Menú

Dragó, contra los "meapilas" de izquierdas: "Monseñor Dapena, María Antonia y Rajola"

La prensa veraniega se centra en las tragedias del fin de semana: los terribles sucesos de Noruega y, mucho menos como es lógico, Amy Winehouse.

0

Como no podía ser de otra forma la prensa española sigue siendo noruega: nuevos detalles sobre las masacres y, sobre todo, sobre la personalidad de su perpetrador, llenan las portadas.

La más sorprendente es quizá la de El Mundo, en la que se nos día que Breivik "propone atentados en sueño español". Quizá el tiempo verbal no está bien elegido: suena como si el loco noruego siguiese libre y nos estuviese amenazando, lo que visto lo visto no sería para tomárselo a broma.

En el interior del periódico de Pedro J. destaca la crítica feroz crítica al vídeo propagandístico de Rubalcaba. "A por el Oscar" dicen en portada, y es que al candidato preferido por Prisa no le pasan ni una desde Unidad Editorial.

Lo más divertido, sin embargo, es el brutal artículo de Sánchez Dragó contra los "meapilas" de la izquierda. El polémico escritor nos cuenta algunos llamativos episodios de su vida para ilustrar esta deriva beata de los izquierdista, como la bronca que les echó, allá por los 60, el responsable del Partido Comunista en la cárcel a una serie de presos por masturbarse, entretenimiento que "degrada a quién recurre en ella y es impropia de comunistas".

"La corrección política es el nuevo rostro del puritanismo", dice Dragó que ha sido cualquier cosa menos puritano y que advierte de que "la izquierda, si sigue en el machito, aplicará la pena de muerte civil a quien no se la corte".

Y al final ejemplos que son nombres con escaso camuflaje: Rajola, Monseñor Dapena, del que recuerda su pasado en el Opus, y Maria Antonia: "Entre los tres convierten La Noria en La Rota".

En El País no nos encontramos con nada tan brutal y divertido como el artículo de Dragó, así que nos conformamos con una entrevista con Caamaño en la que explica su nueva reforma y, sobre todo, le echa mucha cara al asunto: el viernes decía que no se hablaba de asuntos en manos de los jueces y menos de 72 horas después se despacha diciendo que en el auto del juez Ruz sobre el Faisán "hay un conjunto de indicios sin una prueba directa".

Especialmente curioso es el artículo "científico" que nos firma en la sección de opinión Irene Zoe Alameda, a la sazón "escritora y directora de cine". Sí, a nosotros también nos sorprende que se meta la mujer en fregados genéticos (el artículo es una crítica al informe que relacionaba la herencia genética con el fracaso escolar), y al final pasa lo que tenía que pasar: que mete la pata.

Y es que como ejemplo de lo diferente que se puede ser pese a la genética nos dice que "todo el mundo conoce a alguna pareja de gemelos: su ADN es idéntico (...)". Pues no: sólo lo es en el caso de los gemelos univitelinos o monocigóticos, es decir, el originado en una fecundación típica, a partir de un único óvulo y un único espermatozoide.

En La Gaceta parece que se han visto obligados a defenderse el ataque encubierto que lo más nauseabundo de la izquierda había lanzado a "determinados medios" por el caso del loco asesino noruego. Lo hace en dos frentes: en el defensivo recuerda lo que es una obviedad que la parroquia progre se niega a admitir: "El Mal existe y, de vez en cuando, aunque lo llamemos locura para nuestro consuelo, aparece sobre la faz de la tierra".

Más combativo, como es lógico, el Trasgo dedica la mayor parte de su resumen de prensa a recoger las estupideces más notorias que se han dicho al respecto, con especial delectación en El País y sus titulares como "el ultra que citaba a John Stuart Mill".

En ABC han conseguido llenar varias páginas, heroicidad en pleno verano, con el plan de recortes de Rajoy en el terreno autonómico. Lo más destacado unas caricaturas a doble página del líder popular y los nuevos presidentes autonómicos que parecen pagadas por una Rudi que sale mucho más joven y pizpireta, si cabe, que la mismísima Cospedal.

Pero lo mejor está en la sección de opinión en la que nos encontramos dos inesperados artículos... ¡sobre Amy Winehouse! El mejor es, como no, el de Gabriel Albiac, que habla de la cantante y de otros que han corrido suertes parecidas: "Ni Joplin ni Hendrix necesitaban haber leído nada para saber que, por más que corrieran, la puta parca les pisaba los talones".

El segundo es nada más y nada menos que de Juan Manuel de Prada, que para nuestra sorpresa se confiesa pasado fan de la difunta: "Hubo una época en la que escuchaba obsesivamente las canciones de Amy Winehouse". Además de eso, mucha llamarada luciferina y una revelación que algo de cierto tiene: "Llevaba mucho tiempo muerta (...) era un nombre que evocaba un fantasma, un ánima en pena".

En Sociedad

    0
    comentarios

    Servicios