Menú

Blanco inaugura la Conferencia Política del PSOE con críticas al PP y a Rajoy pero sin una sola propuesta socialista

José Blanco inauguró la Conferencia Política con un discurso lleno de ataques e insultos al PP, partido al que llegó a calificar de "amarillo" por pedir que se investigue el 11-M. "Siempre ha habido prensa amarilla y radio amarillas" y ahora "tenemos un partido político amarillo: el PP". Una de los momentos más hilarantes del discurso del secretario de Organización del PSOE fue cuando afirmó que con el PP había una inmigración "ilegal y desordenada" mientras que con el PSOE es "legal y ordenada". Por lo demás, ninguna idea nueva, a excepción de una telepsoe y un blog de Blanco. Incluso volvió a salir la guerra de Irak.

0
José Blanco inauguró la Conferencia Política con un discurso lleno de ataques e insultos al PP, partido al que llegó a calificar de "amarillo" por pedir que se investigue el 11-M. "Siempre ha habido prensa amarilla y radio amarillas" y ahora "tenemos un partido político amarillo: el PP". Una de los momentos más hilarantes del discurso del secretario de Organización del PSOE fue cuando afirmó que con el PP había una inmigración "ilegal y desordenada" mientras que con el PSOE es "legal y ordenada". Por lo demás, ninguna idea nueva, a excepción de una telepsoe y un blog de Blanco. Incluso volvió a salir la guerra de Irak.
"

L D (Agencias) En opinión de Blanco, Rajoy ha conducido al PP de la "mayoría absoluta" a la "más absoluta derrota" y auguró que seguirán perdiendo votos en las catalanas y perderán alcaldías y CCAA en las autonómicas y municipales. Avisa que con el comportamiento de los populares, estos "seguirán hundiéndose en el pantano". El dirigente socialista comenzó su intervención precisando que los socialistas han dejado atrás el "resabio" de distinguir entre lo interno y lo externo. "Para un partido que desea ser un instrumento de los ciudadanos, nada es interno", exclamó y quiso dejar claro que los socialistas "todo lo que hacemos lo podemos explicar, y lo que no podríamos explicar, simplemente no lo hacemos".

Blanco aseguró que "frente a los prejuicios de la vieja política, la transparencia es más higiénica que la opacidad y es infinitamente más eficaz". "Y lo mismo sucede con la verdad y la mentira: la verdad es mucho más útil", exclamó. En su opinión, al PSOE le va bien así y se lo recomendó a Rajoy. Este preámbulo le servió para acusar a los populares de mentir: "casi nunca tienen suerte en la coincidencia de lo que dicen con la verdad", enfatizó.
 
Tras esta valoración, pasó a recordar la actuación de cuando el presidente del PP era ministro del Interior. Así, apuntó de forma irónica que Rajoy fue quien dijo "con su proverbial clarividencia política" en el año 2001 que "no era previsible un atentado islamista en España". "Alomejor esa es la razón de que estas alturas los dirigentes del PP sigan enredados y enredando con la autoría del atentado del 11-M", exclamó y añadió que siempre ha habido prensa amarilla y radios amarillas, "pero ahora tenemos además un partido político amarillo: el PP".  
 
La inmigración "legal y ordenada" del PSOE
 
También recordó que el día en que se iniciaba la Conferencia Política del PSOE en 2001, el Gobierno de Aznar aprobó un reglamento para la regularización de los inmigrantes ilegales y dijo que Rajoy afirmó en aquel momento que "con ese reglamento quedaban fijadas las reglas del juego y las formas de entrar en España".  "Rajoy, que presumía de haber resuelto el problema, es el que hoy nos reprocha que hayamos convertido su herencia irregular en trabajadores que cumplen con la Ley", afirmó Blanco. El momento más hilarante fue cuando el socialista llegó a decir que con el PP la entrada de los inmigrantes fue "ilegal y desordenada" y con el PSOE es "legal y ordenada".
 
También mencionó que el presidente del PP había pronosticado en el debate de investidura que habría mucho "despilfarro" y "mucho más paro". Sin embargo, señaló que hoy hay superávit en las cuentas públicas y se crea más empleo estable.   Tras este repaso Blanco afirmó que Rajoy ha demostrado "pocas dotes de profeta". Ironizó sobre sus éxitos, recordando que el PP perdió la mayoría absoluta en las generales y ha conducido a su partido a la "más absoluta derrota" tras perder las europeas, el Gobierno de Galicia y 120.000 votos en Euskadi. "Un auténtico acierto del señor Aznar este señor Rajoy", exclamó.
 
Además, auguró que el fracaso del presidente del PP va a continuar porque considera que dentro de unas semanas perderá muchos más votos en Cataluña y también adelantó que tras las municipales y autonómicas, el PSOE tendrá más gobiernos autonómicos y más alcaldes que ahora y el PP tendrá menos.  Blanco no dudó en afirmar que los periodos en los que el PP está en la oposición son de "crispación política" y apuntó que los populares tienen un partido "anticuado", con el "discurso más rancio". Es, dijo, "el más viejo y el más triste".
 
En su opinión, la política de los dirigentes del PP tiene tres rasgos principales. El primero de ellos, dijo, es que están completamente anticuados. Blanco basó esta afirmación en su acusación de que Rajoy "quiere quitar competencias a las CCAA porque, según él, el Estado está indefenso". En su opinión, padece un "rancio centralismo congénito".
 
Otra vez la guerra de Irak
 
En segundo lugar, considera que la política del PP está alejada de los valores y los deseos de la mayoría de la gente. Argumentó en este sentido que lo que es positivo para la mayoría de los españoles, como el proceso de paz, es "negativo para los dirigentes del PP". También puso como ejemplo la guerra de Irak, de la que dijo que ya casi no la defiende ni Bus, ni los que participaron en ella "menos Aznar y los dirigentes del PP".  En tercer lugar, Blanco considera que la política del PP está basada en alentar un clima de enfrentamiento en todos los ámbitos de la vida política, en "enturbiar todo lo que une y profundizar en todo lo que divide".  El dirigente socialista considera que los populares "pueden estar seguros de que mientras mantengan ese comportamiento seguirán hundiéndose en el pantano que ellos mismos se han metido".
 
Sin embargo, frente a un partido que calificó de antiguo, Blanco dijo que en la Conferencia que se inaugura hoy, los socialistas quieren demostrar que tienen capacidad para renovar sus ideas y poner al día su compromiso político mientras gobiernan. "No vamos a caer en la tentación de quedarnos anticuados en el Gobierno para renovarnos en la oposición", afirmó y añadió que van a tratar de anticipar el futuro para que la aceleración del cambio no les pille de sorpresa. "No queremos ser la retaguardia de la sociedad y mucho menos su freno, ese papel se lo dejamos al PP", apostilló.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios