Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
EL PATRONO DE LOS POLíTICOS

Santo Tomás Moro

Tomás Moro fue un exitoso abogado y canciller del rey Enrique VIII de Inglaterra, el monarca de múltiples esposas y autor de la separación de la Iglesia de Inglaterra. Moro fue también amigo de Erasmo de Rótterdam y autor de la celebre “Utopía.” Moro, sin embargo, fue ejecutado por su “amigo” el rey en 1535 y canonizado por la Iglesia Católica 400 años más tarde en el pontificado de Pío XI. Recientemente fue nombrado por Juan Pablo II como santo patrono de los políticos.

0
La tortura y ejecución de Tomás Moro resultó de su oposición a jurar dos estatutos del parlamento inglés con que su conciencia no estaba de acuerdo, el “Acta de Sucesión” y el “Juramento de Supremacía.” El tema de fondo era el divorcio de Enrique y Catalina y su nuevo matrimonio con Ana Bolena, madre de quien sería la famosa reina Isabel. Moro, como abogado, trató de encontrar una fórmula que satisficiera tanto al rey como a su propia conciencia en un asunto en el que se jugaban lealtades a dos autoridades legítimas. De un lado el rey y el parlamento al que Moro servía y, del otro, la Santa Sede, a la que debía obediencia como católico. Sin embargo, hallar esa fórmula le fue imposible. Moro decidió ser fiel a su conciencia y sufrir las consecuencias legales de esa decisión. Decapitado el 6 de julio, sus últimas palabras fueron “soy servidor del rey, pero antes lo soy de Dios.”

Su vida y su muerte son ejemplares. Ejemplares en el sentido en que nunca buscó confrontamientos con el rey, pero tampoco se doblegó ante el poder. Le sirvió lealmente pero no servilmente. Y al final decidió hacer lo que creía justo a sabiendas que le costaría la vida. Moro es un verdadero héroe para estos tiempos en que parece reinar en todos lados la confusión más absoluta.

© AIPE

Roberto E. Blum, mexicano, es presidente del CILACE, fundación privada de estudios públicos.
0
comentarios

Servicios