Menú

Tomás Gómez obliga a sus diputados a autoexpulsarse en la Asamblea

Mientras que Tomás Gómez mantuvo una cortesía muy poco habitual en sus intervenciones, varios de sus diputados han provocado su expulsión.

0

Los diputados del PSM llegaron al pleno de la Asamblea de Madrid en grupo, entrando en el hemiciclo los 35 al mismo tiempo: la única que faltaba era la propia Maru Menéndez, expulsada la pasada semana.

El desfile de los socialistas, con Tomás Gómez a la cabeza, hacía pensar en alguna nueva estrategia para llamar la atención, expectativa que se ha visto en cierto modo defraudada con la intervención del propio Gómez, mucho más sosegada de lo normal, si bien sí que hizo una referencia despectiva a un reglamento que, según el socialista, "no permite expulsar a unos diputados corruptos pero sí a una que denuncia la corrupción".

Sin embargo, con la pregunta del siguiente diputado socialista en intervenir, José Quintana Viar, se desveló el estrategia: tras preguntar sobre Eurovegas y hacer las críticas habituales al proyecto ha cerrado su intervención exhibiendo unos papeles y afirmando que "cualquiera que lea este informe de la Intervención General del Estado sólo puede llegar a la conclusión de que el presidente González es un corrupto".

Los ruegos de Echevarría

A partir de ese punto se han sucedido las intervenciones, especialmente las del presidente de la cámara, Ignacio Echevarría, que ha rogado en no menos de seis ocasiones al diputado socialista que retirase su expresión, llamándole al orden.

Tras la negativa de Quintana Viar a retirar sus declaraciones Echevarría ha procedido a expulsarle del pleno, pero en lugar de aplicar el artículo 33, como ocurrió en la semana anterior con Maru Menéndez, se ha excusado en el 135, por lo que la expulsión será sólo válida para el pleno en curso y no durante un mes, como en el caso de la portavoz adjunta de los socialistas. Además, ha señalado que la expresión proferida se borraría del diario de sesiones de la cámara.

Echevarría, visiblemente contrariado, ha señalado que lo que estaba ocurriendo "no tiene sentido a menos que se trate de una estrategia y de un reto a esta presidencia". De hecho, ha llegado afirmar que "si es necesario que se quede solo este presidente se queda solo".

El fracaso de Valcarce

La siguiente socialista en intervenir ha sido la exdelegada del Gobierno Amparo Valcarce, que ha mantenido una intervención en su tono habitual, muy agresivo, para terminar con la misma frase que ya había usado su compañero: "Cualquiera que lea este informe de la Intervención General del Estado sólo puede llegar a la conclusión de que el presidente González es un corrupto".

Sin embargo, Valcarce ha fracasado en su propósito, tras advertírselo en varias ocasiones el presidente de la cámara le ha retirado la palabra cuando estaba gritando esa frase y ha actuado como si la socialista no la hubiera pronunciado.

El que sí ha intervenido ha sido el portavoz popular, Íñigo Henríquez de Luna, que ha descargado su indignación, afeándole que no haya hecho él "lo que obliga a hacer a sus diputados", llamándole además "cobarde" y pidiéndole “que sea un hombre" y defienda él mismo sus estrategias.

Dos diputados más fuera

Con muy pocos matices la escena vivida con José Viana, se ha repetido en dos ocasiones más durante las intervenciones de otros dos diputados socialistas: Antonio Fernández Gordillo y Laura Oliva García, que han vuelto a leer la misma frase para ser expulsados también.

En los dos casos el presidente ha invocado el 135, por lo que la expulsión se limita sólo al pleno en curso.

Beiras como ejemplo

El diputado Quintana ha tratado de ofrecer a los medios de comunicación una explicación del comportamiento de los miembros de su grupo. El socialista ha dicho, en referencia a los populares, que "quieren seguir estableciendo la ley del silencio" en la Asamblea de Madrid, aunque según él "más pronto o más tarde acabaremos hablando de la Gürtel".

El diputado del PSM ha dicho que la estrategia de su partido intenta "que este parlamento sea digno". Además buscaban, según ha explicado, demostrar su "desacuerdo con lo que ha pasado con Maru Menéndez".

Quintana ha asegurado que es un caso inédito en el parlamentarismo español, citando como ejemplo la actitud del gallego Beiras y sus insultos a Feijóo, señalando que ni en ese caso fue expulsado".

No dice que González es corrupto

El diputado socialista, en cualquier caso, ha evitado decir fuera del pleno las mismas palabras que ha pronunciado protegido por la inmunidad parlamentaria. Así, se ha limitado a musitar entre dientes que "el señor presidente está establecido en la corrupción" y que debe "dar explicaciones".

Pese a haberlo hecho en ese mismo instante, Quintana ha dicho que "esto no es un problema de excusarse" o no en la inmunidad parlamentaria.

En España

    0
    comentarios

    Servicios