Menú

La televisión del régimen

El director general de la CCRTV ve normal enviar durante tres días a 74 personas a la final de la Champions de París para realizar el seguimiento de un partido que, curiosamente, TV3 no retransmitía.

0

Lo que está pasando en TV3 no tiene nombre. O sí. Ni siquiera en los tiempos más oscuros de los gobiernos de Pujol se había utilizado de manera tan antidemocrática y sectaria a la televisión pública catalana. En los últimos años de gobierno tripartito, la Corporación Catalana de Radio y Televisión (CCRTV) se ha convertido en la empresa de comunicación de España con mayores pérdidas económicas y, por primera vez en su historia, ha cedido el liderazgo de las audiencias a Antena 3 TV y Tele 5. Además, la voluntad expresada por su director general de dirigirse "exclusivamente a los catalanes que hablan en catalán" excluye a los casi tres millones y medio de catalanes que tienen como lengua materna el castellano.

Montilla ha convertido definitivamente a TV3 en la televisión del régimen. La televisión catalana se ha convertido en una máquina de manipulación al servicio del poder político de turno. Todo vale para aniquilar al PP de la vida pública. Incluso un organismo como el Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) ha amonestado a TV3 por "utilizar inadecuadamente" imágenes de Esperanza Aguirre intercaladas entre las imágenes de los afectados por el cierre de Air Madrid. Colocar imágenes de la presidenta de la CAM intercaladas entre otras en las que aparecía una persona llorando porque no podría ver a su familia en Navidad y otras de niños durmiendo en el suelo del aeropuerto es, simple y llanamente, una indignidad y una clara manipulación de la información.

Pero es que, además, los pocos espectadores que le quedan a TV3 no saben que quien ha confesado ser el asesino del alcalde del PP de Fago (Huesca) fue candidato del PSOE en la misma localidad. Para los espectadores de la televisión de Montilla, el asesino era, tan sólo, el guarda forestal del municipio. Los socialistas también utilizan la televisión pública catalana para intentar ganar elecciones en Baleares, donde se recibe perfectamente TV3 gracias a los repetidores pagados por la Generalidad de Cataluña. No hay día en el que los informativos no recuerden el presunto caso de corrupción de Andratx e incluso le ha dedicado un programa especial informativo en el que, por cierto, no se hizo ninguna referencia a los 27 alcaldes socialistas que hasta el momento han sido imputados por delitos urbanísticos en Andalucía.

Si Montilla siguiera los criterios del CAC, deberían cerrar TV3. Si la ley del audiovisual prohíbe expresamente mezclar información y opinión, el presentador del telenoticias noche del fin de semana aseguró textualmente y sin ningún tipo de rubor que, "como siempre en este tipo de manifestaciones (la convocada por el Foro Ermua contra el terrorismo y contra el diálogo con ETA el 3 de febrero en Madrid), la Comunidad de Madrid hincha las cifras de participación". ¿Pero de dónde han sacado a esta gente? ¿Por qué ni se plantean que la Delegación del Gobierno de España en Madrid deshincha los datos de participación? ¿Por qué no se limitan a informar de los datos que ofrecen la Comunidad y la Delegación sin más? ¿Informan u opinan? Sencillamente, desinforman y señalan a las administraciones gobernadas por el PP como manipuladoras, corruptas y culpables de todos los males del planeta. Todo vale para conseguir desacreditar al PP y expulsarlo de la pista de baile.

Pero es que además de manipular, la televisión de Montilla oculta información al Parlamento. A pesar de los 262 millones de euros de presupuesto público que acabaron en el año 2006 en la televisión de Montilla, el director general de la CCRTV, Joan Majó (ex ministro de Felipe González, para más datos), "considera inadecuado" que los diputados le pregunten lo que nos cuesta emitir por TV3 los grandes premios de Formula 1, los partidos de la Liga o los partidos del Barça. Entonces, ¿para qué queremos una comisión de control de la radio y televisión públicas en el Parlamento de Cataluña? Seguramente, Montilla y el director general de la CCRTV se preguntan por qué existe un Parlamento que tiene la manía de querer controlar la acción del gobierno y de las entidades y organismos que reciben recursos públicos. Es lo que tiene no creer en la democracia, no creer en el control al gobierno, pensar que el dinero que los ciudadanos depositan en sus bolsillos es suyo y no de todos. Quizá por eso, el director general de la CCRTV ve normal enviar durante tres días a 74 personas a la final de la Champions de París para realizar el seguimiento de un partido que, curiosamente, TV3 no retransmitía.

No es la primera vez que TV3 oculta información. En la anterior legislatura, el mismo director general negó información al Parlament sobre lo que había cobrado la televisión pública por retransmitir el anuncio "Una Nación, una Selección" de la Plataforma Pro Selecciones Catalanas. Después de solicitar el amparo del presidente del Parlament, pudimos acceder a la información para descubrir que TV3 había dejado de ingresar 178.000 euros al tratar a esta Plataforma como si fuera una ONG.

Ahora, el director general de la CCRTV, molesto porque el PP quiere controlar su gestión financiera, ha decidido castigarnos silenciando nuestra voz en los informativos de TV3. Corren malos tiempos para la libertad en Cataluña.

Daniel Sirera es presidente del Partido Popular de Cataluña.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios