Menú

Los trabajadores de Disney denuncian el "ambiente de terror" en la empresa para imponer la ideología izquierdista

Varios empleados aseguran en una carta que sus creencias son "atacadas por la empresa", un lugar de trabajo "cada vez más incómodo".

Varios empleados aseguran en una carta que sus creencias son "atacadas por la empresa", un lugar de trabajo "cada vez más incómodo".
Estatua de Walt Disney y Mickey Mouse en Disneyland Orlando, Florida. | Pixabay

Un grupo anónimo de empleados de Disney ha publicado una carta en la que denuncia que el lugar más feliz del mundo "se ha convertido en un lugar de trabajo cada vez más incómodo" para aquellos trabajadores "cuyas opiniones políticas y religiosas no son explícitamente progresistas". También han pedido que la empresa se mantenga "políticamente neutral".

La carta de los trabajadores denuncia que "en los últimos años, un grupo de miembros del elenco se ha vuelto invisible dentro de la compañía. The Walt Disney Company (TWDC) se ha convertido en un lugar de trabajo cada vez más incómodo para aquellos de nosotros cuyas opiniones políticas y religiosas no son explícitamente progresistas."

"Observamos en silencio cómo nuestras creencias son atacadas por nuestra propia empresa, y con frecuencia vemos a aquellos que comparten nuestras opiniones, condenados como villanos por nuestros propios jefes", afirman.

"No digas gay" de Florida

Esta carta solo el último episodio de la crisis que está sacudiendo a la empresa a raíz del proyecto de ley "No digas gay" de Florida. Este proyecto republicano prohíbe las lecciones sobre identidad de género y orientación sexual en la escuela primaria. En un primer momento, el CEO Bob Chapek aseguró que Disney se mantendría neutral. Las presiones de la izquierda, huelgas de trabajadores incluidas, le obligaron a recular.

Días después, Chapek se disculpó con los empleados LGBTQ+ en un correo electrónico y dijo: "Hablar con ustedes, leer sus mensajes y reunirme con ustedes me ha ayudado a comprender mejor cuán doloroso fue nuestro silencio."

La decisión de Chapek ha incomodado a muchos de sus trabajadores, que están muy preocupados con la polarización política que se ha desatado en el seno de Disney. "Hemos visto cómo nuestros colegas, convencidos de que nadie en la empresa podría estar en desacuerdo con ellos, se vuelven cada vez más agresivos en sus demandas. Insisten en que TWDC adopte una postura firme no solo sobre este tema, sino también sobre otras leyes y aboguen abiertamente por el castigo de los empleados que no estén de acuerdo con ellos".

"Temor a represalias profesionales"

Los trabajadores acusan a la empresa de haber fomentado "un ambiente de temor" en el que no hay demasiado espacio para los conservadores religiosos o políticos. "Aquellos de nosotros que queremos que la empresa se mantenga neutral solo podemos decirlo en un susurro por temor a represalias profesionales".

La politización de Disney, alertan, "está dañando la moral" entre los empleados y podría lastrar las cifras de audiencia: "A medida que esta politización se abre paso en nuestro contenido y mensajes públicos, nuestros clientes más conservadores se sentirán igualmente no deseados. Solo puedes vilipendiar a tu audiencia el tiempo que tarden en decidir gastar su dinero en otra parte", señala la carta.

Por último, los trabajadores reclaman el papel de "unión" que ha venido desempeñando Disney "durante casi un siglo" y asegura que "sería una lástima tirar todo eso por la borda debido a la presión política de la izquierda".

Temas

En Internacional

    0
    comentarios