Menú

Campaña de acoso y derribo contra el ginecólogo francés que se negó a atender a una mujer trans

Su entorno denuncia una auténtica "cacería" por parte de activistas LGTBI, después de que defendiera que él solo atiende a "mujeres de verdad".

Su entorno denuncia una auténtica "cacería" por parte de activistas LGTBI, después de que defendiera que él solo atiende a "mujeres de verdad".
Europa Press

El doctor Víctor Acharian jamás imaginó que su carrera podría truncarse por explicarle a un paciente que, tal y como recogen todos los diccionarios, la ginecología es "la parte de la medicina que trata de las enfermedades propias de la mujer" y que "científicamente, un hombre es un hombre y una mujer es una mujer". Sin embargo, desde que el pasado martes el diario Le Parisien se hiciera eco de que este ginecólogo de Pau (Francia) se negó a atender a una mujer trans en su consulta, cientos de usuarios de Twitter le insultan a todas horas, al tiempo que activistas LGTBI copan periódicos y programas de la televisión gala tachándole de tránsfobo y pidiendo a sus compatriotas que no acudan a su clínica.

"Está muy afectado por lo sucedido. Lamenta haber ofendido a esta persona, pero la ciencia es la ciencia y la ginecología es la ginecología", aseguran a Libertad Digital fuentes de su entorno, quienes apuntan que el doctor se habría planteado incluso presentar una denuncia por difamación ante la avalancha de ataques que ha recibido desde que el caso saltara a la prensa. No en vano, la polémica ha traspasado fronteras, e incluso aquí, en España, decenas de usuarios se han sumado a la "cacería", tal y como la califican las fuentes consultadas por LD.

El origen de la polémica

La mujer trans, que mantiene los genitales masculinos, había acudido a la consulta del Doctor Acharian a finales de agosto. Al verle, su secretaria le informó de que el ginecólogo "no se ocupaba de estas cosas" y le invitó a acudir a otro especialista. Acto seguido, su pareja decidió poner una reseña en Google: "Era la primera cita de mi pareja trans, rechazó recibirla y su secretaria nos despidió con frialdad. Nunca jamás".

La respuesta del ginecólogo no se hizo esperar: "Yo soy ginecólogo y me ocupo de las mujeres de verdad. No estoy capacitado para tratar a hombres. Ni siquiera si se han afeitado la barba y vienen a decirle a mi secretaria que se han convertido en mujeres. Mi mesa de examen ginecológico no está adaptada para examinar a hombres. Dispone de servicios especializados y muy competentes para tratar a hombres como usted. Le agradezco que haya avisado a las personas trans de que no vengan a mi consulta".

resena-google-ginecologo-francia-15092023.jpg
La reseña y la respuesta han sido ya eliminadas de Google

Activistas y políticos al ataque

Tales declaraciones -que ya han sido borradas de Google- pronto desataron la ira de los activistas. "Denunciamos los comentarios transfóbicos y discriminatorios del ginecólogo Victor Acharian en Pau. La transfobia es una realidad con graves consecuencias, particularmente en el acceso a la salud. Afecta a todo el territorio", publicó la asociación SOS homophobie, anunciando la inmediata interposición de una denuncia.

La propia aludida también ha confirmado su intención de llevar el caso a los tribunales. "La transfobia no es una opinión, es un delito", subrayó en Le Parisien; una frase que también ha hecho suya la Fédération LGBTI+. A partir de ahí, las críticas han ido in crescendo e incluso han trascendido al ámbito político, reclamando a la ministra de Igualdad que tome cartas en el asunto. "Los fascistas extienden su odio reaccionario y atacan una vez más", sentenciaba el pasado miércoles el subsecretario nacional de Derechos LGBTQI+ del Partido Socialista francés.

En defensa del ginecólogo

Ante la dimensión que ha adquirido este caso, los colegas de Acharian no se han atrevido a hacer más que una tibia defensa de su compañero de profesión. La presidenta del Colegio Nacional de Ginecólogos y Obstetras de Francia, Joëlle Belaisch-Allart, ha reconocido que el doctor Acharian "fue particularmente torpe" en las formas, pero "en el fondo no se equivoca".

Mientras tanto, aunque en redes sociales las críticas han sido mayoritarias, también ha habido muchos usuarios que han defendido la postura del médico. Incluso alguna periodista, como Hala Oukili, se ha atrevido a preguntar en público si "nos hemos vuelto locos": "Los ginecólogos son para mujeres y las mujeres, sin excepción, tienen al menos dos cromosomas XX".

En nuestro país, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia ha eludido la invitación de Libertad Digital para pronunciarse sobre el caso. En su lugar, sin embargo, han sido muchas las feministas que no han dudado en alzar la voz. SOS homophobie pretende la validación del delirio, ha denunciado la asociación Contra el Borrado de las Mujeres, quien ha alertado de lo que podría suceder también en España: "Si un ginecólogo recuerda que sus competencias profesionales le permiten tratar a mujeres, pero no a varones transidentificados, será acusado de transfobia y discriminación, expuesto en la plaza pública para su lapidación".

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Libro
    • Máster