Menú

Todo lo que no podían hacer pero hicieron los presos golpistas en el Congreso

El Supremo autorizó que los presos golpistas que resultaron elegidos tomaran posesión del escaño, con condiciones. Los separatistas se las saltaron.

Libertad Digital
0
Todo lo que no podían hacer pero hicieron los presos golpistas en el Congreso
Junqueras saluda a Sánchez ante la mirada de Carmen Calvo | Europa Press

Como era de esperar, todos las miradas se posaron este martes en Oriol Junqueras, Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Rull en el día en que quedaba inaugurada la XIII Legislatura. Los cuatro presos, procesados por el golpe del 1-O, fueron autorizados por el Supremo a tomar posesión de su escaño con condiciones, como la prohibición de mantener reuniones de trabajo o de comunicarse con los medios. Ellos, recibidos como estrellas, aplausos incluidos, por parte de algunos de los diputados, se burlaron de varias de las normas.

La primera de ellas fue la de la fórmula para prometer la Constitución. Lo hicieron por "imperativo legal" y añadiendo menciones a su "lealtad" al mandato del referéndum del 1-O o, en el caso de Junqueras, "como preso político" y "desde el compromiso republicano". La nueva presidenta del Congreso, Meritxell Batet, se lo permitió.

También les concedió Batet el privilegio de despedirse en persona de varios de sus familiares presentes en la cámara antes de regresar a la cárcel madrileña de Soto del Real. ERC y Junts pidieron a Batet si podían hacerlo y la socialista dio su visto bueno, según confirmó la diputada separatista del partido de Puigdemont, Miriam Nogueras.

Todos ellos aprovecharon además el material que les brinda el Congreso, móvil y tableta, para contactar con el exterior e incluso lanzar mensajes de campaña, saltándose así la prohibición expresa del Supremo de ofrecer ruedas de prensa. A Jordi Turull se le ha visto mantener varias conversaciones por teléfono y también han grabado vídeos en el hemiciclo. Los cuatro han utilizado las redes sociales para comentar su paso por el Congreso de los Diputados y para pedir el voto para las elecciones del próximo domingo, 26 de mayo.

Otra de las prohibiciones del tribunal que se saltaron los presos fue la de mantener reuniones con sus grupos parlamentarios. Aprovechando que carecían de vigilancia en el interior, los cuatro diputados se movieron con plena libertad hasta el punto de marcharse a desayunar con algunos de sus compañeros en la cafetería reservada a los diputados. Únicamente, Oriol Junqueras fue escoltado por la comisaria de la Cámara Baja a la entrada al hemiciclo.

Tal ha sido la permisividad con los presos que todos, pero en especial Junqueras, han conversado con muchos de los diputados y han recibido el saludo de decenas de ellos, en especial de miembros de Podemos, como el propio Pablo Iglesias, y de diputados de EH Bildu. Al pasar ante Pedro Sánchez, Junqueras le ha dicho al presidente "tenemos que hablar". Era la imagen que más buscaba el líder de ERC. Después Junqueras se ha acercado al escaño de la ministra portavoz en funciones, Isabel Celaá, con quien también ha mantenido una larga conversación mientras se producían las votaciones en la cámara.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation