Menú

Una empresa pública andaluza infla facturas para beneficiar a directivos

Factura por cada proyecto salarios mayores de los que paga a su personal. A cada proyecto le aplica un 6% de "gastos generales" sobre el total.

(Sevilla)
10

La empresa pública Sandetel, participada en un 51% por la Agencia IDEA -la agencia que está en todas las salsas, desde los ERE y su fondo de reptiles a Invercaria-, y en un 49% por la RTVA, más conocida por Canal Sur, reparte incentivos entre sus directivos, pero los obtiene de inflar las facturas que presenta a la Junta de Andalucía para su cobro, mientras despide a trabajadores y recorta los salarios de su plantilla.

Según El Mundo, "los incentivos proceden de un capítulo de "gastos generales" en la contabilidad de la sociedad, que se nutre del 6% que aplica la empresa en todos los proyectos que factura a la Junta de Andalucía por gastos estructurales no imputables a ningún proyecto en concreto -teléfono, alquileres, salarios de algunos puestos estructurales...- y de las llamadas, en el argot de la empresa, "mochilas", con las que se inflan los costes del personal asignado a cada proyecto.

Las facturas que Sandetel presenta incorporan una serie de conceptos y, a su suma, se le aplica el 6% -que es el máximo que contempla la ley- para cubrir otros gastos no imputables directamente al proyecto en cuestión.

Curiosamente, los incentivos que se reparten a final de año los cargos de la empresa se incluyen en las facturas, aunque no estén especificados como tales en las mismas. Según Sandetel, los incentivos de los directivos se incorporan al apartado de "sueldos de las personas asociadas al proyecto", si bien "no existe documento que recoja al detalle qué incluye este apartado". Pese a ello, un portavoz oficial de Sandetel insiste en que "el cliente" sabe que la factura incluye estos incentivos.

En 2012 se repartieron unos 168.000 euros en incentivos. En este 2013, la cifra ha rondado los 163.000 euros. Según la Junta, ese dinero se reparte exclusivamente entre los "mandos intermedios, es decir jefes de área y unidad". La Junta de Andalucía defiende esta práctica.

Según la versión oficial, de estos incentivos se beneficiaron "60 personas de la plantilla, formada por unos 240 trabajadores". En 2012, antes de que Sandetel absorbiera a Sadesi -de la que ya era propietaria al cien por cien-, eran menos de cien. En 2012, también, la empresa despidió a varios trabajadores con la mala situación financiera de la empresa como argumento.

Pero según El Mundo, ese dinero se lo reparte un grupo reducido de personas, entre los que se encuentran los directores de los departamentos. Y, además, esos incentivos se han seguido abonando incluso a pesar de los despidos que se han llevado a cabo, supuestamente por la reducción de ingresos de la compañía, y de los recortes salariales a la plantilla en aplicación del plan económico financiero de la Junta, que contemplaba reducciones de sueldo para los trabajadores públicos.

Los incentivos se han concedido de manera arbitraria por decisión del hasta hace unos días consejero delegado de Sandetel, Daniel Ortega Trujillo, y se detraen de un capítulo genérico de "gastos de estructura", según fuentes próximas a la sociedad. Este capítulo se nutre de las aportaciones de dinero público de la Junta de Andalucía por medio de encomiendas de gestión que realiza a través de la Agencia IDEA.

Un sobrino de Felipe González

Juan Manuel González Mejías, sobrino del expresidente del Gobierno Felipe González y secretario general de Innovación -y, como tal, presidente de Sandetel- fue quien puso en marzo de 2011 a Daniel Ortega al frente de la sociedad pública, cargo del que ha dimitido hace pocos días, para dar el salto, con cierta polémica, a la empresa privada Microsoft.

La Junta, para la que trabajaba hasta hace pocos días, considera "éticamente reprobable", en palabras del consejero de Innovación, José Sánchez Maldonado, la rápida incorporación de Ortega como directivo de Microsoft España si bien aseguran que Ortega "no ha hecho contratos" con Microsoft mientras ha dirigido Sandetel, pese a lo cual la Junta apela al artículo 7.2 de la Ley de Incompatibilidades de 2005, que indica que se abstendrán de desarrollar actividades privadas directamente relacionadas con expedientes sobre los que hayan dictado resolución en el ejercicio del cargo, durante los dos años siguientes a la fecha de su cese en el desempeño del cargo.

Sandetel es una sociedad instrumental de la Junta de Andalucía, dependiente de la Consejería de la Presidencia. Está participada en un 51% por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía, dependiente de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía, y en un 49% por RTVA.

Irregularidades que salpicaron a Zarrías

El informe de la Cámara de Cuentas correspondiente al año 2007 detectó graves irregularidades en Sandetel y sus filiales, como el descontrol general y contrataciones de empresas a dedo por la Junta, entre otras.

En el momento de los hechos, Zarrías era el consejero de Presidencia y su primo, José Carlos Alarcón Arévalo, era el consejero delegado nombrado en 2004. En la gestión de Sandetel, participaron además la actual consejera de Economía y Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, hasta 2005, y el amigo de Griñán, Eduardo Clavijo, además de otros. El PP remitió a la Fiscalía el informe por creer que algunos hechos implican la comisión de delitos.

Empresa y amiguetes

En el momento de los hechos, 2007, ¿quiénes eran los administradores de Sandetel? El consejero delegado era hasta 2009 José Carlos Alarcón Arévalo, Ingeniero de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid, primo de Gaspar Zarrías y verdadero artífice del control de los medios de comunicación en Andalucía por parte de la Junta y el PSOE. Su nombramiento fue cosa de su primo, Gaspar, en el año 2004. Su cese se produjo en 2009, dos años después de los hechos, de los que era, pues, responsable. Carmen Martínez Aguayo, exconsejera de Economía y Hacienda, imputada en el caso de los ERE, fue cesada como consejera en 2005.

También aparecían como consejeros, cesados todos ellos junto a Alarcón Arévalo los siguientes:

  • Eduardo Clavijo Fernández-Palacios, fue director de gabinete de Griñán en el ministerio de Trabajo y amigo personal suyo.
  • Francisca Montiel Torres, Directora Gral. de Calidad, Innovación y Prospectiva Turística de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte.
  • Miguel Ángel Serrano Aguilar, Director General de Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía IDEA, la agencia que concedió la subvención de 10 millones de euros a Matsa, la empresa apoderada por Paula Chaves.
  • Rafael Camacho Ordóñez, íntimo amigo de Manuel Chaves, de quien fue portavoz del gobierno socialista y luego director general de la RTVA sin solución de continuidad.

El PP mandó el informe de la Cámara a la Fiscalía

El portavoz de Hacienda y Presupuestos del PP andaluz, Salvador Fuentes, subrayó que el informe sobre estas empresas "confirma que hay actuaciones fraudulentas al margen de la ley que pueden ser constitutivas de delitos".

También anunció que exigirá en la Cámara andaluza una comisión de investigación, "sin descartar denunciar el asunto en los tribunales", debido a que se trata de "gravísimos hechos" en el ámbito contable, laboral y de contratación, que "pueden ser constitutivos de delitos".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios