Menú

Sánchez y Rivera, a la gresca: "Vuelo gallináceo; discurso precocinado; lecciones ni una…"

Los líderes de PSOE y Ciudadanos protagonizan uno de los debates más broncos de la moción de censura.

0
Albert Rivera. | EFE

Hace apenas dos años defendían en el hemiciclo un acuerdo de Gobierno a la postre frustrado y se intercambiaban elogios y parabienes. Este jueves, cuando Pedro Sánchez ya tenía amarrados los apoyos para convertirse en presidente del Gobierno, el líder socialista y Albert Rivera han protagonizado uno de los debates más duros que se recuerdan entre dos líderes en la cámara baja.

En la primera réplica, Sánchez abría las hostilidades ironizando sobre el sentido del voto de Ciudadanos con una sonrisa en la boca: "No me ha quedado claro qué va a votar. No sé si va a votar sí, o no, o se va a abstener. Me gustaría que lo aclarara". A partir de ahí, el secretario general del PSOE se empleaba a fondo en un ataque global al líder naranja, a su partido, a su proyecto, a "su discurso precocinado" e, incluso, a su equipo, con mención especial a su secretario de Comunicación, Fernando de Páramo, y al secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, que asistía al rapapolvo en el escaño contiguo al de su jefe de filas.

En síntesis, Sánchez acusaba a Rivera y a los suyos de frívolos, "me imagino que habrá recitado delante de un espejo el discurso, pero honestamente me ha parecido un sumatorio de argumentarios", y de inconsistente: "El señor Villegas, en una comparecencia que pasará a la historia, como también la del señor Páramo, a la hora del conocimiento que tiene el grupo de Ciudadanos de la Constitución y del reglamento de esta cámara, dicen que no, que no hay moción de censura, que lo que se tiene que hacer es convocar unas elecciones anticipadas. Desconociendo que cuando se presenta una moción de censura no se pueden convocar elecciones, pero ¡qué más da! En palabras del señor Páramo: 'Esto es burocracia parlamentaria'".

"Usted no me va a dar lecciones de democracia" le espetaba el candidato socialista a Rivera, a quien acusaba de poner por delante "sus intereses personales y partidarios" ya que, argumentaba, intenta impedir que el PP "renueve su liderazgo" porque, de hacerlo, sus "expectativas electorales irán a la baja". Un pronóstico que se atrevía a concretar aún más: "Cuando lleguen las elecciones, ya veremos si es tercera fuerza política. Usurpar el espacio que tiene el PP, si el PP a partir de hoy hace sus deberes, ya le auguro un negro futuro".

La réplica de Rivera

Rivera replicaba: "Vamos a intentar remontar el vuelo, porque ese vuelo gallináceo no es recomendable". El líder de Ciudadanos ironizaba con el respaldo expresado por Sánchez a los Presupuestos Generales del Estado aún por tramitar en el Senado: "Ayer ustedes votaron con Podemos subir los impuestos" le recordaba en alusión a la Comisión de Economía celebrado el viernes sobre las Cuentas Públicas.

El dirigente naranja, además, centraba su crítica al candidato de la moción en el apoyo de los separatistas que le permitirá llegar a La Moncloa: "Usted tiene un problema, que sus aliados creen que los que queremos ser españoles somos inferiores y no somos inferiores, somos iguales".

"Vamos a hacer oposición a un Gobierno que pretende desmantelar la igualdad entre españoles" con unos socios que pretenden "sacar tajada de la debilidad de su Gobierno".

El rifirrafe entre Sánchez y Rivera se extendía también a los contactos entre PSOE y Ciudadanos de los últimos días, protagonizados por Villegas y el secretario de organización socialista, José Luis Ábalos. Sánchez le reprochaba que hubiera propuesto como candidatos instrumentales a históricos como Javier Solana, Ramón Jáuregui o Nicolás Redondo Terreros sin la "cortesía" de haber contactado primero con ellos. Rivera, por su parte, aseguraba que tanto al dirigente socialista como al coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo, les trasladaron que la legislatura estaba agotada y por ello no apoyarían el techo de gasto como en años anteriores.

"Ustedes no propusieron convocar elecciones, ustedes quieren gobernar a cualquier precio" le precisaba Rivera, mientras que Sánchez insistía en que, a su juicio, el problema es que el presidente de Ciudadanos no quiere, bajo ningún concepto, que sea el propio líder del PSOE el que "firme ese decreto de convocatoria".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco