Menú

Aguirre: "Salí descalza y pisé bastantes charcos de sangre"

Estaba pendiente del drama de un "amigo de la infancia" cuando fue arrollada por el personal del hotel tras "una ráfaga de metralletas". Cansada y emocionada, Esperanza Aguirre ha relatado, arropada por los suyos, el horror vivido en Bombay, escenario de una brutal masacre terrorista.

0
"
(Libertad Digital) Cansada y emocionada, la presidenta de la Comunidad de Madrid llegó a las 11.18 horas a la Puerta del Sol, sede de la Presidencia autonómica, acompañada por su marido y sus hijos, y  fue recibida por un gran aplauso, besos y abrazos por sus compañeros de Gobierno y de partido.
 
A la puerta de la Real Casa de Correos la esperó el portavoz regional, Ignacio González, que le dio dos besos. Después, procedieron a saludarla, los consejeros de Cultura, Santiago Fisas; Deportes, Alberto López Viejo; Inmigración y Cooperación, Javier Fernández Lasquetty; Educación, Lucía Figar; Sanidad, Juan José Güemes; y Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados.
 
De pronto, las numerosas personas que la esperaban rompieron a aplaudir, y consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Ana Isabel Mariño, le dio un fuerte abrazo. A continuación, la saludaron la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, y el coordinador de Presidencia y responsable de Relaciones Internacionales del partido, Jorge Moragas.
 
Discurso de la presidenta de Madrid
 
En su discurso ante los medios, Esperanza Aguirre ha hecho votos para que regrese "cuanto antes" el resto de los españoles que todavía no han podido volver a España tras la cadena de atentados cometidos en Bombay, en la que se encontraba de viaje oficial.
 
Nada más comenzar su intervención, la presidenta regional ha expresado su gratitud a todas las personas que se han interesado por ella, desde el Rey, la Reina y el Príncipe hasta el presidente Zapatero y Mariano Rajoy.
 
Aguirre ha contestado a las preguntas de los periodistas y ha realizado una pormenorizada explicación del suceso. "Yo no vi ni terroristas ni nada", explica. Sin embargo, se dio cuenta de la situación cuando escuchó "la ráfaga de metralletas" y "el personal del hotel nos arrolló y vimos el pánico en sus caras".
 
Concretamente, a su llegada al hotel se encontró con un amigo de la infancia, el alcalde de Majadahonda, Narciso de Foxá, que le contó que había ido a la ciudad para repatriar el cadáver de su hermano, fallecido en la ciudad el día anterior.

El drama que escuchaba de boca de De Foxá impidió a Aguirre percatarse del comienzo del ataque y pensó que el tiroteo era en realidad una rotura de cristales. Después, ha explicado con rostro cansado y emocionado, ambos fueron empujados por el personal del hotel para que se pusieran a salvo, pero en el transcurso de la huida, que hizo descalza, vio charcos de sangre. "Perdí las alpargatas, salí descalza y pisé bastantes charcos de sangre", ha explicado.
 
Aguirre describió lo tortuoso de la huída. "El personal del hotel gritaba mucho y actuaba sin protocolo de actuación para casos como éste", sentenció. Además, reseñó que parte de la delegación pudo salir a la calle, mientras que al grupo de personas que se encontraban con ella se los llevaron a la cocina, de ahí pasaron a una lavandería y, finalmente, acabaron en un salón de bodas en el que se hallaban otras 200 personas.
 
Cuando se encontraban allí, el presidente de Promomadrid, Jesús Sáinz, logró hablar con la directora de comunicación de la Comunidad de Madrid, Isabel Gallego, que junto a otra parte de la delegación había logrado abandonar el hotel y cobijarse en un malecón.
 
En esta conversación descubrieron que el hall del hotel se encontraba en llamas. "Buscamos la entrada de la cocina, porque los terroristas estaban en la entrada. Pisé bastantes charcos de sangre que estaba limpiando el personal del hotel. No sabíamos que había habido víctimas ni nada", agregó.
 
"No vi a terroristas, ni personas heridas, sólo vi la sangre por la que tuve que pasar descalza. El alcalde de Majadahonda sí que vio una mujer herida ensangrentada que pasó en dirección contraria a nosotros. Tampoco vi armas y sólo pensé que caían cristales", insistió. Uno de los empresarios también vio un cadáver en su huída.
 
El peor momento

El peor momento fue cuando, en las proximidades del aeropuerto, la explosión de un coche-bomba cerca de la terminal de vuelos domésticos motivó un "inmenso atasco" y ella pensó que podía haber otro artefacto. "El conductor del coche nos llevó por vericuetos hasta la terminal internacional", donde Aguirre y otras tres personas pudieron tomar un avión con destino a Zurich. Sin embargo, "Pensamos, aquí nos quedamos atrapados y a saber", relata.
 
La presidenta madrileña indicó que De Foxá la acompañó desde el Oberoy hasta el aeropuerto con la intención, en un primer momento, de abandonar el país, aunque finalmente lo pensó mejor y decidió permanecer en Bombay. Actualmente, está a salvo en la casa del cónsul español, Ion de la Riba.
 
Aguirre dejó claro que la delegación madrileña no ha podido volver junta a España porque ella y De Foxá "fueron los últimos" en dejar el hotel. "El resto de la delegación nos dijo que estaban cercados por la policía y que no les dejaban salir. Si íbamos, nos encontraríamos en la mismas circunstancias, por lo que hicimos gestiones con el Gobierno español para que el Gobierno indio les permitiera salir de allí", dijo.
 
También aclaró que la razón por la que algunos empresarios de la delegación madrileña estaban en su habitación cuando comenzaron los incidentes es que ellos ya se encontraban allí, mientras que el grupo al que ella pertenecía procedía de Bangalore.
 
"Muestro mi condena a todos los actos terroristas y decirles a quienes los perpetran que con la violencia no van conseguir sus objetivos. Creo que de momento hay 80 fallecidos y 150 desaparecidos, por lo quiero trasladar el pésame y la solidaridad a las familias, amigos y a todas las personas que se han visto afectadas por los ataques", concluyó.
 
El abrazo con su marido e hijos
 
Poco antes de esta rueda de prensa, Aguirre llegaba a Barajas en un vuelo de Swissair procedente de Zúrich, en el que ha viajado junto a tres colaboradores. Al llegar, Aguirre se encontró con su marido y sus dos hijos en la Sala de Autoridades.

Según han informado a EFE fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores, la presidenta abandonó la India pasadas las 21:00 horas del miércoles (hora peninsular española).
 
Gallardón envía un SMS a Aguirre
 
Por su parte, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, ha felicitado a través de un mensaje de móvil a la presidenta de la Comunidad de Madrid por haber salido "completamente ilesa" de "un incidente tan grave y tan peligroso". El regidor reconoció que "en cuanto pueda" hablará personalmente con su compañera de partido, pero indicó que hasta ahora no ha "tenido ocasión". Asimismo, dijo sentir "mucha preocupación por aquellas personas que no han podido tener la misma suerte" que Aguirre y han perecido en los atentados.
 
"No he tenido ocasión (de hablar con Aguirre), le he enviado un mensaje a través del teléfono felicitándola porque, después de un incidente tan grave y tan peligroso, haya salido completamente ilesa. En cuanto pueda hablaré con ella, por supuesto", explicó el alcalde.

En Internacional

    Recomendado

    Lo más popular

    1. El día que Mª Jesús Ruiz protagonizó la escena sexual más fuerte de la historia de la televisión
    2. Federico Jiménez Losantos: 'Pedro Sánchez, sin vergüenza'
    3. Giro inesperado para Belén Esteban en la subasta de la casa de Toño Sanchís
    4. El infierno de los Aguado, víctimas de los okupas con una madre 90 años y dos hermanos discapacitados
    5. Javier Somalo: '#LosMierdasTambiénVotan'
    0
    comentarios

    Servicios