Menú

Las memorias de Iturgaiz reúnen a Aznar y a sus tres ministros del Interior

Rajoy evitó criticar a Zapatero y Acebes recordó cualquier coalición que incluya a Batasuna es ilegal

0

Los máximos responsables de la política antiterrorista española que derrumbó el mito de la imbatibilidad de ETA y que puso contra las cuerdas al entramado terrorista, ilegalizando su brazo político, expulsándolo de las instituciones, y atacando sus fuentes de financiación, se volvieron a encontrar este miércoles en Madrid.

Allí estuvieron el ex presidente del Gobierno, José María Aznar; el que fuese ministro del Interior entre mayo de 1996 y febrero de 2001, Jaime Mayor Oreja; su sucesor en el cargo entre febrero de 2001 y julio 2002 y actual líder de la oposición, Mariano Rajoy; y el tercer y último ministro del Interior de la era Aznar, Ángel Acebes, que ocupó en cargo entre julio de 2002 y junio de 2004.

La razón de entre encuentro, que no se producía públicamente desde junio de 2010, fue la presentación de las memorias del eurodiputado Carlos Iturgáiz, que liderase el Partido Popular del País Vasco, en primera instancia, entre 1993 y 1996 como secretario general y número dos de Jaime Mayor Oreja y, posteriormente, coincidiendo con la llegada de los populares a La Moncloa, como presidente de la formación entre 1996 y 2004.

La obra, escrita por la periodista Chelo Aparicio y publicada por la editorial La Esfera de los Libros, desentraña bajo el título "Vivir frente al terror" cómo fue la experiencia política de Iturgaiz desde que se inició en ella, como un joven concejal del PP en el ayuntamiento de Bilbao, hasta la actualidad.

Entre los asistentes al acto, como no podía ser de otro modo, otro de los políticos populares que estuvo en la primera línea de la lucha contra el terrorismo en aquellos años, el que fuese subsecretario de Justicia (2000-2002) y secretario de Estado de Seguridad (2002-2004), Ignacio Astarloa.

El primero en tomar la palabra fue Acebes, quien destacó que si los terroristas de ETA no consiguieron que el PP en el País Vasco desapareciera en los años 90, cuando siguiendo la doctrina de la 'socialización del sufrimiento' colocaron a los ediles del PP en el punto de mira de sus pistolas y bombas, fue gracias muchos vascos "valientes" y con determinación como Carlos Iturgaiz.

Según dijo, la lucha contra ETA "es muy dura, y gracias a aquellos que lo han pagado muy caro, se ha avanzado". "Ahora no se pueden buscar atajos", añadió, para emplazar a que se impida el regreso de una franquicia electoral de ETA a las instituciones. "La Ley de Partidos no permite coaliciones mitad legales y mitad no, mitad de ETA y mitad no. Si Batasuna hace una coalición con un partido legal, esa coalición es ilegal, lo dice el artículo 12.1.b de la ley", aseguró

Tras él, tomó la palabra Mayor Oreja, quien bromeó diciendo que no iba a hablar del proceso de negociación entre el Gobierno y los terroristas de ETA, su tema estrella, y que lo haría por Iturgaiz, con quien aseguró tener "una deuda que nunca podré saldar".

El eurodiputado aseguró que "sin Iturgaiz al frente del PP vasco la política antiterrorista –del Gobierno Aznar– no habría sido posible ni viable". "Después de cada funeral, después de cada entierro, los miembros del Gobierno volvíamos a Madrid, pero Carlos se quedaba en el País Vasco. Supo convertir un partido en una familia", añadió.

Destacó que "supo vencer el miedo reverencial y nunca jugó a ser un tipo majete para los nacionalistas vascos", lo que le costó la "crueldad de los mayores desprecios", muchos de ellos provenientes del que fuese presidente de la Ejecutiva del PNV durante casi veinticinco años, Javier Arzalluz.

Mayor recordó que Iturgáiz llevó por primera vez el euskera a los mitines de los populares vascos y también fue el primero que sacó la ikurriña junto a la bandera española constitucional en los actos del partido.

El último de terna de ex ministros del Interior en tomar la palabra fue Rajoy, quien evitó en todo momento criticar de algún modo la política antiterrorista del Gobierno Zapatero y llegó incluso a disculparse por la actualidad informativa que han tenido las actas de la negociación con ETA incautadas al etarra Thierry: "Las actas son noticia porque los tribunales creyeron que eran relevantes para el caso Faisán".

Según dijo, "nuestra posición es y ha sido siempre la misma. Y es la misma por razones éticas y de efectividad. Con los terroristas no se negocia, ni van a las elecciones. Esa es nuestra posición de ayer y de hoy, y la ley no permite moverse, los que tienen que moverse son los terroristas, que tienen que dejar de serlo".

Tras esto, negó que los gobiernos del PP negociaran alguna vez con los etarras. "Fueron tres enviados del presidente Aznar y estuvieron dos horas y media con ETA para ver sus intenciones –tras la declaración de la tregua fruto del Pacto de Estella–. La respuesta la publicaron ellos mismos: no hubo ninguna propuesta concreta, vinieron con las manos en los bolsillos. El Partido Popular nunca negoció", aseguró.

Por último, se mostró convencido de que "ETA va a acabar" e insistió en que a la banda terrorista "se le derrota", "no caben negociaciones" ni atajos, añadió.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios