Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
EN TORNO A LA GLOBALIZACIóN

Porto Alegre, Chiapas y... el khmer rojo

Veinticinco años después de la revolución que llevó al Khmer Rojo al poder, las mismas utopías revolucionarias campesinas e idéntico instrumental analítico, siguen devorando las confundidas meninges de la inteligencia pseudo-progresista del mundo entero. No sé, quizás consideren que el experimento camboyano no fue lo suficientemente ortodoxo. Curiosamente es de nuevo, un licenciado por la Sorbona el que siente la llamada de la Historia para liberar al pobre campesinado indígena del “yugo neo-colonial e imperialista”.

0
Khieu Samphan, principal ideólogo del Khmer Rojo, escribía en 1959 siguiendo las doctrinas de Samir Amin: “Aceptar la integración internacional (léase globalización) significa aceptar el mecanismo de ajuste estructural del país ahora subdesarrollado a las necesidades de las economías desarrolladas dominantes. Aceptar la integración económica equivale a aceptar el mecanismo mediante el cual se agravan los desequilibrios estructurales, creando las inestabilidades que puede llevar al levantamiento violento, caso de hacerse intolerables para una creciente porción de la población. (…) Un desarrollo consciente y autónomo (autárquico) se hace por tanto objetivamente necesario. (…) Debido a las condiciones impuestas a este país por la integración económica en el siglo XIX cuando la industrializada Francia penetró en la economía pre-industrial camboyana, la colonización frenó el curso del desarrollo camboyano”.

Ante este diagnóstico, el tratamiento estaba claro: Se trataba de eliminar todo vestigio de dicha influencia y volver a situarse en el siglo XIX para retomar el curso perdido del desarrollo. También licenciado en la Sorbona, Hou Youn importante puntal del Khmer Rouge, añadía otra dimensión explotadora del comercio. El saqueo se daba no sólo entre países, sino entre las zonas urbanas y rurales. Con profunda perspicacia fisiocrática escribía “El árbol crece en el campo, pero la fruta acaba en la ciudad.”

Entonces, igual que ahora, las estadísticas sobre balanza de pagos y comercio internacional “demostraban” que los países de la periferia estaban siendo explotados a través de un comercio injusto. En realidad, lo único que demuestra una balanza de pagos deficitaria y la consiguiente pérdida de reservas por parte de los bancos nacionales, es que dicho país está llevando a cabo una política más inflacionista que el resto del mundo. La balanza de pagos es el estado financiero que recoge la totalidad de pagos y cobros realizados por los nacionales de un país con el extranjero durante un determinado periodo. Dado que la gente conoce bien el dinero de que dispone, es extremadamente improbable que las personas gasten irracionalmente sin límite hasta ver reducidas sus tesorerías a cero.

El déficit en la balanza de pagos se explica pues, a través de un sistema bancario que multiplica los depósitos al monetizar el déficit público, haciendo con ello posible que el estado gire contra las tesorerías de terceros, sin que éstos a su vez vean restringidas aparentemente sus disponibilidades. El abuso que produce demandar sin ofrecer, hace que la cantidad de pagos que deba realizar el Banco Central (o todo el sistema bancario nacional), sea superior a los cobros. Aparecen los problemas en la Cámara de Compensación Internacional —denominados balanza de pagos deficitaria. Puesto que los acreedores extranjeros exigen divisas y dado que los pagos a realizar en el extranjero ya no pueden compensarse con los cobros, se produce la correspondiente sangría de reservas.

El argumento de la crecientemente perjudicial relación real de intercambio es otro burdo sofisma. Comparando precios agrícolas y de materias primas con precios de bienes manufacturados —elegidos eso sí con cuidado y selectivamente para que refrenden lo que se quiere demostrar— los “globófobos” mantienen que los países no industrializados necesitan entregar cada vez más riqueza para adquirir los productos de los países ricos. Curiosamente, cada vez se necesitan más ordenadores y vídeos para adquirir horas de servicio doméstico. ¿Deducimos de ello que las asistentas están explotando a IBM y a Panasonic? Como decía Jacob Viner, esta Economía del Subdesarrollo está hecha por economistas subdesarrollados.

Si algo caracterizó al Khmer Rojo fue la coherencia y la determinación. Eliminó el dinero —crisol en el que se manifiesta la explotación del hombre por el hombre. Cerró las fronteras a todo tipo de comercio o influencia globalizadora y neoliberal. Vacío las ciudades para volver al modelo de desarrollo agrario en comunas y… provocó el mayor genocidio de la historia de la humanidad al combinarse la hambruna producida como consecuencia del abandono de los mecanismos del mercado, con la represión de los elementos burgueses y contrarrevolucionarios. Desde luego dudo mucho que caso de ganar, Marcos tuviese ni la cuarta parte del rigor y la valentía de sus correligionarios camboyanos. Sin embargo, a sus partidarios habría que preguntarles ¿Por qué conformarse con malos sucedáneos cuando ya se tuvo el original?
0
comentarios

Servicios