Menú

La ausencia de bolardos en Las Ramblas abre el debate sobre la falta de seguridad

El Ministerio del Interior recomendó su instalación. La Generalidad, con competencias, no obligó a su colocación.

0
El Ministerio del Interior recomendó su instalación. La Generalidad, con competencias, no obligó a su colocación.
Las Ramblas, el día después del atentado. | EFE

Ni bolardos ni jardineras de piedra. El atentado yihadista cometido en Barcelona este jueves, en el que los terroristas utilizaron una furgoneta para realizar un atropello múltiple en Las Ramblas de la Ciudad Condal, ha abierto el debate sobre si había o no falta de seguridad en el lugar del atentado, donde el ayuntamiento de Ada Colau no había colocado ningún elemento de seguridad pese a las recomendaciones generales del Ministerio del Interior.

Días antes de las pasadas navidades, el departamento de Juan Ignacio Zoido recomendó a los principales ayuntamientos españoles que colocasen barreras físicas en las áreas más transitadas de sus ciudades para evitar atentados en forma de atropellos masivos como el acontecido unos días antes contra un mercadillo navideño en Berlín o el ocurrido el pasado verano en el paseo marítimo de Niza.

La medida no fue bien recibida por la Consejería de Interior de la Generalidad de Cataluña, que tiene transferidas las competencias de seguridad ciudadana y que tiene margen propio para tomar decisiones en materia de lucha contra el terrorismo. Es por lo que los Mossos d´Esquadra no ordenaron al ayuntamiento de Barcelona colocar estos elementos de seguridad en los principales puntos de la ciudad de manera permanente.

El consistorio de la Ciudad Condal sólo lo hizo de manera temporal en las Navidades pasadas en la Avenida María Cristina, junto a la plaza de España, durante la celebración del Año Nuevo y en las calles por donde discurrió la Cabalgata de Reyes. Tras estos actos, los retiró. En La Rambla, donde el jueves se produjo el atentado terrorista, no se instalaron ni de manera provisional con motivo de esas fiestas.

El primero en reaccionar ha sido el primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, quien ha publicado dos mensajes en la red social Twitter hablando del tema: "Para dejar las cosas claras. Jamás el ayuntamiento de BCN se ha negado a poner bolardos. Siempre que se le ha requerido, lo ha hecho", decía el primero. "Las medidas antiterroristas las determinan los responsables de Interior. El Ayto. colabora y aplica estas instrucciones", decía el segundo.

Por su parte, el consejero catalán de Interior, Joaquim Forn, ha afirmado que es imposible colocar bolardos, jardineras de piedra u otros elementos de seguridad en cada punto de Barcelona porque no impediría los atentados terroristas, ya que podrían actuar en puntos no previstos de la ciudad, y a la vez dificulta el tráfico rodado en la ciudad.

En España

    0
    comentarios

    Servicios