inductores a la inclusión de intrusos en los ERE fraudulentos financiados con el fondo de reptiles. El País, que lo destaca en su edición andaluza, añade que Trujillo inculpó al asimismo diputado socialista en su declaración como imputado ante la juez Mercedes Alaya el pasado marzo durante la Operación Heracles y que mencionó reuniones de Guerrero con el entonces Consejero de Economía y Hacienda, José Antonio Grñán.

Según su testimonio, "Zarrías llamó en varias ocasiones a Guerrero para incluir a personas en prejubilaciones. Lo conocía por comentarios de Guerrero". Zarrías ha rechazado las acusaciones y las ha califiado de "tontería", aludiendo a la escasa credibilidad de quien las ha formulado. Es el segundo diputado socialista que aparece claramente en el caso junto con el exconsejero de Empleo José Antonio Viera que la Guardia Civil considera que tuvo un "papel esencial" en las ayudas a empresas de la Sierra Norte sevillana. Precisamente, es un deseo manifiesto de la Junta de Andalucía, de IU, del PSOE y de la mayor parte de los implicados que Mercedes Alaya impute a alguno de ellos de modo que el caso pase a otras manos por el aforamiento del que se benefician ambos.

Trujillo, al que se atribuyen 22 delitos y que presuntamente se gastó miles de euros en cocaína y fiestas junto a Guerrero, insistió en su declaración en la conexión de Zarrías con el intermediario Juan Lanzas. Textualmente dijo: "Lanzas presumía de tener línea directa con Gaspar Zarrías. Podría pasar que le transmitiera a Guerrero alguna orden, petición o consejo de Zarrías" y aludió a sus presiones para que la empresa de azulejos Gres de Vilches (Jaén) recibiera ayudas de la Junta.

Y con Griñán

El chófer tambièn se refirió a una reunión entre Guerrero y el presidente de la Junta y exconsejero de Hacienda, José Antonio Griñán, Trujillo mencionó llamadas telefónicas entre ambos en las que Guerrero reclamaba la ampliación de los pagos. Griñán afirmò que nunca en su vida se ha reunido con el señor Guerrero. Trujillo acusó a Francisco Reyes, secretario general del PSOE de Jaén, de ser socio de Lanzas en una de sus múltiples empresas, cosa que Reyes dijo era falso.

Trujillo afirmò saber que Guerrero se reunió con José Antonio Griñán cuando éste era consejero de Economía "y también con el secretario de Hacienda o el secretario de Economía para desatascar el retraso que había en los pagos de subvenciones, pólizas y ayudas", algo que "sabe porque Guerrero se lo comentó en el trayecto de vuelta desde la Consejería de Hacienda a la Dirección General de Trabajo", precisa ABC.

Cocaina en coche oficial

Subraya El Mundo que Gregorio Martínez, el camello del ex director general de Trabajo y Seguridad Social Javier Guerrero, confirmó a la Guardia Civil que compró cocaína en el barrio sevillano de las Tres Mil Viviendas mientras le esperaba el chófer del alto cargo con el "coche oficial".

Martínez recibiió ayudas de la Junta por 90.081 euros a través de la empresa de la que era accionista mayoritario -Promociones Vinícolas de Sevilla SL- como anticipo abonado por uno de los bufetes de abogados implicados en la causa de una subvención del fondo de reptiles.

El detenido confesó que había comprado droga "en tres o cuatro ocasiones" para el entonces conductor de Guerrero , Juan Francisco Trujillo Blanco.

Precisó el camello que la primera vez adquirió 10 gramos de cocaína con un billete de "500 euros" que le entregó Trujillo y le esperó en los aledaños de las Tres Mil Viviendas "con el coche oficial de Javier Guerrero". En la segunda ocasión compró también en el citado barrio sevillano otros 10 gramos de coca con otro billete de 500 euros, entregando la droga en un restaurante de la sevillana calle Luis Montoto.

Posteriormente compró otros 20 gramos que llevó a Andújar, localidad natal del ex chófer de Guerrero y recibió 1.000 euros en efectivo en dos billetes de 500, además de otros 400 euros que sacó de un "cajero próximo".

Semanas después, el chófer le llamó desde el "hotel Alfonso XIII" para que le comprara 10 gramos de cocaína pagándole con 700 euros.

Más investigaciones de la Guardia Civil

La juez Alaya, a causa de las investigaciones de la Guardia Civil, quiere saber ahora si a través de las asociaciones de trabajadores creadas en grandes ERE con cientos de trabajadores, se desviaron fondos públicos hasta empresas de la trama corrupta. Ya se constató el desvío de dinero en el caso de la Asociación de la Faja Pirítica, el expediente más caro con casi 120 millones, unos "fondos transferidos a la mediadora Uniter para en muchos casos ser desviados irregularmente a terceras personas mediante la utilización de empresas instrumentales".

La Guardia Civil considera que el caso de la Faja Pirítica de Huelva puede ser un modelo de actuación en el caso de las sobrecomisiones pagadas a través de las asociaciones de trabajadores en otros ERE como Delphi o Santana Motor. En todos los casos el dinero es desviado de manera irregular de los fines para los que se libró.

Según la Benemérita, el dueño de Uniter, José González Mata, percibió desde el grupo Generali ingresos por 32 millones, pero declaró solo 12 millones.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation