Menú

¿Por qué este martes Libertad Digital aparecía como "sitio malicioso"?

La complejidad del funcionamiento de la publicidad en internet y la lenta respuesta de Google fueron los causantes de los avisos.

0

Este martes 10 de julio por la mañana, los usuarios que empleaban Chrome y Firefox empezaron a ver un mensaje muy alarmante al intentar entrar en Libertad Digital. En él se les advertía que en la web podía haber "software malintencionado" que podía dañar su equipo si la visitaban. Lo que coloquialmente conocemos como un virus. Es más, si se buscaba cualquier cosa en "Libertad Digital" en Google se advertía que la web podía "dañar" el ordenador del usuario e impedía el acceso.

Las consecuencias a corto plazo para nuestro nivel de audiencia han sido considerables. Ningún ataque de ningún hacker ha tenido consecuencias tan dañinas para la reputación y la audiencia de este diario digital. El martes nos visitaron aproximadamente la mitad de los usuarios que lo hacen habitualmente. Y probablemente pasará más tiempo hasta que muchos de los que ayer intentaron acceder a la web vuelvan a confiar en nosotros.

La alarma fue inmediata. Rápidamente vimos que Google interpretaba como malicioso un código servido por Shopall, un anunciante que lleva muchos años con nosotros y que operaba bajo el dominio compras.libertaddigital.com. Sin embargo, como explicaremos después, tampoco era responsabilidad suya. Eliminamos los anuncios que tenemos con ellos inmediatamente y trabajamos codo con codo con sus técnicos para procurar que Google eliminara las advertencias sobre nuestros sitios web. Hasta pasada la medianoche no desapareció el último aviso, el que aparecía en el propio buscador de Google. En parte, podemos dar gracias. Hemos sabido de historias de horror de sitios web que tardaron hasta dos meses en librarse de esa losa.

¿Existía algún código malicioso? En cierto modo, sí. Para explicarlo tenemos que contar cómo se gestiona la publicidad en un sitio web. En Libertad Digital incluimos código de varios anunciantes y servidores de anuncios, que rotan la publicidad que se muestra en la página. ¿Y qué es lo que rotan? Anuncios y redes de anuncios. Es decir, pueden mostrar directamente un consejo publicitario o llamar a servidores de otra empresa que a su vez pueden mostrar anuncios propios o de otra red más, y así sucesivamente.

Debido a ello, resulta imposible controlar todo el contenido publicitario que aparece en un sitio web. En este caso, en concreto, el problema se ha debido a un anunciante aún no identificado, que no sólo no tiene contrato directo con Libertad Digital, sino tampoco con Shopall; aparecía a través de otros intermediarios. De hecho, otros sitios web tuvieron el mismo problema pese a no tener anuncios de Shopall en sus páginas. Peor aún, según fuentes de la propia Google ni siquiera es completamente seguro que dicho anunciante tuviera algún virus.

Fuentes de Shopall han confirmado a Libertad Digital que desde primera hora procedieron a retirar cualquier tipo de código procedente de redes publicitarias, aún sabiendo que sólo un anunciante de una de estas redes era el responsable de la alerta. "No obstante, habrá que estar vigilantes porque no podemos anticipar lo que cada navegador (Google Chrome, Firefox e Internet Explorer) podrá interpretar como un código no deseable pasado mañana", añadieron.

Pese a que la amenaza fue eliminada entre las diez y las once de la mañana, Google no revisó la calificación de Libertad Digital como sitio sospechoso hasta la noche y no terminó el proceso hasta bien entrada la madrugada. Libertad Digital se ha puesto en contacto con Google a través del correo electrónico para que ofrezcan su versión, sin que haya recibido contestación hasta el momento.

Temas

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 29 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation