Menú

Joyas presupuestarias

suponer que la recaudación por IRPF va a subir un 9%, con un menor crecimiento del empleo, no tiene pies ni cabeza

0
En el presupuesto para 2005 hay auténticos disparates, que se pondrán de manifiesto con relativa rapidez.
 
Según el programa económico del PSOE, el mal que aqueja a la economía española es la falta de productividad. Para hacer frente al problema sólo han tomado una decisión, que se atreven a vender como importante; me refiero al aumento de gasto público de 800 millones de euros en I+D+i. Eso es todo. Olvidando que lo significativo es el dinero que inviertan las empresas; que más importante es mejorar la educación y la formación, además de introducir flexibilidad en la economía: salarial, horaria, comercial y productiva, dando libertad a las empresas para negociar con sus trabajadores y no limitándoles la actividad por imposición legal como se está haciendo con los horarios comerciales. Con un PIB cercano a 840.000 millones de euros, el aumento de gasto en I+D+i, significa menos del 1 por mil.
 
A pesar de todo, en su cuadro macroeconómico aumenta la productividad ¿Saben por qué? Porque crece menos el empleo que en los años del gobierno del PP. Nada nuevo; durante el gobierno del PSOE la productividad se disparó porque –para su información– para calcularla sólo hay que dividir el PIB por el número de trabajadores. Como en los años del PSOE aumentó el PIB, en promedio, alrededor del 2% y no se creó ningún empleo, sino que la tasa de desempleo creció hasta el 24% en 1994, la productividad, medida de esa forma, se disparó. Y ahora volvemos a las andadas.
 
Entre los ingresos programados es llamativo que afirmen que la recaudación por IRPF va a subir el 9%, tras afirmar, año tras año, que la última reforma fiscal del PP significaría una brutal caída de ingresos por ese concepto. Al margen de la contradicción innata en todo lo que tenga que ver con la economía de este gobierno del PSOE, suponer que la recaudación por IRPF va a subir un 9%, con un menor crecimiento del empleo, no tiene pies ni cabeza. Excepto que quieran impulsar un crecimiento mayor del que nos cuentan de los salarios con lo que, a corto plazo, la recaudación crecería.
 
Y permítanme otra referencia a los gastos fiscales en vivienda. Tras proclamar seriamente –versión PSOE de la seriedad– que el mal de la economía española era que se construían demasiadas viviendas, en lugar de incentivar otras actividades, a la hora de gastar dinero público ¡incrementan las subvenciones para vivienda! Mantienen, con crecimiento, las ayudas a la compra y crean otras nuevas para alquiler, quizá para dar algún contenido al franquista ministerio de la Vivienda que no tiene, como era obvio, ninguna competencia.
 
Hay muchos más datos que comentar. Pero tenemos tres meses hasta final de año. Seguiremos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios