Menú

Nuevo Parlamento en Venezuela: chavismo debilitado y desesperado

Venezuela comienza el año con la instalación de un nuevo Parlamento, ahora dominado por la oposición. El chavismo, desesperado, sigue maniobrando.

9
Vista general de la Asamblea Nacional de Venezuela. | Archivo

Nadie sabe lo que puede ocurrir este martes, día de la instalación del nuevo Parlamento venezolano. Sus integrantes fueron votados en las elecciones legislativas del pasado 6 de diciembre con una victoria contundente de la oposición, que logró una mayoría calificada de 2/3 de la Cámara con 112 diputados.

Desde que se conocieron los resultados, el chavismo, desesperado ante el evidente fracaso de su propuesta, no ha dejado de maniobrar para dificultar la labor de la oposición hasta el punto de extender el periodo de sesiones en fechas navideñas y obligando a la Sala Electoral del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) –cuyos integrantes fueron nombrados por el chavismo– a suspender sus vacaciones.

Primero instaló un congreso "paralelo" que llamó "Parlamento Comunal Nacional", un órgano de poder chavista cuyas funciones y atribuciones no se han explicado por el momento, aunque se espera que esté destinado a entorpecer la labor del nuevo Parlamento legítimo.

Después fue el turno de la Sala Electoral del TSJ que tuvo que actuar para atender una solicitud de la entonces mayoría oficialista y el ya expresidente del Legislativo Diosdado Cabello, que buscaron la impugnación de algunos de los diputados opositores electos. Como era de esperar, el trámite fue exitoso y los jueces suspendieron a tres diputados. Sin embargo, la oposición, por medio del secretario ejecutivo de la alianza opositora de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, invitó a sus seguidores a acompañarlos en el acto de instalación del nuevo Parlamento: "La invitación (de este martes) es a acompañar a los 112 diputados, ni uno menos", confirmando que todos los diputados electos se presentarán. Además, recordó que las Fuerzas Armadas "tienen la responsabilidad del resguardo de los poderes públicos nacionales".

El hecho es que el nuevo Parlamento comenzará sus labores este martes 5 de enero y una de las principales novedades es que al frente no estará Cabello, hombre fuerte del chavismo, que durante estos años llevó con mano dura el legislativo, acosando constantemente a los opositores y quitándoles una voz que les fue dada por los electores. Ahora el nuevo presidente de la Asamblea Nacional será Henry Ramos Allup, un político con gran experiencia y miembro del partido Acción Democrática (AD).

Su plan parece claro. Hace unos días ya señaló que el trabajo para buscar el fin del gobierno de Nicolás Maduro antes de cumplir su mandato en 2019, forma parte de "acuerdos suscritos y ratificados" por todos los integrantes de la MUD. Además, también está en agenda el proyecto de ley de amnistía y reconciliación nacional para liberar a los que consideran presos políticos, una norma que, aseguró Ramos Allup, se llevará adelante, aunque el jefe de Estado no la apoye.

El trabajo no será fácil. Se espera que el chavismo mine lo más posible la labor legislativa y mantenga la misma actitud demostrada desde que se confirmó su fracaso electoral. Maduro ya lo ha advertido y no ha dudado en amenazar a la oposición. Los 55 diputados chavistas estarán finalmente para eso y no hay dudas de que las sesiones del nuevo Parlamento traerán muchas novedades.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios