Menú
Almudena Negro

Fernández Toxo, ¡qué cruz!

Como dijo Margaret Thatcher, cuando se acaba el dinero se acaba el socialismo, y eso afecta también al sindicalismo estatal

Almudena Negro
0

A escasas horas del fracasado, y cínico, ensayo sindical del 11 de marzo , y en vísperas de la huelga general del 29 de marzo, convocada contra una reforma laboral que les hará perder cientos de millones de euros y buena parte del poder, el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, preguntado por la posibilidad de que los sindicatos se financien, como sucede en Alemania, de las cuotas de sus cada vez más escasos afiliados, se descolgaba con unas declaraciones en las que pedía una casilla en el IRPF junto a la de la Iglesia Católica para la financiación sindical. La ironía del señor Toxo es aparente. Por una parte, está sugiriendo una manera de salvar los muebles ante lo que debe pensar que puede venírseles encima; por otra, es una señal de que los funcionarios sindicalistas empiezan a vislumbrar que se han ido asentando en las mentes de la mayoría ideas de cambio, críticas u opuestas a las establecidas. No en vano, decía Ortega que la auténtica revolución está hecha previamente en las cabezas. Posiblemente incluso en la del señor Toxo, beneficiario del sistema de poder establecido.

Guiada por el instinto de conservación, la burocracia sindical parece intuir, sospechar o atisbar que se ha terminado el Bienestar del Estado, en el que participan junto a partidos y gobiernos autonómicos desde la Constitución de 1978, que prácticamente los consagra como institución estatal; festín en el que participa también la patronal. Ante este derrumbe, el PP, verdadero garante del Estado del Bienestar, necesita salvar al PSOE, partido entregado con pasión y deleite a la liquidación de la Nación Histórica, para sobrevivir él mismo. De ahí algunas de las decisiones de Mariano Rajoy, aparentemente desconcertantes.

Tengo para mí que, por mucho que el consenso socialdemócrata, definido en su día por Ayn Rand como nuevo fascismo, se rebele e intente parar lo imparable, tratando de salvar el sistema, su sistema, la suerte está echada. Lo que vendrá después es la gran incógnita, aunque es posible que Europa, y España no es ninguna excepción, camine hacia otra forma de dictadura que sustituya a la del consenso socialdemócrata.

Los sindicatos, que es el tema que nos ocupa, terminarán indefectiblemente por tener que costearse las onerosas juergas de sus bolsillos o renunciar a ellas. Se terminará pues, lo siento Toxo, el vivir a costa de los demás. Acabará la política socializante de la compra de voluntades en forma de subsidios o agencias de colocación del amiguete y la parentela. Sencillamente, porque el dinero ajeno se terminó. Como dijo Margaret Thatcher, cuando se acaba el dinero se acaba el socialismo y eso afecta también al sindicalismo estatal. Algo así sucedió ya con el socialismo real. Las consecuencias de la caída de una de las instituciones que garantizan esa falacia llamada paz social, que consiste en este caso en llenar los bolsillos de los sindicatos al tiempo que se mantienen sus privilegios, están por ver.

La clase política europea está asistiendo, entre estupefacta, desorientada y asustada, al espectáculo de la implosión de la socialdemocracia. Azorados y sin saber qué hacer, qué respuesta dar, los políticos se atrincheran, se esconden detrás de instituciones desprestigiadas y percibidas por los ciudadanos como caducas, y comienzan a cometer innumerables torpezas. Zapatero no es una exclusiva española.

Tiene por demás su aquél la nomenclatura que de un tiempo a esta parte viene utilizando la izquierda española, siempre a la vanguardia de lo radical y de la bobería. Del "motivos para creer" de José Luis Rodríguez Zapatero y la huelga "justa y necesaria" de Méndez y Toxo, hasta lo de la cruz en el IRPF. Los que prometen el paraíso en esta vida, los de la Ersatzreligion, siguen dispuestos a imponer su fracasada pseudorreligión de Estado para garantizarse su propio bienestar. Toxo, ¡qué cruz!

La Sra. Negro Konrad es periodista. Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital. Sígala en Twitter: @almudenanegro

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia