Menú
Guillermo Domínguez

Nervios a flor de piel

Se frotan las manos en Barcelona con este nuevo tropiezo del Madrid –ya van tres en las últimas cinco jornadas– y la posibilidad de ganar la Liga es más real que nunca, pese a que Guardiola lleva una eternidad vendiéndonos lo contrario.

Guillermo Domínguez
0

"Presión es lo que convierte al carbón en diamante". El Real Madrid, que ha cedido seis puntos en las tres últimas semanas y nota más que nunca el aliento del Barcelona en el cogote, espera que esa máxima se haga realidad para acabar con cuatro años de sequía en la Liga. Le van los retos al equipo de Mourinho que, después de sus tropiezos ante el Málaga, Villarreal y Valencia, espera llegar al clásico del Camp Nou, el 21 de abril, con su ventaja de cuatro puntos sobre los azulgranas. Pero lo cierto es que los blancos tienen un calendario bastante más complicado. Para empezar, el miércoles juegan un derbi en el Vicente Calderón. Aunque la historia reciente refleja que el Madrid sale airoso de los duelos ante el vecino de la capital, este año puede ser diferente porque Simeone le ha dado un plus de competitividad al Atlético. Los culés recibirán un día antes al Getafe. Le tienen ganas al cuadro de Luis García después de la derrota en el Coliseum (1-0).

El de este domingo en el Bernabéu fue un partido espectacular, disputado de poder a poder y en el que sólo faltó el gol. Ocasiones hubo para unos y otros. Pudo haber ganado el Madrid, pero también pudo haberlo hecho el Valencia. Pero la pelota, como se dice en estos casos, no quiso entrar. O mejor dicho: Casillas y Guaita, además de los palos, se encargaron de que no entrase. Sin olvidar la labor de otro actor principal como Clos Gómez, un árbitro, en la lista negra de Mourinho desde aquel Real Madrid-Sevilla de diciembre de 2010, que dejó sin señalar un penalti a Cristiano Ronaldo en el descuento y antes había perdonado la roja a Víctor Ruiz. Pese al pinchazo, el público del Bernabéu le dedicó una cerrada a ovación a los suyos para premiar la generosidad en el esfuerzo. Con eso queda todo dicho.

Se frotan las manos en Barcelona con este nuevo tropiezo del eterno rival –ya van tres en las últimas cinco jornadas– y la posibilidad de ganar la Liga es más real que nunca, pese a que Guardiola lleva una eternidad tratando de vendernos todo lo contrario. El caso es que sus muchachos sí ganan –encadenan nueve victorias–, entre otras cosas porque tienen a un tal Leo Messi, quien vuelve a ganarle la partida a Cristiano en la lucha por el pichichi. 38 goles tiene ahora el argentino por 37 del portugués.

Del resto de esta apasionante jornada de Liga, destaco la colosal torrija con la que salió el Atlético en el Ciudad de Valencia, donde acabó sucumbiendo por culpa de dos goles en los diez primeros minutos, así como el set en blanco del Rayo al Osasuna, con un gran Michu, que lleva quince tantos y está a uno solo de Soldado, el máximo goleador español del campeonato. Los franjirrojos han olvidado en el campo los problemas que acontecen fuera de él, en una semana especialmente convulsa tras la increíble denuncia contra José Ramón Sandoval de los administradores concursales del club.

Y no me olvido del Sporting, que va de cabeza a Segunda División. Seis puntos de 27 posibles es el triste bagaje de Javi Clemente con el equipo asturiano, derrotado el sábado en Getafe. Lejos de entonar el mea culpa, el técnico de Baracaldo sigue en sus trece y tira piedras contra su propio tejado. "El equipo está mal planificado", dijo en la rueda de prensa posterior al choque en el Coliseum.

Hablando de Clemente, quiero aprovechar estas líneas para pedir disculpas públicamente por haberlo insultado en un artículo anterior –no me duelen prendas en reconocer mis errores–. Admito que metí la pata hasta el corvejón, extralimitándome en mis funciones, pero no por ello voy a cambiar mi opinión sobre el técnico vasco, quien parece tener los días contados en Mareo.

Polémicas al margen, la semana que nos deja ha puesto de manifiesto que el fútbol español goza de una salud de hierro en el panorama internacional con la clasificación de cinco de sus equipos –Real Madrid, Barcelona, Athletic, Atlético de Madrid y Valencia– para semifinales de las diferentes competiciones europeas. Los aficionados españoles nos pirramos por otro clásico en la final de la Champions en Múnich, aunque antes los blancos y culés deberán superar al Bayern y al Chelsea en semifinales, respectivamente. Siguiendo las tesis mourinhistas, creo que el Barça es "súper favorito" ante los ingleses, mientras que el Madrid va a tener que sudar horrores ante los Robben, Ribéry, Müller, Mario Gómez y compañía, motivadísimos ante la posibilidad de jugar la final del 19-M en casa.

En cuanto a la Liga Europa, me quedo con la imagen de los golazos de Adrián y Falcao en ese coqueto y moderno estadio que es el AWD Arena de Hannover y, cómo no, con la de Raúl depositando el ramo de flores bajo el busto de Pichichi. La del pasado jueves en San Mamés fue una noche espectacular. Como cabía esperar tras el 2-4 de la ida, quedó eliminado el Schalke por el Athletic, que ahora se las verá con el Sporting de Diego Capel. Más morbo si cabe tendrá la otra semifinal, cien por cien española entre Atlético y Valencia. Como hace dos años, rojiblancos y chés volverán a encontrarse en una eliminatoria de la segunda competición de la UEFA. Entonces fue en cuartos de final y los rojiblancos, dirigidos por Quique Sánchez Flores, fueron los que se llevaron el gato al agua para acabar ganando el torneo.

Si el fútbol nos está deparando emociones fuertes, el inicio del Mundial de motociclismo ha sido sencillamente impresionante con el triplete español logrado en Qatar gracias a las victorias de Jorge Lorenzo, Marc Márquez y Maverick Viñales. En la carrera de MotoGP, el piloto balear superó a Casey Stoner para subir a lo más alto del cajón por delante de Dani Pedrosa, cuyo segundo puesto le sabe a gloria después de su detención al ser pillado copiando en un examen para patrón de yate.

El fin de semana nos deparó más éxitos españoles con la clasificación del equipo de Copa Davis para semifinales tras arrollar en Marina d'Or a una Austria que no fue rival, especialmente en los partidos de individuales. Sólo el dúo formado por Marach y Peya, mucho más acostumbrado a jugar juntos que Granollers y Marc López, pudo arañar un punto para los centroeuropeos. Al equipo del canoso Alex Corretja le espera ahora Estados Unidos, a mediados de septiembre y también en suelo patrio. Eso de jugar en casa es un plus de ventaja para el conjunto español, que pese a la ausencia de Rafa Nadal va por el buen camino en su objetivo de sumar su sexta Ensaladera.

Pongo también de relieve la clasificación de la selección española de balonmano para los Juegos de Londres y el triunfo del norteamericano Bubba Watson en el Masters de Augusta de golf, ese dificilísimo deporte que consiste en darle con un palito a una bola de poco más de cuatro centímetros de diámetro y, además, meterla en el agujero. Ganó el jugador zurdo de Florida su primer grande tras una edición espectacular, que ha visto un albatros –hacer un hoyo con tres golpes menos que los que indica el par– de Louis Oosthuizen y el declive de los españoles, que fueron de más a menos. Incluso el propio Sergio García dice que, después de trece años como profesional, se ha percatado de que no está preparado para ganar un major.

Ya lo ven: la semana que nos deja ha sido de aúpa, pero la que viene tampoco es moco de pavo. El lunes acaba la jornada de Liga con el Málaga-Racing –los andaluces se pondrán terceros en la tabla si ganan– y menos de 24 horas después comienza la siguiente, en la que el plato fuerte será el derbi del miércoles en el Vicente Calderón. El fin de semana, otra más. El sábado sólo jugarán el Madrid y el Barça, ante el Sporting y el Levante, respectivamente. Además, vuelve la Fórmula Uno después de tres semanas de parón con la disputa del Gran Premio de China, donde Fernando Alonso buscará su segunda victoria consecutiva tras imponerse en Malasia.

Así que ya saben: permanezcan en Libertad Digital para saber qué ocurre en el mundo del deporte, que va a seguir deparando emociones muy fuertes. Nosotros seguiremos (des)informando. Que sea lo que Dios quiera...
 

El Sr. Domínguez es periodista, editor de la sección de Deportes de Libertad Digital. Sígalo en Twitter: @Dr_Dominguez

En Deportes

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios