Menú

20 años de la captura de Abimael Guzmán, el "cachetón"

Este 12 de septiembre, Perú celebra los 20 años de la captura de Abimael Guzmán, el sanguinario líder terrorista de Sendero Luminoso.

6
Este 12 de septiembre, Perú celebra los 20 años de la captura de Abimael Guzmán, el sanguinario líder terrorista de Sendero Luminoso.

Decenas de miles de muertos, decenas de miles de trágicas y desgarradoras historias, decenas de miles de desplazados, miles de millones de dólares en pérdidas. De todo esto, durante más de un década en Perú –entre 1980 y 1992–, es responsable Abimael Guzmán, el líder de Sendero Luminoso, el grupo terrorista que durante todos esos años mantuvo en vilo al Perú.

Este miércoles 12 de septiembre, se celebran en el Perú los 20 años de la captura de este enloquecido terrorista, o lo que muchos llamaron "la captura del siglo". Fuera de cualquier tipo de exageración, era sin duda el momento más esperado durante mucho tiempo por todos los peruanos que sufrieron directa o indirectamente la barbarie terrorista y que determinó en gran parte el día a día de muchos ciudadanos. No hay que olvidar que Sendero Luminoso es responsable del asesinato de mucha gente valiosa en Perú que luchó siempre por los más pobres, como la recordada María Elena Moyano, asesinada siete meses antes de este día.

Por la trascendencia que tuvo lo ocurrido el día de la captura de Guzmán, el pasado domingo, todos los medios de comunicación peruanos dedicaron parte de su programación o ediciones a recordar lo ocurrido ese día y sobre todo a exaltar el trabajo de los miembros del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN). Ellos planificaron, desarrollaron y ejecutaron el Plan de Operaciones de Inteligencia "Victoria" que dio como resultado la detención de Guzmán junto a otros dirigentes terroristas. Sus investigaciones –encabezadas por el coronel Benedicto Jiménez y el general Marco Miyashiro- habían durado varios años y estas incluyeron el paciente seguimiento a los terroristas o el análisis minucioso de la basura que salía periódicamente de una casa en una zona residencial de Lima.

Esa noche del sábado, ingresaron miembros de la inteligencia que venían siguiendo los pasos del líder terrorista al que conocían en su código interno como "El cachetón". Como era de esperar, la noticia causó un revuelo inmediato en todo el Perú y las cadenas de televisión inmediatamente informaron de esta importante e histórica noticia para el país. Se había detenido al líder máximo de Sendero, a Elena Iparraguirre, su pareja sentimental y segunda al mando, y a otros seis terroristas. El júbilo no se hizo esperar: había caído Abimael y todos vimos por fin cerca el final de Sendero. En parte, fue así.

Finalmente, esa noche, el coronel Jiménez ("Físico" en clave) oyó lo que estaba esperando: "¡Físico, Positivo, Físico, Positivo, Positivo, aquí está el Cachetón!". Según relato del propio Jiménez en la revista Caretas en su edición del 12 de septiembre de 1996: "No podíamos creer lo que estaba pasando. Saltamos hasta el techo de alegría. Cogí a Águila 10 (otro miembro del grupo de inteligencia) por la cintura y su frágil cuerpo voló por los aires. "¡Victoria, Victoria!" gritamos todos a coro. Nos confundimos en abrazos. El ambiente era festivo. Exclamaciones y hurras de alegría. Nos olvidamos de todo, temores, rencillas, sinsabores, amenazas. El triunfo era nuestro y del pueblo peruano".

Alberto Fujimori y su secuaz Vladimiro Montesinos utilizaron esta detención como su "caballo de batalla", quedando como principales responsables de la misma. Sin embargo, algunos reportajes o documentales se han encargado de desmentirlo como es el caso de "1509 Operación Victoria" (Aquí su tráiler). Ahí los propios Jiménez y Miyashiro cuentan cómo el grupo fue financiado tanto por le empresa privada como por la embajada de EEUU. De hecho, apuntan que Montesinos intentó desactivarlo pero que la cercanía del GEIN con la CIA permitió que el trabajo siguiera adelante. No sólo eso, Jiménez cuenta que uno de los primeros que se enteró del arresto fue George Bush (el padre, entonces presidente de EEUU) ya que con ellos trabajaba un agente de la CIA. Y aclara: "Nuestro presidente (Fujimori) estaba pescando en Iquitos y Montesinos estaba, creo, en alguna embajada". Meses después, Montesinos se salió con la suya y logró desactivar este grupo y todo el trabajo de inteligencia que había logrado.

El hecho es que, sobre las 21:30 de ese día sábado de 1992, el Perú recibió una de las noticias más esperadas por la inmensa mayoría de sus ciudadanos. Fue sin duda el comienzo del fin de un grupo terrorista como Sendero Luminoso. Sin embargo, muchos expertos señalan de manera acertada que es justamente de esa historia que el país debe aprender para que esos atroces episodios de la locura terrorista no se vuelvan a repetir.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios