Menú

Iglesias, a Sánchez: "Sí se puede, adelante presidente"

Dedica el 90% de su discurso a arremeter contra PP y Vox, a los que acusa de "despreciar España" y halaga con "humildad" a los independentistas.

0
Dedica el 90% de su discurso a arremeter contra PP y Vox, a los que acusa de "despreciar España" y halaga con "humildad" a los independentistas.
El saludo entre Sánchez e Iglesias. | EFE

Hace apenas seis meses, en el anterior debate de investidura, Pablo Iglesias mantuvo un agrio enfrentamiento con Pedro Sánchez, al que advirtió de que no dilapidase su "capital político". Este sábado, terminaba su discurso dirigiéndose al candidato por su nombre de pila: "Pedro: estarás al frente de una coalición progresista histórica. Para nosotros es un honor caminar junto a vosotros. Sí se puede, adelante presidente". Durante la ovación de la bancada de Podemos y de la del PSOE, el vicepresidente in pectore se dirigía al escaño de Sánchez para estrecharle la mano.

Lo hacía tras haber dedicado una exigua parte de su discurso tanto al acuerdo de Gobierno -en el que se combinarán, blasonaba, la "experiencia" del PSOE y la "frescura y valentía" de Podemos- como a los independentistas, a los que halagaba adoptando incluso su terminología. Para el futuro número dos del Ejecutivo, España es un país con "exiliados" como aludía a Carles Puigdemont y el resto de fugados de la Justicia tras el golpe secesionista de 2017 en Cataluña.

Iglesias elogiaba también a los líderes en prisión, como el líder de ERC, Oriol Junqueras, y agradecía "humildemente" su labor, afirmaba, en favor del "diálogo". Nada que le valiese el aplauso del portavoz de los separatistas de izquierdas, Gabriel Rufián, con el que mantuvo varios enfrentamientos en diciembre durante las negociaciones para la investidura.

"La ultra ultraderecha"

Pero el grueso de su discurso lo dedicaba Iglesias al PP y Vox, a los que se refería en varias ocasiones como "la ultraderecha y la ultra ultraderecha". Les acusaba de "despreciar a España" por no entender su "diversidad" que abarca, afirmaba, también a los separatistas y a los representantes de Bildu, la marca heredera del brazo político de ETA, que también se abstendrá para facilitar la investidura.

Se dirigía a Santiago Abascal para pedirle modales llamándole "facha" y asegurando que los votantes de Vox preferirían, aseveraba, un "facha educado". Le reprochaba también sus pesquisas sobre los recientes incidentes protagonizados por funcionarios españoles en Bolivia, asegurando que Vox no ha defendido "a nuestros policías y a nuestro cuerpo diplomático".

En cuanto a Pablo Casado, le acusaba de agitar el "discurso de la anti-España" propio, a su juicio, de la dictadura franquista. Iglesias llegaba incluso a elogiar a Angela Merkel y su "responsabilidad de Estado" afirmando que sus correligionarios españoles no están a la altura.

Tras la réplica de Sánchez, quien mostraba su agradecimiento al líder de Podemos y su "generosidad" por dejar al PSOE pilotar la negociación con ERC, ambos se fundían en un abrazo, secundado de una intensa ovación de los diputados socialistas y de Podemos.

En España

    0
    comentarios

    Servicios