Menú

El parado que denunció el fraude de los cursos de formación sufrió represalias

A raíz de esto, Javier Martín mantuvo una interesante correspondencia con un funcionario de la Junta, que aquí detallamos.

(Sevilla)
44

Javier Martín, el parado que contó en su blog su experiencia en un curso fraudulento, no se paró en barras y denunció el caso a la Junta de Andalucía poco después de los hechos dando origen a una interesante correspondencia con el funcionario Pedro Jesús Sánchez Becerra, de la Consejería de Empleo, quien se dedicó a "torear", esto es, a no entrar en el fondo de la cuestión de la denuncia y a sembrar dudas sobre los hechos. Pero el adjudicatario del curso despidió al denunciante nada más enterarse.

En la primera contestación a la denuncia, Sánchez Becerra, un empleado público de la confianza de la Consejería puesto que incluso aparece como redactor de algunos de sus libros de orientación, admite que lo que recibió es una "sugerencia/queja" relativa a diversos aspectos referentes a cuestiones tales como la impartición, contenidos... "referente a un curso de Formación Profesional para el Empleo al que, según nos indicas, fuiste admitido y realizaste en la localidad malagueña de Alhaurín El Grande".

Tras respetar su opinión y decir que los "seres humanos" cometen errores, se dedicó durante más de cincuenta líneas a a hacer propaganda de los programas de empleo de la Junta sin atender el objeto de la denuncia. Incluso relataba los requisitos exigidos para ser adjudicatario de un curso que son los que no se cumplían.

La respuesta de Javier Martín, días después, fue contundente:

Lo que no puedo entender es que no se pongan medidas a la hora de comprobar si realmente las personas adjudicatarias de los cursos de formación, están o no capacitadas para ello. Me explico: El curso al que te hice mención que realicé fue de "Elaborador de Productos Cárnicos". El aula donde nos impartían la teoría estaba dentro de una nave con el techo de chapa, con lo que los cambios térmicos se notaban. No teníamos vestuarios (primero nos cambiábamos los chicos y luego las chicas, o vicerversa). El servicio era unisex y sin agua caliente. Las taquillas eran más antiguas que con las que yo hice la mili. Para las prácticas no contábamos con guantes de seguridad (los tuvimos que poner los alumnos), no había protectores de antebrazo, los cuchillos los tuvo que traer un compañero de su casa porque los de la fábrica eran malos...

Me dices en tu mensaje que las personas se pueden equivocar, y eso yo lo entiendo; pero también me dices que "los formadores han de cumplir los requisitos establecidos en los distintos Programas Formativos o Certificados de profesionalidad". Yo no creo que Juan Zumaquero Merino (el que se llevaba la pasta del curso) goce de esos requisitos, y si los cumple os está engañando a vosotros y lo que es peor, a nosotros.

Y añadía: "Lo que no es normal es que horas antes de que llegase la inspectora (Cármen Sánchez) al curso, nosotros ya lo supiésemos. Esto me da a entender que hay una mano negra que avisa de que se va a producir una inspección. Entonces a qué jugamos???

Respuesta de Pedro Jesús Sánchez Becerra

Le dice "de corazón" al denunciante que no pueden controlar los cursos que se dan en Andalucía completamente porque "el volumen de cursos de la oferta formativa de Formación Profesional para el Empleo, tanto presencial como a distancia o través de la metodología "on line"-"e-learnig", como sabrás, Javier, es muy elevado". Tras ello, le anima a arrimar el hombro y a dirigirse al Departamento de Seguimiento de la Delegación de Empleo en Málaga.

Ante esta respuesta, el parado denunciante escribe otro correo electrónico de respuesta y dice: "Si aquí de lo que se trata es de arrimar el hombro para que los parados salgamos de esta situación, te diré que esta mañana, tras haberse enterado Juan Enrique Zumaquero Merino (que es quien tú sabes el adjudicatario del curso que realicé) de los comentarios que te hago y de alguno que otro artículo que publico en mi blog, no ha tenido otra ocurrencia que rescindirme el contrato que me había hecho. Todo sea por arrimar el hombro.Y yo te pregunto: ¿Si a esta persona le han adjudicado un curso para crear empleo, por qué rompe un contrato cuando se dicen las verdades sobre él?

En segundo lugar: ¿Cómo es posible que la administradora de su empresa sea una tal Sra. o Srta. Mª Remedios González Garci que trabaja en Redtrabaj@ (dirección que me mencionas en tu primer mensaje para que acuda a buscar trabajo) y sea ella quien ha tramitado todo el tema de mi despido?

En tercer lugar: ¿Cómo es posible que esta Sra. o Srta. pueda administrar la empresa de esta persona cuya razón social es Zureja Formación S.L.U. con C.I.F. B-93060366 con domicilio en C/General Ibáñez nº 42 29013 Málaga, y este sitio no sea más que una casa plurifamiliar y una fábrica de embutidos desvencijada sin ninguna estancia en la que se pueda impartir ningún tipo de materia, a menos que quieras quitar telarañas y roña por todas partes?

En cuarto lugar: ¿Cómo es posible que esta persona sea tan "choriza" que tras darme el finiquito aludiendo que no he superado el periodo de prueba, me lo haga firmar a fecha de 8 de los corrientes, robando 4 días a mi contrato?

Sencillamente te diré que vistos estos hechos no me queda otra idea que pensar que el caciquismo sigue estando presente en ciertos estamentos públicos en los que tú te encuentras".

El funcionario duda de la versión del denunciante

Pedro Jesús Sánchez Becerra, de la Junta de Andalucía, Consejería de Empleo, contesta de nuevo al denunciante, Javier Martín, pero esta vez ya empieza a poner en duda la versión del parado. Y le dice: "Con toda la sinceridad posible, que me sorprende, tanto como Funcionario de Carrera por Oposición que soy (es decir, servidor público) como persona humana, lo que me indicas en el correo al que te contesto ahora. Desde luego, permíteme la expresión, si todo es como tú indicas (no tengo motivos para dudarlo, pero siempre, en un Estado Social y Democrático de Derecho como es España, es necesario escuchar todas las versiones de todas las partes-estamos seguros que lo comprenderás-y tener todas los elementos probatorios fehacientes) se trata de una circunstancia difícilmente comprensible y realmente lamentable".

Pero a continuación le recuerda "que existen medios en nuestro Ordenamiento Jurídico para trasladar a los Organismos Públicos competentes aquellas circunstancias o hechos que se consideren no se ajustan a las normas. Luego confiesa ser un simple funcionario "de a pie" y ahí quedó la cosa.

El parado Javier Martín le responde que "para litigar con cualquier persona sólo hacen falta tres cosas: dinero, tiempo y ganas. Lo malo es que como parado no tengo dinero; tiempo, todo; pero sobre todo ganas. Pero aunque tú solamente seas un funcionario de a pie, tú sí que tienes los mecanismos para poder evitar que este tipo de aberraciones existan en el panorama público andaluz. Es más, como ciudadano te exijo que seas tú quien ponga en conocimiento de quien sea competente los hechos que te relato".

El funcionario de Empleo responde otra vez diciendo que ya se ha trasladado -como se hace en estos supuestos- a la instancia correspondiente (nuestra Jefatura de Servicio, que, a su vez, se la trasladará a la Dirección Provincial de Málaga, ya que nosotros te respondemos desde Sevilla) tu queja sobre el curso de Formación Profesional para el Empleo que nos indicaste para que se lleven a cabo las actuaciones que legal y reglamentariamente correspondan en Derecho.Puedes estar tranquilo con respecto a eso. La "máquina" administrativa está en funcionamiento".

Pero el parado fue a la calle y no se tiene constancia de acciones contra el adjudicatario del curso fraudulento denunciado.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios