Menú

Corbyn lleva al Laborismo al borde del abismo electoral

No sólo es que las encuestas adelanten una auténtica debacle del Labour en las urnas, pero es que ya están llegando los primeros reveses.

LD/Agencias
0

Jeremy Corbyn ha sufrido esta semana un durísimo varapalo electoral, perdió un importante bastión que estaba en manos laboristas desde 1935: la circunscripción inglesa de Copeland. En unas elecciones parciales celebradas este jueves, resultó ganadora Trudy Harrison, perteneciente al Partido Conservador que lidera Theresa May. Es también la primera vez desde 1982 que un partido en el poder le arrebata a la formación de la oposición un escaño en una elección parcial.

Tal y como explica Efe, al ser preguntado por varios medios sobre la derrota en Copeland, Corbyn negó que el problema de este resultado sea él y también rechazó cualquier posibilidad de dimitir.

Sin embargo, algunos diputados achacaron la derrota al liderazgo de Corbyn, quien el año pasado resistió las fuertes presiones internas de su partido para dimitir a raíz de la victoria del Brexit en el referéndum europeo del pasado 23 de junio.

Por ejemplo, el diputado laborista John Woodcock admitió que su formación no es una oposición efectiva al Gobierno de la conservadora Theresa May y reconoció que afronta dificultades: "Siempre se pueden poder excusas, pero, como partido, tenemos problemas", insistió Woodcock en declaraciones a los medios.

Desastrosas encuestas

Las elecciones parciales en Copeland han sido una de las primeras plasmaciones de la catástrofe electoral que todas las encuestas prevén para el Partido Laborista. Por ejemplo: la ultima de la que se hacía eco The Guardian, un medio nada cercano a los tories, daba a los conservadores 13 puntos de ventaja frente a unos laboristas que se quedarían en un 27% de los votos. De confirmarse este porcentaje, sería el peor resultado del labour desde 1983, cuando estaba en pleno apogeo Margareth Thatcher.

La encuesta, que ha contado con 2.000 entrevistas, da otro dato que aún sería más preocupante para Corbyn: sólo el 17% de los votantes aprueba su actuación como líder de la oposición.

El sondeo de The Guardian no es una excepción: las últimas siete encuestas de las que se hace eco la web especializada UK Polling Report abren el hueco entre conservadores y laboristas entre 11 y 18 puntos, con la media superando el 14,5%.

Desde su llegada por sorpresa al liderazgo del Partido Laborista Corbyn ha tenido que superar muchas críticas desde su propios compañeros de filas, que en muchos casos le considerar excesivamente radical para el electorado británico. También se le criticó por su papel en el referéndum sobre el Brexit, pero lo cierto es que ha recibido el apoyo de la militancia laborista y se ha convertido en el único líder que no dimitió tras el sorprendente resultado.

No obstante, aún faltan años para las próximas eleciones en Gran Bretaña, pero la duda en el laborismo es si con Corbyn a la cabeza esto servirá para remontar o para hundirse más todavía.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation