Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
BASURA SELECTA

Miss España bajo sospecha

Quienes aborrecen los cuentos de hadas y sus finales felices (comiendo perdices) lanzan a menudo trapos sucios sobre las afiladas puntas de la reluciente corona de Miss España (tan parecida a un corrector craneal o a un artefacto de tortura de la Santa Inquisición), para desprestigiar al concurso y mancillar su buen nombre anglosajón (¿por qué el evento no adopta la denominación más castiza de “Señorita España”?).

0
Los trapos sucios suelen manifestarse en forma de airadas protestas y sonoras pitadas contra un concurso que convierte a las mujeres en ganado vacuno y atenta contra la dignidad femenina, según las reiteradas consignas acusatorias de los detractores de Miss España. Este año, por ejemplo, las concentraciones y las caceroladas han sido organizadas por el denominado Colectivo Ciudadano por la Dignidad de la Mujer, conformado en su mayoría por las más concienciadas vecinas de Xativa, la hermosa localidad del interior de Valencia, que ha sido sede del concurso durante toda la semana pasada.

Ciñéndose al guión de siempre, esta plataforma cívica se ha concentrado ante el ayuntamiento, ha redactado airados manifiestos y ha empapelado las calles con pasquines en los que acusan a su alcalde de promover un evento denigratorio para la mujer y la imagen de Xativa. El alcalde, Alfonso Rus, se ha defendido argumentando que Miss España es una excelente plataforma de promoción turística de la ciudad. Tendría más razón que un santo si Tele 5 no hubiese ofrecido vistas turísticas en las que se confunden las iglesias y plazas de Xativa con las playas y lugares de ocio próximos al hotel Oliva Nova, cuartel general de la organización del concurso. Gracias a las engañosas imágenes de Tele 5 en sus especiales sobre Miss España, miles de españoles piensan que Xativa es una concurrida localidad costera, con hermosas playas, campos de golf y un castillo con vistas al mar. Los distorsionadores efectos de la televisión han convertido a una ciudad amurallada y rodeada de montañas en un pequeño Benidorm.

En ocasiones, las críticas contra el concurso se generan por los propios tropiezos de la organización de Miss España. El año pasado, por ejemplo, los presentadores de la gala final se equivocaron al leer el acta del jurado y dieron por ganadora a una de las finalistas. Por fortuna, allí estaba don Luis María Ansón, presidente vitalicio del jurado, para deshacer el entuerto. Con voz grave y serenísima, don Luis María releyó el acta notarial y colocó la corona en el sitio correcto. Es decir, sobre el moño trenzado de la preciosa Helen Lindes. Este tipo de incidentes son los que justifican la presencia en la presidencia del jurado de una autoridad tan incontestable como la del ilustre periodista, académico y evaluador de bellezas juveniles en bañador, traje de noche y atuendo regional.

Además de las cansinas protestas en Xativa del Colectivo Ciudadano por la Dignidad de la Mujer, la organización de Miss España ha tenido que hacer frente a una demanda judicial relacionada con acoso sexual e inducción a la prostitución y el consumo de drogas, justo cuando acababa de ser coronada la alicantina Lorena Van Heerde. La demandante es la señorita Demelza López, Miss Atlántico España 2000, que acusa a uno de los directivos de la organización de pedirle favores sexuales a cambio de la obtención del título Miss Atlántico Internacional. En el escándalo también se ven salpicados algunos famosillos como Ernesto Neyra (ex Carmina Ordóñez) que ya ha declarado no saber nada del tema. Las acusaciones de Demelza López podrían llegar a tener ciertos visos de credibilidad si no hubiese contratado como abogado a Emilio Rodríguez Menéndez, tan afecto a las polémicas judiciales sensacionalistas y los expedientes de juzgado más escabrosos. Nadie, en su sensato juicio, puede tomarse en serio cualquier asunto que tramite el leguleyo del terrorismo rosa. Es posible que la demanda sea archivada en un par de semanas, pero mientras tanto Demelza López podrá ganarse unos dinerillos confesándose ante el tribunal de “Tómbola” o llorando en el hombro de Javier Sardá en “Crónicas Marcianas”. De momento, estamos esperando un editorial de don Luis María Ansón en “La Razón” en el que denuncie con valentía esta conspiración mediática contra la Corona de Miss España. Así nos quedaremos tranquilos los que nos sentimos profundamente monárquicos.
0
comentarios

Servicios