Menú

El 'Carnicero de Mondragón' que presume de 'gudari' "se cagó de miedo" cuando fue detenido

Un veterano del GAR narra cómo fue detenido el etarra, tras un tiroteo de dos horas. "Dice que es un gudari; aquel día fue un cagari".

0
Un veterano del GAR narra cómo fue detenido el etarra, tras un tiroteo de dos horas. "Dice que es un gudari; aquel día fue un cagari".
El 'Carnicero de Mondragón', saliendo de prisión | EFE

Un veterano jubilado del GAR ha contado en un foro de internet que comparte con otros colegas del instituto armado que durante la detención, en junio de 1984, del terrorista Jesús María Josu Zabarte, el ‘Carnicero de Mondragón’, el etarra se "cagó de miedo".

En un texto del que se hace eco El País, el veterano del GAR, que prefiere no dar su nombre, arranca contando que el asesino "no es un gudari, es un cagari": "A este hijo de la gran p… lo detuvimos el GAR en Hernani tras un tiroteo de dos horas desde la puerta hasta la última habitación. Las cosas pasaron así. Al principio de todo, el tinglado estaba allí". "El conductor del entonces comandante Galindo, tan famoso después con el paso del tiempo –se refiere a Enrique Rodríguez Galindo, jefe del cuartel guipuzcoano de Intxaurrondo, ascendido más tarde a general y condenado a 71 años de cárcel por el asesinato de Lasa y Zabala-, quiso ganarse una medalla y entró en el piso recibiendo un tiro en el vientre, y se metió en la primera habitación a la izquierda, desangrándose".

Según el guardia civil, "en tanto el GAR ya estaba enfrascado a tiros, la munición se acababa y había que ayudar a los compañeros tirando cargadores a rastras por el pasillo –dentro de la vivienda-. Al final se decidió terminar con los dos etarras, que tiraban a la libanesa, uno con un Kalashnikov y el otro con un subfusil MAT-53 de fabricación francesa".

En estas, Zabarte entra en el relato: "Pues bien, el tercero en discordia era el súper macho éste. (…) Al principio he contado que el conductor del comandante Galindo se desangraba en la primera habitación según se entraba por la puerta a la izquierda. Pues el etarra Zabarte lo estaba observando todo, porque en esa habitación había un zulo donde él se escondía tras un espejo chino, pues allí escondido estaba el muy… Tuvo la oportunidad de rematarlo, pero no lo hizo. Y no lo hizo porque sabía que -si lo hacía- después iba él... Y cuando tras el tiroteo se produjo el registro del inmueble, allí le encontramos, tras el espejo y dentro del zulo, cagao de miedo, sí, sí, cagao físicamente, y con la pistola en la mano, que del acojono que tenía no la tenía ni montada. Así era y son estos carniceros...".

Finalmente, el veterano de los GAR señala que "un hombre cuando mata, asume morir, pero este, cuando vio que también podía caer, se cago vivo. Ahora dice que es un gudari…aquel día fue en realidad un cagari".

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD