Menú

La Audiencia tumba la credibilidad del testigo clave en el caso Jimmy

Absuelve al único condenado hasta la fecha por homicidio porque el llamado "testigo protegido" también participó en la pelea.

5
La Audiencia tumba la credibilidad del testigo clave en el caso Jimmy
Jimmy, hincha radical del Deportivo fallecido | Archivo

La investigación por la muerte de un hincha radical del Deportivo de la Coruña ha retrocedido al kilómetro 0. Ha transcurrido más de un año y medio desde aquel 30 de noviembre de 2014 de infausto recuerdo para los aficionados al deporte. Los avances en la instrucción giraban en torno a la versión de un "testigo protegido", también imputado por participar en la riña tumultuaria, que declaró bajo amenazas. El hecho de que la Audiencia Provincial de Madrid haya desacreditado sus palabras no solo supone la absolución del único condenado hasta el momento por homicidio en el caso Jimmy, al mismo tiempo arranca de raíz el grueso de las diligencias practicadas hasta la fecha.

El Juzgado de Menores número 4 de Madrid impuso el pasado 10 de febrero una condena de seis años de internamiento de régimen cerrado seguido de dos años de libertad vigilada a Álvaro C.G., conocido como Kitkat. La sentencia le atribuyó los delitos de homicidio, riña tumultuaria, y tenencia ilícita de armas, apoyada principalmente en el interrogatorio al testigo protegido. Según el juez, entre los asistentes a la pelea se encontraban los tres menores expedientados: tanto Álvaro G.C. como como I.D.D.C. portaban "sendas defensas extensibles", mientras que J.P.C llevaba un palo. "En un momento de la reyerta y tras observar cómo un joven mayor de edad golpeaba en la cabeza a Francisco Javier Romero, Kitkat le golpeó con la defensa extensible en la zona abdominal y, con ánimo de causarle la muerte, continuó propinándole golpes ayudado por otros tres jóvenes mayores de edad. Posteriormente, y a sabiendas de su crítico estado, algunos de ellos le lanzaron al río Manzanares".

Para los otros dos menores de edad, que en principio no se habían enfrentado directamente a Jimmy, acordó sanciones menores. A I. D. C., quien no declaró durante el juicio, le impuso un año de libertad vigilada como autor responsable de un delito de riña tumultuaria y de un delito de tenencia ilícita de armas. Al tercer menor, J.P.C.N., como autor responsable de un delito de riña tumultuaria, le castigó con 60 horas de prestaciones en beneficio de la Comunidad a sustituir por cinco permanencias de fin de semana en centro cerrado.

Testimonio incierto y contradictorio

La Audiencia Provincial de Madrid se ha manifestado este viernes en unos términos que resquebrajan la condena por homicidio al menor de alias Kitkat. Los magistrados han revocado parcialmente la resolución del Juzgado de Menores. En concreto, le exoneran del delito más grave, el de homicidio, y mantienen únicamente los de riña tumultuaria y tenencia ilícita de armas. En la resolución se pone de manifiesto la vulneración de los derechos procesales del menor así como "la falta de credibilidad del denominado testigo protegido", cuya declaración fue determinante para el fallo condenatorio inicial.

Es la respuesta del órgano judicial de segunda instancia al recurso de apelación interpuesto contra la sentencia. De esta forma, rebajan la condena a Kitkat a sesenta horas de prestación en beneficio de la comunidad, sustituible por las cinco permanencias de fin de semana en centro cerrado. Tal y como establece la Sala, "no existe prueba de cargo suficiente para destruir la presunción de inocencia del menor A.C.G. respecto del delito de homicidio.

Para verificar la falta de credibilidad del "testigo protegido", la Sección Cuarta expone tres razones. Que el menor que compareció amenazado no tiene en realidad la condición de testigo, sino la de imputado, por lo que declaró tanto ante Fiscalía y Juzgado de Menores sin obligación de decir la verdad. Desde un punto de vista subjetivo, las circunstancias de su aparición en el proceso pueden deberse a móviles de autoexculpación o a la búsqueda de otras ventajas procesales, y las versiones de los hechos que ha ido ofreciendo a lo largo del procedimiento presentan relevantes discrepancias entre sí. Desde un punto de vista objetivo, sus declaraciones no están suficientemente corroboradas por elementos objetivos y externos que permitan atribuirles credibilidad, lo único que permiten corroborar es la participación del menor en la riña tumultuaria que tuvo lugar el día de los hechos, pero no su intervención en la muerte de ‘Jimmy’.

Declaración bajo amenazas

Aquel 30 de noviembre de 2014 se disputaba un Atlético de Madrid-Deportivo de la Coruña correspondiente a la Liga. Los rojiblancos se mantenían en la lucha por la competición doméstica y el equipo gallego huía de la zona baja de la tabla. Pero los acontecimientos previos ocultaron esa disputa. Alrededor de 200 radicales, también del Rayo Vallecano, el Alcorcón y el Sporting de Gijón, se citaron en los aledaños del Vicente Calderón. La reyerta a orillas del Manzanares se saldó con 21 detenidos y, sobre todo, con un miembro de Riazor Blues fallecido, el propio Francisco Javier Romero.

En el Juzgado de Menores, durante la vista a puerta cerrada y pese a las amenazas, los médicos forenses aportaron un dictamen confirmando la muerte a consecuencia de los traumatismos y no del ahogamiento. El testigo protegido aseguró que Álvaro alias Kitkat era uno de los dirigentes del Frente Atlético, y que el día de la reyerta golpeó con patadas y golpes con la porra el abdomen de Jimmy. Añadió que dicho menor participó también al tirar el cuerpo del hincha al Manzanares.

Los Juzgados de Madrid acordaron también hace meses la prisión provisional de Pedro M. M. y Jesús F., los otros dos jóvenes mayores de edad que presuntamente golpearon a Jimmy hasta la muerte. La Policía arrestó a los acusados por haber amenazado al "testigo protegido" en las horas previas a la vista oral. El magistrado ordenó la apertura de una pieza separada y están investigados judicialmente por la posible comisión de un delito contra la administración de la Justicia y otro delito de amenazas.

"La medida de prisión provisional resulta proporcional y necesaria para proteger a la víctima dada la violencia demostrada por los detenidos en el pasado y su implicación en grupos como Frente Atlético", recoge el auto de prisión. El magistrado recuerda también en el escrito judicial que "Pedro M. M. está imputado en la causa (que sobre los mayores de edad se sigue en el Juzgado de Instrucción nº 20 de Madrid) por el fallecimiento de Francisco Javier Romero Taboada (Jimmy) y consta información de su pertenencia al Grupo Frente Atlético como encargado de vender productos con lotería de Navidad".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation