Menú

La procesión de los legionarios en Hospitalet, en el punto de mira del nacionalismo

Las autoridades catalanas pretenden que el Arzobispado prohíba esta procesión que vulnera los principios del proceso separatista catalán.

Las autoridades catalanas pretenden que el Arzobispado prohíba esta procesión que vulnera los principios del proceso separatista catalán.

La antaño cristiana Cataluña es ya una región en la que la fe es algo residual. El nacionalismo ha tenido mucho que ver en una descristianización que de una manera fulgurante ha borrado la religiosidad de un pueblo. Y en esta religiosidad entraban precisamente las procesiones, una muestra de fe popular muy característica en España.

Precisamente por eso mismo durante las últimas décadas se han ido suprimiendo gran parte de las procesiones en Cataluña y es bastante complicado ver en Semana Santa y otro tipo de fiestas procesiones como sí ocurre en otras regiones españolas. Sin embargo, la emigración durante los 60 desde Andalucia y Extremadura llevó al extrarradio de Barcelona y de las grandes ciudades también estas tradiciones, que a duras penas aguantan a estas alturas.

Una de estas procesiones, y también de las más llamativas, es la procesión que se lleva a cabo cada Jueves Santo en una de estas ciudades del cinturón de Barcelona, Hospitalet de Llobegrat. Allí el Cristo de la Buena Muerte procesiona por las calles escoltado por la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona.

Según informa Germinans, una página de información religiosa en Cataluña, esta procesión puede tener las horas contadas. El objetivo de las autoridades políticas nacionalistas es que la Legión no pasee por las calles de Cataluña pues no hay símbolo más español, según creen, que los legionarios procesionando por Hospitalet y además en una procesión.

En este sentido, desde el Ayuntamiento y otros estamentos estarían seguros de que la procesión no saldrá el próximo Jueves Santo por sus calles, pero no sólo en Hospitalet sino en ninguna localidad de la Diócesis, en este caso la de Barcelona.

Sin embargo, las autoridades no pueden prohibir de manera arbitraria esta procesión sólo por el hecho de que les parece inaceptable en pleno proceso separatista. Por ello, según Germinans, estaría todo organizado para que la procesión sea prohibida por aquel que sí tiene potestad para hacerlo, el cardenal de Barcelona, Lluís Martínez Sistach. Cuentan con que los obispos catalanes no alberguen tampoco una procesión que choca frontalmente con el nacionalismo catalán y su objetivo de invadirlo todo, también la Iglesia.

En este sentido, el Arzobispado no tendría demasiados problemas pues precisamente en Hospitalet los párrocos ya habían arrinconado las procesiones y sólo quedaría aislar al sacerdote que se ha ofrecido a presidir la procesión del Cristo de la Buena Muerte al que acompañan los legionarios. Lo siguiente sería que esta procesión no pudiese salir en toda Barcelona por orden del cardenal. De este modo, Sistach sería el cooperador necesario de las autoridades políticas.

No es la primera ve que Hospitalet sale a relucir en este aspecto. Hace escasas semanas el Ayuntamiento de esta ciudad, dirigido por el PSC, prohibía la tradicional procesión de la Virgen de Gracia de Carmona que se debía celebrar el 18 de mayo aludiendo argumentando a que se estaba en tiempo electoral y porque ya era suficiente con las procesiones de Semana Santa

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro