Menú
Carmelo Jordá

Comprar eBooks es un placer sensual

Lo he tenido en cuanto lo he deseado, sin tener que salir de casa, sin tener que esperar envíos, sin tener que pasar por varias tiendas porque en alguna de ellas estuviese agotado. Se trata de un libro electrónico perfectamente editado.

Carmelo Jordá
0

Pues por fin he podido disfrutar de una absolutamente placentera experiencia comprando un libro electrónico. Les cuento cómo ha sido, porque la cosa merece la pena.

La compra la he hecho a través de la Ibookstore de Apple, que empezó a vendernos libros a los españoles esta misma semana. El número de títulos no es demasiado importante por ahora (algo menos de 3.000), pero he ido comprobando que crece cada día.

De todos los libros de pago se ofrece una "muestra" que vienen a ser unas cuantas páginas en las que podemos leer el inicio del libro en cuestión: en algunos he llegado a leer hasta una veintena, en otros más baratos algunas menos.

Una vez tomada la decisión de compra basta con apretar un botón e introducir nuestra clave de iTunes y el libro se descarga automáticamente en nuestro flamante iPad. Si teníamos la muestra, cuando volvamos a entrar en él se abrirá por la página en la que habíamos dejado la lectura.

He comprado un libro relativamente nuevo de un destacado escritor español que publica mucho y vende todavía más, me ha costado seis euros, lo que no me ha parecido muy económico, pero hay que señalar que es un par de euros más barato que la edición de bolsillo en papel de ese mismo libro en una destacada tienda de libros española.

Por supuesto, lo he tenido en cuanto lo he deseado, sin tener que salir de casa, sin tener que esperar envíos, sin tener que pasar por varias tiendas porque en alguna de ellas estuviese agotado. Por supuesto, se trata de un libro electrónico perfectamente editado y que se puede leer con toda comodidad en mi dispositivo.

En este pequeño (y breve) proceso se resume a la perfección todo lo que necesitan una tableta o un lector electrónico para triunfar: por un lado prestaciones que el usuario perciba como suficientes para sus necesidades y razonable por el dinero pagado; por el otro un método de compra de contenidos sencillo y cómodo, que no nos complique la vida y que favorezca la compra impulsiva: conseguir el siguiente libro de la trilogía cuya primera parte acabamos de leer, el próximo capítulo de la serie, la nueva película del mismo director...

Eso es lo que nos está ofreciendo el iPad y lo que parece que nos ofrecerá el Amazon Fire, por eso del primero se han vendido millones y del segundo se están reservando decenas miles cada día, aun a pesar de que sólo empezarán a entregarse dentro de un mes y de que, al fin y al cabo, casi nadie ha podido tocarlo.

Y esta experiencia, esta facilidad de compra y esta calidad de servicio son las que van a marcar la industria de los contenidos en muchos campos, a ese nivel tiene que aprender a moverse si quiere llegar al cliente. De la mano de Apple, Amazon o de quien sea, de la mano de los consumidores, en definitiva.

Carmelo Jordá es redactor jefe de Libertad Digital. Puede seguirlo en Twitter.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios