Menú

La Policía busca a dos víctimas entre los restos del edificio volado por ETA con una bomba de 200 kilos

El ministro del Interior ha ordenado traer de Ecuador al hermano de Carlos Alonso Palate, uno de los dos desaparecidos entre los escombros de la bomba de 200 kilos colocada por ETA este sábado en el aeropuerto de Madrid. La búsqueda de Palate y de otra posible víctima, Diego Armando Estacio, prosigue entre los restos del edificio de aparcamientos semi-derruido por la explosión. La ministra de Fomento ha indicado que el coche de uno de ellos estaba aparcado cerca de la furgoneta utilizada por ETA. Fuentes de la Policía Científica y de los TEDAX han señalado que los destrozos causados por la bomba permiten estimar una cantidad de 200 kilos de un explosivo aún no identificado. Según el primer análisis de los expertos, el artefacto contaría además con cordón detonante y cartuchos de dinamita para multiplicar su efecto. Las labores de desescombro pueden prolongarse "durante varios días".

  • DISCURSUS INTERRUPTUS, por Luis del Pino


  • 0
    Columna de humo tras la explosión en Barajas. (Efe
    LD (Agencias) Los agentes de Policía Científica y Técnicos Especialistas en Desactivación de Explosivos (TEDAX) han realizado ya un primer cálculo sobre la carga que contenía la furgoneta-bomba que estalló hoy en un aparcamiento del aeropuerto Madrid-Barajas y han concluido que estaba compuesta por alrededor de entre 200 y 500 kilos de material explosivo, informaron a Efe y Europa Press fuentes de la investigación.
     
    El cálculo de los especialistas se basa en los destrozos causados por la bomba expansiva, ya que por el momento ha sido imposible recoger muestras del material con el que estaba compuesto la bomba debido a las dificultades que presenta el escenario del atentado, precisaron las fuentes consultadas.
     
    La recogida de pruebas en el escenario sigue un ritmo lento ante el peligro de que los policías que trabajan en el aparcamiento puedan sufrir accidentes por desprendimientos.
     
    Sobre el vehículo utilizado por los terroristas, una Renault Traffic de color granate, la Policía ha emprendido una línea de investigación que apunta a que fue robada hace tres o cuatro días en alguna localidad del País Vasco.
     
    El estado en el que se encuentra el aparcamiento de la T4 también ha impedido hasta el momento a los agentes accedan hasta el bastidor del vehículo por lo que esa línea de investigación no está completamente avalada. Sin embargo, investigaciones paralelas de la Policía sobre el modelo o el color del coche apuntan a que estos datos del robo del coche se confirmarán en las próximas horas.
     
    Búsqueda entre los escombros
     
    Cuatro dotaciones de Bomberos de la Comunidad de Madrid y otras cuatro del Ayuntamiento trabajarán toda la noche, con dos máquinas cizalladoras de gran tonelaje, en las labores de desescombro del módulo D del aparcamiento de la T-4, que se prevé que se prolonguen durante "varios días".
     
    Uno de los desaparecidos es un joven de nacionalidad ecuatoriana, Diego Armando Estacio.
     
    La segunda persona desaparecida es Carlos Alonso Palate, también de nacionalidad ecuatoriana y, como su compatriota, al que se intenta localizar desde esta mañana, estaba descansando en su coche en el momento de la deflagración, según informaron a Europa Press fuentes de la investigación.  
     
    Los familiares Palate denunciaron su desaparición a última hora de la mañana. Una vez comprobados los datos que confirmaban su presencia en el lugar y el momento de la explosión, la Policía ha iniciado las labores de búsqueda.
     
    La novia de Diego Armando Estacio declaró que el joven podría estar en el aparcamiento siniestrado en el momento de la explosión.
     
    La chica, visiblemente nerviosa, en declaraciones a los periodistas, hizo un llamamiento para que Diego se pusiera en contacto con ella si escuchaba su mensaje.
     
    El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien esta mañana anunció la desaparición del joven, indicó que se había quedado durmiendo en el coche, mientras su novia acudía a la terminal a esperar a unos conocidos que llegaban de viaje.

    Un portavoz de Emergencias 112 explicó a Efe que se está instalando la iluminación nocturna para iniciar los trabajos y que estos serán "muy parecidos" a los que se efectuaron para desmontar la estructura de la incendiada torre Windsor de Madrid.

    Los bomberos deberán "desmontar entero" el módulo D, donde todavía continúan vivos distintos incendios que arden por debajo de los forjados derrumbados.

    El portavoz de Emergencias 112 señaló que estos incendios deberán "autoextinguirse" cuando ya no exista combustible de los vehículos que han ardido y aseguró que hasta que no ocurra así los bomberos no podrán acceder a esas zonas del módulo.

    La misma fuente indicó que es "muy difícil" que existan cuerpos con vida bajo los escombros en las zonas que continúan ardiendo y que aproximadamente un 60 por ciento del módulo está derrumbado, lo que supone que hay toneladas de hormigón que sacar.
     
    19 heridos
    Al menos 19 personas han sido atendidas por heridas en los dos hospitales de campaña instalados por el servicio de emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Samur, en la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid Barajas, tras la explosión de una furgoneta bomba en el edificio de aparcamientos del aeródromo.
     
    Uno de los hospitales presta atención psicológica y en él han sido atendidas cinco personas con crisis de ansiedad que han recibido el alta allí mismo. El otro puesto médico avanzado, para heridos físicos, ha asistido a 19 personas, la mayoría de ellas con daños leves en los tímpanos. De estos 19 heridos, cinco han sido trasladados a hospitales: dos al Gregorio Marañón y tres al Ramón y Cajal.
     
    La detonación de la bomba hundió el techo de dos plantas del parking. La carga explosiva utilizada por los terroristas estaría compuesta por una importante cantidad de explosivo, como mínimo varias decenas, informaron a Europa Press fuentes policiales.
     
    El incendio provocado, aún activo, y los daños causados por la deflagración, que afectan a todas las plantas por encima de la segunda de la zona D, donde estaba aparcada la furgoneta con el explosivo, permiten concluir, a la espera de un estudio más detallado, que los terroristas han utilizado una importante carga, explosiva, precisaron las mismas fuentes.
     
    El trabajo de los Técnicos Especialistas en Desactivación de los Explosivos y de los miembros de la Policía Científica permitirá concluir en las próximas horas una cifra aproximada de la cantidad de explosivo utilizado y su composición.
     
    Escenas de tensión y angustia
     
    Pasajeros que estaban en la T-4 del aeropuerto de Barajas relataron a Efe las escenas de tensión, nerviosismo y angustia que se han vivido en la terminal tras la explosión de un artefacto en los aparcamientos.

    El estallido se produjo hacia las nueve de la mañana en el estacionamiento de la zona de llegadas, provocando la rotura de cristales en las instalaciones de la terminal y una densa columna de humo y polvo en el exterior.

    Héctor, un viajero que acababa de llegar a Madrid desde el Caribe, explicó que las Fuerzas de Seguridad impidieron a los pasajeros salir al exterior, provocando una airada reacción en muchos de ellos, que llegaron a golpear con patadas las puertas cerradas para intentar huir del recinto.

    En medio del nerviosismo, la Guardia Civil condujo a las pistas a varios centenares de pasajeros, que media hora después continuaban en esta zona, en la que vieron cómo aterrizaba un avión, cuyos ocupantes se incorporaron al grupo.

    Personal de AENA y de la Guardia Civil han acercado a la zona autobuses para que puedan resguardarse del frío.

    El testigo dijo también que algunos se han quejado por la falta de información.
     
    Llamada en nombre de ETA
     
    Un comunicante anónimo, que dijo hablar en nombre de ETA, anunció a la asociación de ayuda en carretera DYA de Guipúzcoa que una furgoneta cargada con un explosivo de gran potencia estallaría en la terminal 4 del aeropuerto de Barajas.

    Según informó la DYA guipuzcoana, la llamada se recibió a las 08.00 de la mañana y anunciaba la explosión para las 09.30 horas.

    El comunicante anónimo facilitó a la DYA datos para identificar el vehículo, ya que dijo que era un furgoneta Renault Traffic de color granate con una matrícula nueva con las letras DKY, que estaba aparcada en el estacionamiento de la terminal 4 de Barajas.

    En España

      Recomendado

      Lo más popular

      1. Federico Jiménez Losantos: 'El misterio del suicidio de Casado con el veneno de Rajoy'
      2. El drama de Amparo: "Llegué a mi casa y estaba okupada, si entro me llevan detenida"
      3. Luis Herrero: 'La que se avecina'
      4. El PDeCAT y ERC se ofrecen a Sánchez para que gobierne por decreto
      5. La tragedia que marcó a la familia de Solari
      0
      comentarios

      Servicios